TEATRO EN CORTO (MONTAJES INTIMISTAS, NUEVA TEMPORADA)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Fotografía cartel promocional

 

Teatro en Corto2

De unos años a la fecha se ha puesto en boga una modalidad que ha cobrado popularidad o bien aceptación entre los teatrófilos, montajes en verdad intimistas, los espectadores, literalmente, a centímetros de los actores. En su primera versión está el llamado Micro Teatro, originario de España, hasta donde tengo entendido opera como una especie de franquicia en México. Ante el éxito aparecieron nuevas opciones -para algunos copias del modelo- entre ellas TEATRO EN CORTO, con sede en una remodelada casona de la colonia Nápoles, al frente de la cual está Lolita Cortés.

 

Ha iniciado la vigésima séptima temporada con nueve propuestas, diferentes géneros, variados estilos; actores y actrices afamados por la televisión y la cinematografía, otros empezando sus carreras. Obras breves de unos cuantos minutos en cuartos adaptados como espacios escénicos. En tiempos pasados un texto dramático se componía del planteamiento, desarrollo y conclusión, de ahí los tres actos habituales. En el caso que nos ocupa todo el proceso debe desarrollarse en 15 minutos, ese es el reto, unos lo logran otros fracasan en forma rotunda. De esta nueva temporada comentaremos tres obras: LA VISITA, BRINDEMOS, ABUELA y COSTUMBRES.

 

Kerim Martínez, quien repite con esta obra ante un éxito anterior, nos ofrece de su autoría LA VISITA, bajo su propia dirección junto con América Gabriel. Una mujer de la tercera edad siente que su vida romántica y sexual no ha terminado, a pesar de lo vivido con quien pretende continuar su existencia amorosa. La visita, inesperada, es de su hijo. Surge una plática entre cordial e incómoda, imbuida en el humor fino, cierta profundidad y motivos para tomar partido. Hay alternancia en el elenco, en mi turno Evangelina Martínez y Jorge Badillo. La primera deja constancia de su indiscutible histrionismo, como pocas pronuncia una majadería sin ofender al respetable, maneja el humor en forma natural, otro personaje al que le da prestancia en el escenario. El segundo no se achicopala, alterna dignamente, con carácter ante los hechos, con ternura filial cuando es el caso.

 

Todo un deleite y agrado encontrarse con Lupita Lara (alterna con Emilia Carranza), actriz quien goza de la simpatía y el cariño de su público, sin embargo, más allá de lo anterior, interpreta a una abuela de carácter fuerte, personalidad sólida, mujer decidida que no vacila ante las situaciones. Lupita proyecta todo esto en el escenario en BRINDEMOS, ABUELA, de Alejandro Karam, dirigida por Héctor Cruz. La historia no tiene nada de novedosa, de hecho el tema y, sobre todo, el desenlace ha sido tratado en múltiples ocasiones, sin embargo, se logra captar la atención y provocar la “sorpresa” de los espectadores. Al lado de Lupita, Juan Pablo Ruiz, momentos buenos otros sobre actuado, en unos pasión en otros exaltado.

 

COSTUMBRES, una relación enfermiza,sadomasoquista, la costumbre de compartir con quien se ama y se odia al mismo tiempo.. “El amor se convierte en pasión, la pasión en locura, la locura en obsesión y la obsesión en odio”. Así lo plantea María José Robles (autora e intérprete) quien deja en Luis Felipe Tovar la discreta o sencilla dirección. Tanto María José como Ricardo Baranda se entregan, sin embargo, no asumen con plenitud las características de sus personajes, de hecho hay momentos en que son inverosímiles, caen en la cursilería, habrá que ver a sus alternantes.

 

TEATRO EN CORTO se lleva a cabo en Yosemite 40, Col. Nápoles (Ciudad de México), de jueves a sábado a partir de las 20:00 y domingos desde las 19:00 horas, hasta fines de noviembre. Cada día hay oportunidad de ver un máximo de seis propuestas.