MEMORIA CRÍTICA

Texto por Julieta Orduña Guzmán

Fotografías de Sandra Sánchez Pineda

MASCARONES_1_okCon motivo de celebrar el encuentro del grupo Mascarones, grupo legendario, fundado en 1961 como grupo independiente por Humberto Proaño, José Luis Ortiz, Carlos Domínguez y Mariano Leyva. Su teatro tuvo la línea de ser contestatario ante las injusticias sociales, y realizaban sus presentaciones en foros diversos, distinguiéndose por el teatro de calle y su poesía coral.

Ante este hecho, el promotor Marco Vinicio, junto con su equipo de trabajo, decidieron invitarlos y darles un merecido reconocimiento, eligiendo el Teatro del Seguro Social (que por cierto este año cumplió sus 50 años). Fue una ceremonia muy emotiva estando presentes algunos de sus integrantes.

MASCARONES_5_okDespués de este hecho, siguió la puesta en escena Memoría crítica a cargo del dramaturgo Felipe Galván, quien también formó parte de Mascarones y ha recibido varios premios y distinciones en su labor escénica. Esta puesta es uno de sus más recientes trabajos, representado en varios foros de la República Mexicana, siendo de sus últimas funciones el Centro Cultural José Martí en la Ciudad de México.

Memoria crítica del grupo DeMentes, nos muestra la verdad de la vida y con una analogía como es el corazón, hace que se desaten varias emociones y pasajes históricos llevando al espectador a donde el auto quiere, a una reflexión del mundo en qué vivimos, el cual no ha cambiado a pesar de todos los esfuerzos, llámese religión y tecnología.´Con relación a esta última, los avances médicos han sido extraordinarios, ya que si se trata de trasplantes, casi todo se puede donar. En esta obra el corazón es el órgano que todos quieren y que algunos tuvieron la fortuna de obtenerlo mediante un trasplante.

MASCARONES_8 poner dos fotos masDos ángeles (o dos memorias) llevan la historia y narran que el primer trasplante fue en la época del Reich, y que a pesar de que este científico tuvo varios contratiempos para realizar su sueño, el corazón fue llevado hasta el otro lado del continente y llegó al individuo equivocado que, por cierto, vivía en la Casa Blanca. Este corazón le dio nueva vida pero también nuevos bríos de poder y destrucción, y se volvió a repetir la historia de aquel tiempo de nazis, matanza y venganzas.

La obra es una delicia verla, y en ella los actores Cayetano Martínez, Santiago Ávila y la actriz Elizabeth Guerra nos llevan a recorrer estas memorias, interactuando de vez en vez con el público, y con un ritmo donde el tiempo no corre, se disfruta. Actuaciones comprometidas, gran manejo del escenario, sin necesidad de tener gran escenografía y utilería, solo dos bancos, un perchero, algunos accesorios y una buena iluminación.

MASCARONES_14_okSe notó en este montaje el profesionalismo del grupo, la impecable dirección y, sobre todo, la genialidad de la dramaturgia. Una obra que hace falta que la vean más espectadores de esta ciudad, un llamado a las autoridades o promotores para que inviten al maestro Felipe Galván, ¡un gran personaje de la escena nacional!