PIEZA INCONCLUSA PARA SOFÁ Y DOS CUERPOS

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

 

Imagen3aligerado

El amor es esplendoroso siempre y cuando sea correspondido. Si es unilateral, no hay nada que hacer. Peor aún, si alguna de las dos personas usa el amor para aprovecharse de la otra, sea mediante violencia, maltratos, humillaciones, robos, deslealtades o infidelidades, lo aconsejable es poner distancia de por medio y olvidarse del asunto. Sin embargo, no obstante que ambas personas estén en el mismo canal, habrá dificultades que superar, como por ejemplo, la rutina, el respeto a sus cosas personales, la distribución equitativa de gastos, la atención que se brinden el uno al otro y mucho más. El amor es como una planta que hay que cuidar y brindarle atención, regándola, podándola, aseándola.

Justo a partir de que existe cierta atracción, comienzan las incertidumbres, como por ejemplo: ¿le gustaré?, ¿cómo será su carácter?, ¿seremos compatibles?, ¿cuáles son sus preferencias? Un cúmulo de preguntas que el tiempo irá respondiendo. No existe garantía alguna, pero el amor arrastra hacia un precipicio y cualquier persona que lo sienta está dispuesta a lanzarse al vacío. La razón de esto es la convicción de que si el ser amado resulta el indicado, habrá de valer la pena. Si la atracción es irresistible, se busca estar en pareja.

La chispa del amor es poderosa y, en múltiples ocasiones, es una luz que ciega a quien la siente y también lo atolondra. Tan simple como aquello que dicen de “sentir mariposas en el estómago”. Lo que viene después, ni los interesados ni nadie lo pueden predecir.

El amor en pareja es el tema elegido por Mariano Rochman, un joven actor, director, dramaturgo y productor argentino, en su obra Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos. Mauricio Rochman es un apasionado contador historias. Estudió dramaturgia con importantes autores y directores internacionales, entre quienes destacan: Juan Mayorga, Guillermo Heras, José Sanchís Sinisterra, Sergi Belbei y Rafael Spregelburd.  Sus textos son muy estructurados y una de sus características es la forma en que delinea a sus personajes. Su intención no es crear súper héroes, sino seres humanos con virtudes y defectos, lo cual hace que para el público sea fácil identificarse con ellos, o al menos, pensar que conocen a alguien parecido. Todavía no cuenta con una larga trayectoria, pero prácticamente todas sus obras han sido exitosas.

Imagen4aligerado

En particular, Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos, le ha dado al autor muchas satisfacciones, fue estrenada hace unos ocho años y ha sido representada en varios países y, en casi todas las funciones quien la ha protagonizado es el propio Mariano Rochman.

Para su montaje en nuestro país, se decidió hacer una innovación, aprovechando que el amor es universal y que no distingue género, raza ni edad. Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos se presenta en dos versiones distintas. En una de ellas, la pareja es heterosexual y en la otra, es gay.  Así que el público puede elegir la versión que desea ver, o bien, asistir a ambas.

Diego se siente atraído por alguien a quien encuentra casi a diario cuando va camino a su trabajo. No se atreve a hablarle, pero echa a volar su imaginación mientras trata de animarse a entablar una plática casual. De pronto, un día se produce el encuentro en forma casi accidental sin que Diego haya tenido que tomar la iniciativa. Este es el punto de partida hacia el torbellino. Ambos se habían estado observando y saben que la atracción es mutua, así que ya nada podrá detenerlos. Usarán sus cinco sentidos para conocerse. Uno de ellos es fotógrafo profesional, por lo que su horario es flexible, en tanto que el otro trabaja en un importante despacho de abogados y tiene que estar disponible a toda hora. A fin de estar juntos todo el tiempo y también por motivos de economía, Diego terminará viviendo con su pareja.

La trama concebida por Mariano Rochman capta el interés del espectador de principio a fin, con la ventaja de que los parlamentos son una combinación de lo que hablan entre ellos y los pensamientos de cada uno. Si quieres saber si el amor de Diego y su pareja resistirá los avatares de la convivencia cotidiana, tienes que ir a ver Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos.

Imagen5aligerado

La labor de dirección por parte de Emmanuel Morales es loable. Su trazo escénico está pleno de dinamismo, utiliza coreografías para marcar el paso del tiempo, concede un lugar especial al sofá para dimensionar espacios, siendo éste desplazado por los propios intérpretes en forma ágil y discreta. Logra un buen balance entre acción y pausas. Aprovecha a fondo el espacio y el ritmo es fluido.

El elenco está conformado por Alfredo Gatica (Diego), María del Carmen Félix y Antón Araiza. Alfredo Gatica está en las dos versiones.  En la heterosexual lo acompaña María del Carmen Félix y en la gay, Antón Araiza. Me tocó ver la versión gay. Tanto Alfredo Gatica como Antón Araiza ofrecen un extraordinario trabajo histriónico y corporal. En particular, Antón, como de costumbre, está espléndido con la amplia gama de emociones que aporta a cada personaje que interpreta.

Édgar Sánchez es el responsable del diseño de escenografía e iluminación. Con unos cuantos elementos, de los cuales, desde luego, el principal es el sofá multifuncional, logra con acierto dar el entorno adecuado a distintos escenarios. Así mismo, distribuye atinadamente la luz y los oscuros momentáneos.

La gran diseñadora mexicana Brisa Alonso se luce haciendo lucir a los intérpretes.  Para el fotógrafo, crea un atuendo casual con una originalidad inusitada: una especie de camisa a dos tonos con chaleco integrado que muchos de los espectadores comprarían gustosamente. En tanto que al abogado le diseña un traje de fino casimir y excelente caída que lo hace ver como un verdadero príncipe. Sin dejar de lado las demás piezas, incluso de ropa interior. Como siempre, todas las prendas son de alta costura, de espléndida confección y de gran funcionalidad para las acciones requeridas.  Tengo la certeza de que la vestimenta de la actriz ha de estar igual de espectacular.

El mapping que sirve para ilustrar momentos determinados es creación de Lizo Zambrano. La fotografía y el diseño gráfico son de Javier Pérez Maya. La producción está a cargo de Mariel Granados y Mariano Ducombs, en tanto que Diego Cooper funge como asistente de dirección y producción.

Somos curiosos por naturaleza. En Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos podremos ver la historia de una pareja desde antes de que se conozcan, luego, cómo avanza su relación. Al principio, enamoradísimos el uno del otro. Después, cómo se va colando la rutina y aquellas diferencias en cuanto a intereses y responsabilidades que habían sido ignoradas por la fascinación vuelven a tomar importancia. Te enterarás de todo mientras te entretienes disfrutando de un montaje bien realizado con actuaciones entrañables. La temporada está por finalizar y solo quedan dos funciones, así que apresúrate a comprar tu boleto.

Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos se presenta los miércoles a las 20:30 horas en el Teatro NH, dentro del complejo del Hotel NH, ubicado en Liverpool número 155, colonia Juárez, Zona Rosa, Ciudad de México. Toma en cuenta que la entrada al teatro es por la calle de Amberes. La duración es de 90 minutos. La localidad tiene un costo de $350.00 pesos. Versión heterosexual, miércoles 13 de diciembre de 2017. Versión gay, miércoles 20 de diciembre de 2017.