PSICOSIS DECEMBRINA (EROTISMO NAVIDEÑO)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Cartel promocional de Psicosis decembrina

PsicosisdecembrinaAsistimos al Quinto Encuentro de Psicóticos Anónimos donde cuatro “guías” dan terapia a un grupo (público) con la finalidad de ayudarlo a superar sus fantasmas mentales. Cuatro cuentos -monólogos- con una fuerte carga de erotismo, un poco menos de violencia, una especie de pornografía navideña se lleva a cabo alrededor de esta temporada tan significativa en muchos países del orbe.

En su conjunto se intitulan Psicosis decembrina, en particular: Esclava del teléfono, de Eloy Hernández; La amorosa, el santa erótico y Alicia en el país de las verguillas,  las tres de Hiram Molina. Este último en conjunto con Anabel Domínguez, responsables de la dirección. Como escenografía, un diminuto árbol de navidad, una banca y una piñatita, en verdad paupérrima.

Si no estoy en un error, este tipo de dramaturgias breves abordando temas en torno a la Navidad en forma irreverente, hasta irrespetuosa en ocasiones, surgió en la Ciudad de México con los Cuentos antinavideños por iniciativa de Boris Schoemann, mismos que gozan del gusto de un público cautivo. Retomando lo que hoy nos concierne, considero a Hiram Molina un autor imaginativo, inclusive, una de las mejores obras para niños en mi memoria, Asimov, fue escrita por él. En sus tres cuentos hay toques de humor, chispazos, pero no se sostienen -cabe aclarar que la hilaridad es una de las característica de esta modalidad-, mucha retórica, palabras y más palabras, llámese casualidad o una intención buscada y lograda, el texto rescatable es interpretado por él mismo.

Tres actrices, Leonora Cohen, Nora Castrejón y Anabel Domínguez, encargadas de los otros tres cuentos. Nora ha sido protagonista de excelentes montajes, indiscutiblemente tiene talento, sale avante en su participación, exprime el poco jugo de las fantasías sexuales y perversiones de su personaje. Leonora baila con el más feo, mucha entrega, pero el texto no da para mucho. La mejor en  este caso es Anabel, una mujer que nunca ha tenido sexo, pero el pene le provoca una serie de perturbaciones, las cuales cobran vida y cierta gracia por parte de quien la caracteriza.

En fin, no hay mucho más que agregar, Psicosis decembrina se presenta en el Espacio Urgente 2, del Foro Shakespeare (Ciudad de México), los viernes a las 20:45 horas, hasta el 29 de diciembre.