PAKA

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

 

P1170395

Queda a libre elección del autor la temática que desea abordar, así como la estructura que dará al planteamiento, desarrollo y desenlace de su obra. Quienes escriben no se detienen a pensar si el texto será del agrado del público o no, sino que se basan en lo que necesitan expresar. Sin embargo, cuando el relato va dirigido al público infantil, sí tienen que tener en cuenta ciertos aspectos. El primero es captar la atención del pequeño, pues si no les interesa, su naturaleza hará que se distraigan y, tal vez, hasta que se quieran ir o se porten mal durante la función. Tampoco puede ser algo que les atemorice porque el resultado sería nefasto. Ellos están ávidos de conocer nuevas historias y son como esponjas, para bien o para mal, absorben todo aquello que ven o escuchan. En tiempos pasados, por lo general, las obras de teatro para niños eran adaptaciones de populares cuentos clásicos. Por fortuna, ahora hay personas que se esmeran en crear nuevos relatos más atrayentes. Los niños de hoy en día que viven la era digital desde su nacimiento y que tienen millones de ventanas que se abren ante sus ojos para ver el mundo ya no gustan de aquellos cuentos, les interesa más algo que los atrape, con lo que ellos de una u otra forma puedan identificarse.

Entre los autores que satisfacen estas nuevas expectativas de los chiquitines actuales se encuentra Verónica Maldonado Carrasco, egresada de la carrera de Literatura Dramática y Teatro, quien a lo largo de su trayectoria profesional se ha desempeñado como actriz, dramaturga, directora escénica, guionista y docente. A la fecha, tiene alrededor de una veintena de montajes, varios de los cuales están específicamente dirigidos a público infantil y juvenil. Algunas de sus obras más destacadas son: El Yeitotol, El viaje de Ulises, Valentina y la sombra del diablo, Segiz o la historia del príncipe dormido, Máquina 30000, Las batallas del desierto, De cómo el épico negrito y el valiente Monsieur Epicé evitaron otra guerra de los pasteles”. Ha sido merecedora de diversos premios, tanto nacionales como internacionales en dramaturgia, guionismo, reseña cinematográfica y narrativa. Esto da cuenta clara de que Verónica es una persona sensitiva que sabe llegar al corazón del espectador y sus textos, además de tener buena estructura, provienen de investigación y esmero para ofrecer algo fundamentado.

En el material promocional de Paka, la trama se describe así: “Adolfo ha tenido una pesadilla, al despertar hace una pregunta: ¿puede un ratón crecer y crecer hasta ser un león y luego hasta convertirse en un dragón? El problema es que nadie puede responder esa pregunta, solo algo tan pequeño como un ratón”.

Al despertar sobresaltado por la pesadilla que tuvo, Adolfo busca compañía. Necesita que alguien lo consuele, que le dé un cálido abrazo. Recorre la casa y se da cuenta de que está solo. De pronto, escucha un pequeño ruido debajo de la cama de sus padres. Encuentra un paquete. Su curiosidad le indica abrirlo. Está a punto de hacerlo cuando su papá lo detiene con voz firme. Le dice que no debe abrirlo porque adentro hay un animal al que no le gustan los niños. Esto, lejos de calmar a Adolfo, lo inquieta mucho más, pero, a la vez, incrementa su determinación de abrir el paquete y lo hará tan pronto pueda.

Una vez que logra su objetivo, Adolfo supone que ese “animal” es el ratón de sus sueños y que éste crecerá y crecerá en forma desmedida. Esto lo atemoriza mucho. Lo bueno es que llega Ángel, un niño pálido de ojos tristes. Al conocerse, de inmediato congenian y se ponen a platicar y a jugar. Sin saberlo, Ángel llegó en el momento preciso para calmar a Adolfo.

P1170400

A través de Paka, Verónica Maldonado brinda esparcimiento a los pequeños, pero a la vez convoca a los padres a reflexionar si están prestando la debida atención a sus hijos. En el caso de Adolfo, si bien es un niño al que sus padres cuidan, educan y alimentan, a él le hace falta que le hagan más caso. En tanto que su papá está muy ocupado en el trabajo y su mamá considera más compañera a su hijita, Adolfo siente que lo están dejando algo de lado y la soledad se convierte en temor. Sus sentimientos dan rienda suelta a su imaginación y comienza a pensar si un pequeño ratón puede convertirse en un león y luego en un gigantesco dragón. Verónica Maldonado logra una espléndida labor en sus tres rubros. Su texto capta el interés de principio a fin. Como directora, balancea acción, dinámica y ritmo. En cuanto al concepto escénico, su montaje es espléndido, la autora y directora crea un universo pleno de metáforas, en un marco de estética teatral y gran colorido. Cada elemento tiene un simbolismo propio y definido. Como diseño sonoro utiliza una canción que alude a los nahuales provenientes de la cosmovisión mexica. Según la leyenda, un nahual puede desprenderse de su piel y transformarse en cualquier animal. En la letra de la melodía se escucha: “todos podemos ser nahuales chicos y grandes” … “si tú haces tratos con esa bestia vas a ganarte muchas molestias”.

La creatividad y eficacia están presentes en la construcción y en la manipulación de los títeres. No escatiman en cuanto a cambios para dar variedad, igual son pequeños que grandes, están sobre una mesa o caminan por el espacio escénico. También utilizan máscaras, guantes o varillas para que los demás personajes interactúen con los títeres. Los colores conllevan un significado. Estas criaturas, digamos, artesanales, emanan ternura y parecen tener vida propia.

Los encargados de la animación son Belem López y Mauricio Reyes, quienes ofrecen una extraordinaria labor histriónica, corporal y como manipuladores de los títeres, además de su excelente dicción y la matizada inflexión que dan a sus voces.

Complementan el equipo creativo: Ulil Antúnez en la música, Rocío Carrillo en el diseño de iluminación, Bruno Zamudio en asistencia de dirección y Paloma de la Riva en producción ejecutiva. La producción es de Teatro al Límite y Fundación Oeste.

P1170418

Paka es un proyecto bien diseñado y perfectamente logrado, detrás del cual hay un equipo muy comprometido que piensa en los pequeños como seres inteligentes y sensibles, para quienes el teatro más que una mera diversión puede ser una vivencia. Loable labor de todos y cada uno de los integrantes.

Paka acaba de concluir temporada en La Titería, donde tuvo tal éxito que prolongó su estancia. Sin embargo, les sugerimos estar muy al pendiente de las nuevas producciones de Teatro al Límite y Fundación Oeste, así como de la dramaturgia de Verónica Maldonado, para que lleven a sus niños, en virtud de que para ellos será una grata experiencia.

Igual los productores de Aguascalientes podrían contactar a Verónica Maldonado, a Teatro al Límite o a Fundación Oeste para llevar esta bella obra a los pequeñitos de su localidad.