LAS HIJAS DE SU MADRE EN AGUASCALIENTES

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

HIJAS DE SU MADRE_NOTA 1

Con un Teatro de Aguascalientes casi lleno y un público que no paró de reír, así fue el ambiente vivido durante la presentación de la obra de teatro Hijas de su madre, montaje estelarizado por un gran elenco de actrices de teatro, televisión y cine, encabezadas por Patricia Reyes Spíndola, Consuelo Duval, Aída Pierce, Lourdes Munguía, Gina Varela y Adriana Fonseca, en sustitución de Aylin Mujica, todas ellas bajo la dirección de otra gran actriz: Ofelia Medina.

La puesta en escena es una comedia ligera que recrea un tema por demás común en estos días: la infidelidad, la cual recae en la persona de Emilio, esposo de Candela (Consuelo Duval). Así, en un día, Candela (personaje un tanto frívolo) se entera que en la vida de su marido existe más de una mujer, incluyendo a su mejor amiga, la neurótica abogada Begoña (Patricia Reyes Spíndola), pero aquí no para todo, a medida que las horas pasan, nuevas revelaciones salen a la luz creando el ambiente propicio para un crimen.

Como introducción a la obra, la participación de la excelente comediante, la señora Aída Pierce, nos condujo por el ambiente que priva en una sociedad como la mexicana, donde la corrupción de la clase política, de los partidos políticos y de la élite se hace tan evidente que –en ocasiones- no queda más que reír. Durante este tiempo también interactuó con el público, quien en todo momento se mostró receptivo ante las bromas de la comediante, quien a pesar de las palabras altisonantes utilizadas durante su diálogo, siempre fue muy respetuosa a la hora de bromear con los espectadores.

HIJAS DE SU MADRE_NOTA 2

En definitiva, una puesta en escena que dejó carcajadas y sonrisas en los presentes, y lo mejor: buenas actuaciones, sobre todo, de la primera actriz, Patricia Reyes Spíndola y de Aída Pierce, quienes dejaron asentada su trayectoria y experiencia sobre el escenario.

Nos da gusto ver que a pesar de ser una obra meramente comercial está bien escrita y actuada, cada actriz en su papel, en ningún momento se notó olvido en los diálogos y eso en verdad se agradece, sobre todo, porque hemos visto otros montajes de teatro comercial en los que a los actores se les olvidan sus diálogos y lo que hacen para salvar el momento es reírse o enseñar cuerpo, lo cual nos parece, es una verdadera falta de respeto para la gente que acude y paga por ver una puesta en escena.

Hijas de su madre, expresión coloquial para decir que las susodichas se pasaron de la raya, nos hizo pasar un muy buen rato y por ello la recomendamos, esperando que comedias con la calidad de esta vengan más seguido a nuestra ciudad.