“NO HICIMOS LA OBRA PARA INTELECTUALES, NI PARA TEATREROS, LA HICIMOS PARA LA GENTE EN GENERAL…”, EDUARDO GÓMEZ

Texto por Julieta Orduña Guzmán

elenco estudio depresionEstudio de una depresión, la propia y la de los más cercanos, es la puesta en escena que representará a nuestra entidad el 1 de diciembre en la 38 Muestra Nacional de Teatro a realizarse en la ciudad de León, Guanajuato. La dramaturgia fue ganadora del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico (PECDA) en Aguascalientes, cuyo autor es Roberto Belmont, la dirección a cargo de Eduardo Gómez, la música de Mauricio Caballero y la producción de Mariana Rosales y Carlos Rocha. En entrevista con el director, y a unos días de presentarla en la Muestra Nacional de Teatro (MNT), esto fue lo que nos dijeron:

¿Cuáles fueron los inicios de este proyecto escénico?

Se inició en octubre del 2015; fue como parte del acuerdo que se tenía con la beca del PECDA, y después tuvimos una temporada en la Caja negra con nueve funciones, en febrero y marzo del 2017, y ha sido un año de intenso trabajo. Actualmente llevamos 27 funciones; programadas 10 para Aguascalientes y otras 10 para la Ciudad de México, 20 en total para el próximo año.

Estamos muy orgullosos la comunidad teatral y su público que hayan sido elegidos para asistir a la Muestra Nacional de Teatro este año, y sabemos que no es nada fácil, porque hay una convocatoria tremenda de grupos en toda la República, y eligen a los mejores y eso nos da mucho gusto. 

Sí, para nosotros fue una sorpresa cuando estábamos en la Muestra Regional y nos sorprendió ver varias obras dignas de ser elegidas para ir a la muestra; para mí fue un encuentro muy enriquecedor encontrarnos con teatreros de lenguajes muy similares al nuestro, lenguajes muy novedosos.

Estudio de una depresión es un trabajo que consiste no solo en actuación, técnica corporal, la música -que es creativa-, los efectos que la acompañan. Se nota un trabajo muy integral, redondo y tratar ese caso tan especial que es la depresión.     

Para nosotros ha sido un viaje; empezamos ensayando en un pequeño cuarto de 2×1 metros, y ahorita se ha convertido en un fenómeno para nosotros. Lo que el grupo  trata de hacer en escena es divertirnos responsablemente, con ética. Queremos que el público sienta la emoción que sentimos y la energía que pasamos cada uno de nosotros en el escenario, es algo muy bonito. Yo me divierto mucho cuando estamos haciendo la obra.

Si se pensaría que por el título de la obra Estudio de una depresión, nos llevaría a llorar o recordar malos ratos, pero se deja un mensaje muy lindo, al final de cuentas todos hemos sentido la depresión, pero no llegar a una depresión excesiva que nos lleve a una tragedia.

Claro, de hecho al inicio de la obra, porque la transcribimos varias veces, nuestros textos eran en realidad depresivos, eran muy grises y un día entre los tres nos dimos cuenta que estábamos haciendo totalmente lo contrario a lo que queríamos nosotros, que cuando terminara la obra saliera la gente con esperanza, saliera contenta, saliera con una sonrisa y decidimos hacer una retranscripción de la obra para cuestiones de energía, sobre todo, y al final resultó este producto que a la gente le gusta y hay una sinergia muy interesante que se da entre público y nosotros.

Ya fueron a dos muestras, la Estatal y la Regional, pero viene el banquete principal que es la Muestra Nacional, ¿qué resultados esperan en este encuentro?, alguna crítica de los intelectuales o público exigente.

Sí, quizá algo de eso. En la Muestra Regional publicaron una crítica de la obra y  cuando la estábamos leyendo comentamos: “Finalmente es la percepción de alguien que va al teatro, pero no es la percepción del público en general”. No hicimos la obra para intelectuales, ni para teatreros, la hicimos para la gente que ha venido a verla, para el público de la calle, para niños, para nuestra familia, para gente en general, ya si el público “conocedor” que es la gente del teatro, los actores o los directores la ven está bien; asimismo, vamos a las obras con un prejuicio de “a ver si me gusta, qué vamos a ver”, nosotros nos hemos dado la chance de ir a ver obras de nuestros colegas para aprender, dejar atrás esta ideología de por qué hago teatro voy a ir a ver las obras para prejuzgarlas, menospreciarlas, más bien los que nos dedicamos a hacer teatro nos debemos de juntar y, al contrario, hacer un colectivo, hacer una retroalimentación, pocas veces lo hacemos.

Has dado en el punto clave y de acuerdo contigo, dejemos atrás todas esas situaciones que aquejan a los artistas como egolatría, envidia, soberbia, etc., y entregarse al público, finalmente son los que pagan un boleto, los que quieren ver su trabajo y los demás sí importan, pero no tanto, las muestras deben ser otra cosa.

Sí, cuando fuimos a la Muestra Regional se vivió una atmosfera bien bonita, todos los grupos eran bien entregados, bien abiertos, todos compartíamos muchas cosas; se dio un ambiente muy interesante en la muestra que no se ha dado aquí, por ejemplo, en la Muestra Estatal se ha dado como choques que el teatro debería ser lo contrario, un sistema de comunicación, de vinculación pero, Bueno, nosotros desde nuestras trincheras hacemos lo que nos toca.

Les deseamos mucha suerte en la próxima MNT y esperamos nueva temporada de Estudio de una depresión, la propia y la de los más cercanos.