ROCCO, UN DIÁLOGO ESTÉTICO ENTRE LA DANZA Y EL BOX

 Información FIC

 

Emio Greco, uno de los coreógrafos de la obra ROCCO, que presenta el Ballet Nacional de Marsella en el Festival Internacional Cervantino, comentó en videoconferencia con los medios de comunicación, que su obra muestra el valor de la acción a través del gesto. “Hay algo muy primitivo en ROCCO, que tiene que ver con el control, pero también con los instintos”, dijo.

 

Destacó que el ballet es una supervivencia, en lo que se refiere a comunicar algo genuino a través de movimientos corporales. “Aunque la obra nos hace pensar en la actualidad, (respecto del acontecer violento que se vive en Europa), es una reflexión que va más allá, algo que precede a la actualidad porque la danza anticipa, es visionaria, así lo entendemos en el aspecto artístico y social.”

 

ROCCO, dirigida por Emio Greco y Peter C. Scholten, muestra la plasticidad del boxeo y la violencia de la danza. Se presentó por primera vez en Viena en 2011, y debutará en México el próximo 22 y 23 de octubre en el 45 FIC, como parte de la programación de Francia, país invitado de honor.

En la obra, los movimientos violentos dentro del ring se mezclan con la sutileza de la danza, inspirados en la película de Luchino Visconti, Rocco y sus hermanos (1971).

 

“Se trata de una pieza para cuatro bailares que surgió del interés por otras prácticas físicas, por otros cuerpos sociales y por otras situaciones que existen en el mundo exterior al baile, en ese sentido nos interesamos por el box, y de cierta forma hay un aspecto autobiográfico, ya que fui influenciado por mi padre, quien entrenaba box”, comentó Emio Greco.

 

El coreógrafo comentó que hubo una investigación a fondo y un entrenamiento físico con los bailares y verdaderos boxeadores para incorporar elementos instintivos del box e integrar la filosofía de este deporte que él ve como “el arte de acercarse a los otros”.

Convencidos de que esta disciplina deportiva es una especie de danza en donde son vitales la velocidad, la elasticidad, el ritmo y la fuerza, además de la distancia que separa a los contrincantes, los directores crearon un espectáculo en el que los bailarines devienen en boxeadores y viceversa.

En el plano dramático, buscaron tejer una historia en la que cada round aludiera a alguna variante de la relación entre hermanos. En la batalla cuerpo a cuerpo los hombres evolucionan y el concepto de virilidad se diluye: pasan de ser hermanos a amantes, de amigos a enemigos.

Greco, bailarín nacido en Italia, y Scholten, director oriundo de los Países Bajos, trabajan en conjunto desde la década de los noventa. En 2009, después de haber montado varias coreografías, fundan y dirigen el ICK Ámsterdam (Centro Internacional de Artes Coreográficas de Ámsterdam), que es concebido como una plataforma interdisciplinaria e internacional para talentos emergentes y consagrados.

En 2014 asumieron la dirección del Ballet Nacional de Marsella, en el que han establecido dos ejes de trabajo con respecto al cuerpo: “el cuerpo en revuelta”, o el lugar del artista en la sociedad, y “el cuerpo del ballet”, o la búsqueda de un nuevo ballet contemporáneo.

El Ballet Nacional de Marsella integra a 26 bailarines y cinco aprendices, fue fundado en 1972 y ha estado bajo la dirección de Roland Petit, Marie-Claude Pietragalla y Frédéric Flamant, antes de que asumieran la dirección Greco y Scolten, hace dos años.

Además de sus presentaciones en Guanajuato, la obra podrá verse en Guadalajara, Ciudad de México y Monterrey.