NO SOY LO QUE SOY (CANTATA PARATEATRAL SOBRE LA ENVIDIA)

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

P1160444

Traslapo Teatro es una compañía de jóvenes encabezada por Roberto Eslava, cuyo objetivo es encontrar nuevos lenguajes artísticos provenientes de la fusión de varias disciplinas. Sus montajes son producto de laboratorios de creación colectiva donde cada participante aporta sus ideas y sugerencias, las cuales son evaluadas y desarrolladas. Una vez que son aprobadas, Roberto Eslava procede a estructurarlas y a partir de éstas concibe la dramaturgia. Entre sus obras más exitosas se encuentran Spectrum -ofrenda teatral basada en Sonata de los espectros de August Strindberg, La rueda gira -ofrenda teatral basada en Sueño de August Strindberg-, Espejos -pieza basada en el filme Persona de Ingmar Bergman-, Laberintos, ¡Mañana maldecirán mi nombre!, La gravedad del silencio y El sueño de la oscuridad, mismas que han sido presentadas en nuestra ciudad, así como en festivales nacionales y en algunos festivales internacionales.

Para el caso de No soy lo que soy, el tema que pusieron sobre la mesa fue la envidia. ¿Quién no la ha sentido cuando menos en una ocasión? Se trata de un sentimiento irreprimible que aparece desde temprana edad. Puede ser provocado por un simple juguete, o bien, por algún atributo de alguien. En realidad, es algo que recorre las venas como un veneno. Lo más sabio es apreciar lo que tenemos y jamás envidiar a los demás.

Traslapo Teatro ubica la envidia en el mundo al que pertenecen: el teatro. _Conciben No soy lo que soy como una cantata parateatral sobre la envidia. _Engalanan la dramaturgia acudiendo a textos de autores relevantes como William Shakespeare, John Milton -poeta y ensayista inglés- y Lord Byron -poeta inglés-.

La envidia ha sido tratada desde diferentes perspectivas y puede aparecer en cualquier género literario, incluso en cuentos para niños. En el mundo actual debemos enfrentar ciertas exigencias cotidianas que antes no había, como por ejemplo, que todo corre deprisa, se trabaja mucho y el tiempo que nos toma trasladarnos de un lugar a otro, las dificultades del transporte público o privado a causa del intenso tránsito. En lugar de ir a visitar a un amigo como se hacía antes, la gente se ha refugiado en las redes sociales. Tener al alcance de la mano la comunicación, el compartir fotos, expresar estados de ánimo, recomendar sitios, y mucho más. Sin embargo, lo negativo de esto es que ha propiciado algo de confusión en cuanto a la identidad. Los jóvenes miden la aprobación de los demás a través de los “likes” -me gusta- que reciben. Si alguien los critica, se deprimen sin detenerse a pensar si existe fundamento o simple mala fe. _En fin, que las pasiones se viven más intensamente. Imagínense cuán desastroso podría ser sentir envidia sin tener una firme identidad.

P1160486

Todo esto lo contemplan en No soy lo que soy. La anécdota es sobre un grupo de actores que está preparando un montaje de Otelo. Los jóvenes habrán de interpretar a personajes tan definidos como Otelo, Desdémona y Yago. Mientras trabajan habrán de surgir dudas, cada quien tiene su ego y, a la vez, podrán sentir envidia del otro o elevarán su propia falta de identidad hasta sus personajes. Igual una joven dirá “a veces me siento más Yago que Desdémona”, aseverarán “el teatro es polvo … polvo son los sueños”, considerarán que las representaciones son “una pirámide de calumnias o mentiras”, alguien afirmará: “no le tengo respeto a nadie”, o bien, declarará: “no soy lo que parezco, no soy quien soy”. Lo cierto es que “la envidia suele disfrazarse engañando al envidioso mismo”.

Un juego de espejos donde el espectador podrá verse reflejado, toda vez que se manejan sentimientos humanos, íntimos.

Formidable la labor de Roberto Eslava en sus dos rubros, tanto en dramaturgia para recopilar las ideas del grupo y darles la estructura apropiada y, como director, explorando espacios y aprovechándolos a fondo, mantener un ritmo preciso y diseñar el trazo escénico en forma fluida desplegando variados elementos y recursos.

El elenco está conformado por: Pilar Couto (actriz que pregunta), Irene Repeto (actriz que anhela), Luis Ernesto Verdín (actor que odia), y Medín Villatoro (actor que intriga). Admirable la forma en que todos y cada uno abrazan el proyecto como partícipes de la creación colectiva y como intérpretes, aportando su capacidad histriónica y una sorprendente corporalidad. La música en vivo es provista por Mauricio Delgadillo.

P1160517

El resto del equipo creativo lo integran: Medín Villatoro, en asesoría en acrobacia y parkour -arte de desplazamiento-, Aarón Mariscales en diseño de Iluminación, Diana Muñoz en diseño de vestuario, Sandra Narváez en prensa y difusión, Cynthia Herrera en diseño gráfico, y Anna Taddei en fotografía.

Planta técnica: José Antonio López Hernández, jefe de Foro, y Celso Martínez Flores, técnico.

La producción es de Traslapo Teatro. Proyecto apoyado por el Fondo Nacional para la Cultura y las Artes en el Programa México en Escena.

Déjate sorprender con las acrobacias, giros y piruetas de los actores y actrices de No soy lo que soy -cantata parateatral sobre la envidia-. Entra en la intimidad de un ensayo teatral, donde podrás ver todo lo que hacen y escuchar los temas sobre los que hablan. Forja tus propias reflexiones a partir de la representación. Teatro joven presentado con intensidad. ¡No te la pierdas!

No soy lo que soy (cantata parateatral sobre la envidia) se presenta jueves y viernes a las 18:00 horas en el Teatro El Milagro, ubicado en Milán número 24 -entre Lucerna y General Prim-, colonia Juárez, Ciudad de México. El costo de la localidad es de $200.00. Descuentos acostumbrados con credencial. La temporada concluye el viernes 25 de agosto de 2017.