SHALOM O LA MISERICORDIA DE BABEL

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

shalomA lo largo de la historia el pueblo judío ha sufrido diversas persecuciones, siendo la más cruenta la que se denominó como el Holocausto durante el régimen nazi comandado por Adolf Hitler. En hebreo al holocausto se le dice Shoá, cuya traducción sería La Catástrofe. Se calcula que aproximadamente seis millones de judíos perdieron la vida durante el genocidio. La gente era transportada en trenes de carga hacia campos de concentración para su exterminio, el cual se llevó a cabo utilizando diversos métodos, como trabajos forzados, hambre, asfixia por gas venenoso, disparos, ahorcamiento, experimentos pseudocientíficos, tortura médica y golpes. Esto fue practicado desde finales del verano de 1941 hasta la primavera de 1942. Muy pocos lograron escapar de la muerte.

La afamada escritora y poeta alemana Nelly Sachs (1891-1970) enfocó su arte literario a dar voz a los judíos desaparecidos. Nelly Sachs comenzó a escribir poesía romántica cuando apenas contaba con 17 años. Durante la Segunda Guerra Mundial se exiló en Estocolmo, Suecia y, a partir de entonces, consagró su escritura a temas judíos. Su obra la hizo acreedora a numerosos galardones, siendo los más importantes: el Premio de la Literatura de la Federación de la Industria Alemana en 1959, el Premio Dreste de Meersburg en 1960, el premio Nelly Sachs de la Ciudad de Dormund en 1961, el Premio de la Paz que otorgan los Libreros Alemanes en 1965 y, para culminar su brillante trayectoria, el Premio Nobel de Literatura en 1966.

Una de sus obras más emblemáticas es “Eli: Un juego de misterio sobre el sufrimiento de Israel“, la cual sirvió de base a Ray Nolasco para concebir una versión libre denominada Shalom o la misericordia de Babel.  Shalom -שלום- es una palabra hebrea que significa paz o bienestar. Se utiliza como saludo o despedida, a fin de desear salud, armonía, paz interior, calma y tranquilidad.

shalom2Dividida en tres capítulos -I. El silbato, II. El mundo, y III. Un soldado- Shalom o la misericordia de Babel versa sobre la vida, la muerte, la fe, la venganza y el perdón.  Eli, un pequeño de 8 años.  El significado de su nombre en hebreo es: niño de Dios. La acción ocurre en una población de Polonia. Acaban de separar a Eli de sus padres, quienes serían conducidos a un campo de concentración. El niño no entiende por qué lo han dejado solo en la calle, tratando de llamar su atención, toca un silbato. Por las creencias que le han inculcado, él considera que el sonido llegará a Dios y él lo orientará para volver a reunirse con sus progenitores. En ese momento, un soldado descubre al niño y, asumiendo que el sonido del silbato es una clave secreta, le dispara a quemarropa. Toda la comunidad queda horrorizada. Miguel, el padre de Eli, no encuentra paz. Llevando consigo el silbato de Eli, se va de viaje en busca del asesino. Su deseo es tomar venganza por propia mano.

En el poblado donde vive el soldado, Miguel encuentra trabajo de zapatero en un taller. Pocos días después, para su sorpresa, el militar se presenta ante él y le pide que arregle sus botas. Algo está por suceder. Tal vez sea una enseñanza divina para Miguel en el sentido de que es mucho mejor perdonar que vengarse. Después de todo, nadie sabe “dónde está el orden mundial“. Hay que aceptar que existen ciertas paradojas. Si se considera que “la piedra es vida y el cuchillo es muerte, el afilador afila la muerte con la vida“.

La historia capta el interés y resulta impactante. El montaje está diseñado como teatro íntimo. A falta de escenografía, Ray Nolasco crea el espacio escénico con base en elementos de apoyo plenos de simbología. Velas, piedras, tablones y mantas bastan para representar tiempos, sucesos y lugares distintos.

La labor de dirección por parte de Ray Nolasco es impecable. Aprovecha a fondo las superficies y la dinámica de movimiento es acertada. Sumerge al público en una atmósfera mística.

El elenco ofrece un trabajo histriónico de calidad, con marcada corporalidad y su desempeño vocal es impresionante. Así mismo, hacen gala de su versatilidad, al interpretar diversos personajes con características distintas, las cuales logran con base en cambios en sus actitudes y voces. Adriana Reséndiz (Miguel), Mauricio Moreno (albañil, anciano, soldado, niña 2), Jessica Gámez (Jossele, lavandera, afilador, niña 1, ciega, mendigo, voz de anciana, esposa, hija de soldado), Alinka Durán (panadera, madre, picapiedrera, zapatero, mujer de soldado), y Marco Limón (Samuel, Mendel, campesino, cartero).

El resto del equipo creativo está integrado por: Martha Benítez en diseño de iluminación, Libertad Mardel en diseño de vestuario, Edwin Salas en diseño y realización de títere, Beylin Sabeth en Asesoría musical, Alinka Durán en asesoría vocal y canciones originales, Jessica Gámez en asesoría en máscara, Ángel “Balam” Jiménez Gómez en diseño de imagen gráfica, Gabriela Ayala Reyes en realización de vestuario, Christo Muñoz en apoyo técnico. La labor de cada uno de ellos es estupenda, la iluminación está bien distribuida, el vestuario es acorde a la época y los oficios, los títeres son de buena confección y bien manipulados, la música y las canciones brindan el entorno idóneo. La difusión y promoción es de Alharaca Teatro, S.C. y la gerente de gestión es Carol Félix.

shalom3Es grato ver que grupos independientes apuesten por hacer teatro de calidad y que desempeñen su trabajo con compromiso y creatividad.  Shalom o la misericordia de Babel es un proyecto muy logrado. Trasládate a otra época en una aldea de un país lejano y acompaña a este talentoso equipo. Te sorprenderán las vestimentas, los trenzados en el cabello, los mercaderes anunciando sus productos, te enternecerás con los pequeños, compadecerás a Miguel y hasta extrañarás a Eli.

Shalom o la misericordia de Babel se presenta los martes a las 20:30 horas en Casa Actum, ubicada en la calle Héroes del 47 número 9, colonia San Diego Churubusco, Coyoacán, Ciudad de México. La temporada concluye el martes 21 de marzo de 2017.