LAS AVENTURAS DE BURATINO (TÍTERES Y ACTORES, SIMBIOSIS ESCÉNICA)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Fotos tomadas de la página de Facebook de Teatro Muf

 

Buratino

Nacido en Bulgaria, adoptado por México, Mihail Vassilev ha entregado su estancia en nuestro país para enaltecer, difundir y promover, marcar con tatuaje en niños y adultos la magia y el arte de los títeres. Gracias a sus inquietudes, pasiones y gestiones, durante 20 años tuvimos la oportunidad de apreciar y conocer a las mejores compañías del mundo, a los más destacados, a los virtuosos manipuladores, aquéllos quienes convierten un objeto inanimado en un ser vivo que trastoca lo más profundo de nuestro ser y dejan huella en nuestra existencia.

Más allá de su labor como promotor, tiene su propia compañía, Teatro Muf, con la que ha recorrido innumerables escenarios. El más reciente, el Teatro Sergio Magaña, donde represento Las aventuras de buratino, de Aleksey Konstantinovich Tolstoy, “espectáculos de calidad con títeres y marionetas de hilo -sistema de manipulación indirecta- hechas en Bulgaria -diseñados junto con la escenografía por Silva Bachvarova- que conmueven y hechizan al espectador”.

Mihail -responsable de la adaptación, dirección e iluminación- logra que el artefacto del títere adquiera vida en el escenario, con la salvedad de superar limitaciones propias del actor, como desafiar la gravedad o salvaguardar la integridad corporal, superar el miedo escénico, suspenderse en pleno vuelo, etcétera. Es cierto, los actores-manipuladores- dan voz y movimiento, el títere al cobrar vida se convierte en una especie de mimo. Propone teatro en el teatro. Se puede pensar que sus títeres manipulan a los actores, tienen consciencia plena, protagonizan la anécdota, la fábula, son los personajes mismos.

Buratino1

Una historia y adaptación sencillas, tanto en forma como en fondo. Madera y tela, obvio, hilos, son el foco escénico; los personajes conviven con los integrantes humanos, se mezclan en una dualidad que adquiere unidad. La trama es importante, más la magia de quienes la crean, aprehenden a los pequeños y grandes espectadores. No hay teatrino, un farol, un par de espejos, gazas, un pequeño templete, animales, dan contenido a la fábula, dos acróbatas y un artesano fabricante de marionetas; pareciera largo el listado, la verdad con pocos elementos, un gran espectáculo. Hoy no contaremos la historia, busquemos una llavecita de oro que abre la puerta a la libertad.

Guillermina Pérez, Lory Fuchs (Argentina), Leobardo Márquez y Miguel Ángel Morales invitan a sus dos próximas presentaciones en el Foro de las Artes (Centro Nacional de las Artes, Ciudad de México), el sábado 16 y domingo 17 de diciembre, a las 13:30 horas, oportunidades para convivir con Buratino, personaje principal del libro La llave de oro.