¡LOS NIÑOS LIBRES SE LA PASAN MEJOR!… KIREN MIRET

Texto y fotografía por Marcela Mondragón

Con una larga trayectoria como escritora y periodista radiofónica, más conocida por su colaboración como productora y locutora de Carmen Aristegui en su programa matutino: Niñonautas, Kiren Miret presentó una breve conferencia titulada: Lo que aprendemos escuchando, la cual expuso en el teatro Antonio Leal y Romero el pasado viernes 24 de febrero a las 18 horas, y que tuvo afluencia de distintas edades, ya que aún los más pequeños le acompañaron, unos como fans de su programa y otros quienes han tenido la oportunidad de leer los libros que ha publicado, por lo que aguardaban con ansia para hacer diferentes tipos de preguntas.

IMG-20170302-WA0007

Mediante esta exposición, Kirén compartió con el público la anécdota principal, que fue describir cómo nació el programa Niñonautas y hacia dónde se han dirigido como resultado del éxito de las cápsulas, que originalmente surgieron tras hacer conciencia de que aunque los padres eran quienes escuchaban el noticiero de Aristegui por la radio, éstos lo hacían camino a dejar a los niños al colegio, entendiendo que los niños también formaban parte del auditorio, lo que les llevó a idear un espacio para que de alguna forma no pasaran desapercibidos y lograran llevarse alguna aportación o enseñanza de una forma más divertida.

Una vez que se contó con el espacio en el noticiero matutino, el reto fue identificar la temática que se tocaría, lo que motivó a iniciar con un exhaustivo proceso de investigación para poder hablar de cualquier cosa que los niños preguntaran y que pocos tomamos conciencia al tener que emitir una respuesta. Y ya que los niños cuestionan cosas que generalmente nos toman desprevenidos, fue entonces que se decidió crear cápsulas que respondieran a preguntas como: ¿por qué eructamos?, ¿qué es un moco? y ¿por qué la piña no puede hacerse gelatina si se cocina en crudo?

Con este tipo de temas, la respuesta en cada cápsula fue totalmente satisfactoria; sin embargo, debido a una anécdota con una colaboradora del programa, quien le pidió tocar un tema tan controversial como el divorcio, derivó a que en cápsulas futuras se hablara de temas como la desaparición de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, la homofobia, la corrupción, la muerte y el bullying, lo que les puso en el ojo del huracán por las críticas de parte de quienes no comparten su opinión al respecto.

Debido a este tipo de factores, la productora expuso que no cabe duda que Somos el país de los detractores, ese país que no puede hablar abiertamente de ciertos temas y que hay, incluso, cosas que no se exponen por el miedo al qué dirán. Situación que no ha sido obstáculo para continuar con el objetivo de su programa y como escritora de los libros que ya han salido a la venta, del cual expone: Los niños libres se la pasan mejor y El proceso de saber No duele

Es importante mencionar que en esta exposición, Kiren dejó claro porqué ha sido importante para ella dirigirse con este tipo de temas a los niños, ya que considera que se les subestima por su edad y, por ello, les excluimos al hablar de ciertos asuntos dejándoles con muchas interrogantes; habló respecto de promover la lectura en ellos (aunque ella misma confiesa no ser una lectora fiel), no negarles el derecho al conocimiento, no crearles un miedo a responder de forma errónea, acercarles material didáctico, enseñarles un nuevo método para investigar y no alarmarnos con los cuestionamientos que nos hacen.

Finalmente, las preguntas y la participación del público se hicieron presentes contestando muchas de ellas, por lo que puedo decir que fue muy interesante conocer el trabajo y la labor que ha venido realizando, así como la experiencia con la que ahora cuenta y que la sigue impulsando a crear cápsulas para este programa; sin embargo, y en mi opinión personal, sólo puedo decir que respecto de los temas de investigación todo es muy ameno y divertido, pero una vez que hablamos de temas controversiales, aunque se promueve la libertad de expresión, también debería hacerse énfasis de que no se está tratando de imponer en los niños una opinión personal, y que ellos deben acercarse a sus padres y preguntar cuál es la conclusión en la opinión como familia.

Decir que este tipo de programas es muy constructivo y creativo, no deja la menor duda; pero como todo lo que se promueve por medio de los medios de comunicación, no está de más decir que es nuestra labor como padres escuchar atentamente cualquier tipo de información que se les brinda a nuestros hijos y participar juntos comentando lo que en ellos se expone, de otra forma estaríamos dejando en manos de externos el trabajo que nos corresponde en casa. ¡Comunicarnos debe ser nuestra prioridad!