TEATRIKANDO

Texto por Benjamín Bernal, presidente de la APT

 

Casa de muñecas vuelve a la cartelera

Esta obra de Henrik Ibsen regresa con regularidad, en 1904 la actuó por primera vez en México la actriz italiana Teresa Mariani, Mercedes Navarro y Julio Taboada; Teresa Mariani (En el Arbeu, 1916) causó una verdadera conmoción porque contravenía la moral conservadora del momento. En 1940, las legendarias hermanitas Blanch la presentan exitosamente en el Ideal; en 1945, la escenifica Pita Amor; en 1976 con dirección de Dimitrio Sarrás, María Eugenia Ríos, Claudio Brook, Ada Carrasco, Graciela Doring (en el desaparecido Polyforum) y de cuando en cuando se han arriesgado a realizarla sin dejar algo impreso en nuestra memoria.

En su estreno (1879) fue contraria a la familia conservadora en boga, por lo que recibía alabanzas, poco a poco queda como una pieza de museo, llegará un momento que interesará solo porque el autor no consideraba haber escrito una obra feminista, como yo también lo creo, resulta una lectura más allá del texto. El reparto lo integran Moisés Arizmendi, Erando González, Olga González, Francisco Mena y Andrea Salmerón, con un ritmo lento, que finalmente le hace durar en exceso. Con la adaptación no me parece agreguen algo el vestuario y las tareas escénicas; hay rutinas y actitudes que no me convencieron, si yo le cuento que Nora se quita los zapatos de tacón veinte veces no habré exagerado, no entiendo qué quiso decir con esto el montaje. Si la obra es aceptada por la mente del público del siglo XXI, qué bueno, si no, para qué le ayudan.

La escenografía de Gabriel Pascal representa una Casa de muñecas (sugerida, deja ver el interior), se ven dos puertecitas y los cuartos posteriores, con no mucha utilidad; así que los actores hacen su mejor esfuerzo en ese espacio para mostrar la anécdota que usted probablemente conoce. Es un gran esfuerzo, dirigida por Mauricio Jiménez, que gusta a una parte del público, porque el elenco se entrega con entusiasmo. Acuda y lea antes o después la obra para que intercambiemos opiniones.

 

Pedro Kominik cautivó a su audiencia

pedro_aligerado

El Segundo Ciclo de Cabaret se realizó en el Galeón, estuvieron De príncipes, princesas y otros bichos, Dicen que me parezco a Santa Anna, entre otras; acudimos a ver La pasión según Lupe Lemper que dirige y actúa Pedro Kominik, con Gabriel Jiménez y Pamela Castañeda; le dan formato de Cabaret al recinto teatral, las butacas conviven con mesa y sillas, para sentirnos en un centro nocturno, también hay meseros, bocadillos y vino. La anécdota es sencilla, interpreta a una espía que en la Segunda Guerra Mundial canta, baila y seduce. La referencia a Ute Lemper es para darnos contexto: música, cabaret, canciones, bellas mujeres que guardan secretos. Con una buena producción, hace bromas, canta, baila, se mete con los políticos de moda (ahora que casi no se habla de candidateables y de políticos honrados), pasamos casi dos horas muy divertidos. Este ciclo que está rescatando el teatro de revista tiene como ingredientes canciones, elegancia, color, sensualidad y frases atrevidas, aunque es realmente familiar. La defensa de los derechos humanos es un tema que a todos nos inquieta y cuando se hace con humor inteligente, se aplaude con entusiasmo.

 

Notas breves

frida2_aligerado

Frida y Diego musicalizada. La talentosa Ana Hally estrena Diego y Frida, me gusta la biografía condensada de la pintora coyoacanense, en Reforma 169 (dentro del nuevo corredor cultural de la colonia Juárez), esta terraza de un hostal queda muy cerca de Insurgentes. Más adelante les haré una descripción de los valores del texto, canciones y, por supuesto, la muy bella voz de esta actriz, es una narración ilustrada con las pinturas de la Kahlo. Felicitaciones a Diego y Frida.

Bonanza cumplió 5,200 funciones

Arturo Amaro escribió Bonanza, acaba de cumplir 5,200 funciones en el Foro Off Spring; habla del bulling -que ahora creen se acaba de descubrir- cuando el teatro costaba 100 pesos en promedio, antes de que quitaran tres ceros a la economía, o sea, cien mil pesitos. También Arturo va cumpliendo seis meses con Canción rota para un perdedor fortuito. Pero de las tres obras, hablaremos en las siguientes columnas.