LAS MISERABLES (¡LAS REINAS CHULAS EN EL FORO SOR JUANA!)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Imagen tomada de la página del grupo en Facebook

Reinas chulasEl Foro Sor Juana Inés de la Cruz, ubicado en el conjunto del Centro Cultural Universitario (CCU), de la UNAM, ha sido sede de grandes montajes, de búsqueda, de teatro experimental, enaltecedores del quehacer escénico. Ha albergado a los mejores directores, actores, escenógrafos, iluminadores, musializadores… tanto consagrados como a jóvenes quienes a la postre han enriquecido el arte escénico.

Es un símbolo para los teatristas y teatrófilos, un lugar obligado, para los creadores un espacio anhelado. Ha convocado textos nacionales y universales. Es “camaleónico”, cada vez que uno lo visita el primer aspecto a admirar es cómo será la disposición de la escenografía, cuántos de los niveles serán empleados por el director, cuál será el desplazamiento del elenco, cómo y dónde será ubicado el público y, ante todo, casi segura la garantía de propuestas de excelente calidad estética y artística, de salir satisfecho, con gozo y deseo de volver.

Ahora bajo la Coordinación de Difusión Cultural de Jorge Volpi, nos llevamos la sorpresa de la presentación del grupo Las reinas chulas. Exitoso en su género de cabaret o autodenominado “carpa contemporánea”. Operan la sede de El Vicio (Coyoacán), donde se presentan sketches, cantantes, cuenta chistes, espectáculos que pretenden ser teatro con producciones pobres que, en general, dejan mucho que desear y un largo etcétera… Posee un público cautivo, el cual además de reír, la hilaridad es una de las ofertas, puede consumir bebidas alcohólicas y alimentos de elaboración sencilla. Un lugar con una gran tradición en su estilo.

Regresando al Foro Sor Juana, a reserva que me tilden de conservador y miope con relación a diversas manifestaciones, es una afrenta la presentación de espectáculos con las características de Las miserables, de creación y dirección colectiva por parte de las integrantes de la agrupación en cuestión, Ana Francis Mor es la cabeza, ha resultado una gran empresaria, a quien -por cierto- considero una excelente directora del teatro, bien o mal, clasificado como de arte. El cabaret nos la robó, a nadie se le puede pedir cierre o abandone una mina de oro.

El montaje en cuestión es plenamente feminista, a más no poder, mujeres tratando de reivindicar sus derechos frente a los hombres en general, ante los legisladores y gobernantes en particular. Asistí con la expectativa de que Ana Francis y compañía partieran de la obra de Víctor Hugo, nada que ver, abunda el albur y recurrencia de las groserías. Ubican la trama entre los siglos XVII y XVIII, sin embargo, se adelantan en el tiempo y abordan hechos contemporáneos, al menos los sugieren, inclusive hacen referencia a Peña Nieto (Rey Luis Enrique XVI) y a Mancera. Cuestionan la religión –“ser católico es una traición”– y sueñan, en ese ir y venir entre el pasado y el futuro, en que a la postre el hombre y la mujer serán iguales en derechos.

Hay que reconocerles a Las reinas chulas su producción, se esmeraron en la escenografía, música en vivo (piano), multimedia con imágenes de conocidos cómicos contando, eso sí, chistes pésimos; un vestuario en el que invirtieron mucho dinero. Cantos, bailes (can-can) e improvisación. Sorprende el debut, al menos su aparición, de la conductora de televisión Fernanda Tapia, quien en el escenario no tiene cabida, parece payaso en el sentido peyorativo. El resto del grupo son Cecilia Sotres, Marisol Gasé, Nora Huerta y la propia Ana Francis. Todas bien en este rubro del cabaret que dominan sin discusión alguna.

Las miserables se presenta en el foro ya citado de la UNAM, hasta el 10 de septiembre, los jueves y viernes a las 20:00, sábados 17:00 y domingos 18:00 horas.