TELEGRAMAS

Por Eugenia Galeano Inclán

A lo largo de la vida, los seres humanos crean distintos tipos de lazos. Uno de los que es más firme es el lazo fraternal, aquel que se da entre hermanos, pues tienen mucho en común. Además de tener los mismos padres y la misma sangre, son educados bajo iguales normas, comparten familiares, conocidos, juegos, entornos, colegios, travesuras, secretos y muchos más. Por lo general, son cómplices y se ayudan o apoyan en casi todo. Por supuesto, de vez en cuando, difieren en opinión, dado que su pensamiento es individual, incluso, llegan a pelearse, pero, por lo general, una vez que superan el problema, vuelven a estar tan unidos o más que antes.

telegramasLa comunicación entre hermanos no siempre es a través de palabras, basta una mirada o un gesto para entenderse. Si por cualquier causa se separan, el lazo que los une permanece sin importar a qué distancia se encuentren. Para hablar el uno con el otro, se llamarán por teléfono o encontrarán la manera de comunicarse. Hasta hace poco lo común era escribirse cartas o enviarse telegramas. Hoy en día, gracias a los teléfonos celulares y a las redes sociales, la comunicación es inmediata. Igual los muy jóvenes nunca han recibido un telegrama o, peor aún, ni siquiera saben qué es.

En otra época, el correo era la forma más directa de comunicarse cuando alguien estaba en otra ciudad, otro país u otro continente. Sin embargo, el correo se tomaba su tiempo en hacer la entrega de cartas, entre que eran enviadas, distribuidas, recolectadas y entregadas, transcurrían varios días, semanas o meses, dependiendo de la lejanía y de la eficacia de las oficinas de correo. Si se requería de mayor rapidez para la entrega de una noticia urgente, se utilizaban los telegramas, a cuya entrega se daba prioridad y llegaban mucho más pronto que una carta. El costo del telegrama tomaba como base el número de palabras, así que se imponía la brevedad. Quien deseaba  hacer uso de ellos debía medir sus palabras, por lo que debía expresar su mensaje en el menor número de palabras.

El escritor, dramaturgo y psicoterapeuta Daniel de la O, dedicado desde hace casi una década a ejercer la terapia psicoanalítica, acostumbra combinar sus disciplinas en los textos que crea. Hace tiempo se dio a conocer con su obra Salida exit, luego, resultó ganador del primer lugar del Concurso Nacional de Composición Dramática de Monólogo Víctor Hugo Rascón Banda 2004 con Voces de un asesino de cara larga y sin sonrisa, para después escribir una pentalogía sobre las etapas del duelo, de la cual destaca Negación, una obra muy completa, dirigida en forma sensible por Jose Juan Meraz, con las impresionantes actuaciones de Guadalupe Damián y Diana Lein.

Ahora, Daniel de la O regresa a los escenarios con Telegramas, que versa sobre la relación de dos hermanas. Ana y Maricarmen convivieron durante su niñez y adolescencia. Son hijas de la misma madre, pero de distinto padre. El segundo matrimonio de la madre termina en divorcio y, tras esto, el padre se lleva a Maricarmen, en tanto que Ana se queda al lado de su madre, con lo cual sobreviene la separación de las hermanas. Ellas continúan en contacto, pero no se ven por años.

telegramas2Dado que la madre era una mujer de pocas palabras, las hijas le copian este hábito y optan por comunicarse por medio de telegramas. Es así como intercambian sólo  breves mensajes. El tiempo pasa, la vida transcurre, sin tener oportunidad de encontrarse frente a frente.

La vida de ambas es bastante distinta. Maricarmen se ha casado, en tanto que Ana vive con su madre, quien ha tratado de ahogar las penas en alcohol y en los brazos de muchos amigos guapos. ¿Seguirán teniendo el lazo indisoluble que ambas sentían de niñas y adolescentes? La acción comienza cuando se reencuentran.

El texto de Daniel de la O es de buena factura, con algo de poesía y, como acostumbra, escudriña la mente de sus personajes para paulatinamente desplegar lo que piensan y sienten en su fuero interno. En esta ocasión, Daniel de la O también asume la dirección escénica, en la cual realiza una labor impecable. Acertado aprovechamiento del espacio, bien distribuidas las pausas y el desplazamiento del elenco, al igual que logra un buen ritmo.

El elenco está integrado por  Claudia Silki y Jheraldy Palencia, quienes dan vida a las hermanas en forma convincente, proveyendo de matices a sus respectivos personajes a través de su histrionismo y corporalidad. El resto del equipo creativo está conformado por: Miguel Moreno Mati en diseño de espacio e iluminación, Felipe Rodríguez en realización de escenografía, Gis Sandiel en diseño de vestuario, Elda Alicia Mar en realización de vestuario, Gutemberg Brito en asesoría de expresión corporal y actuación, Miguel Schumman en fotografía, Roberto Georyge es el autor de la imagen de la obra, Verónica Galán Perea y Roberto Georyge en diseño de cartel, José Luis Anaya en tráiler de la obra, Enrique Saavedra en difusión y prensa, y Daniela Luque en producción ejecutiva. La producción general está a cargo de Arte y Pasión, y Fantasmas Teatro, en colaboración con Sin Sonrisa Teatro.

La puesta en escena de Telegramas fue desarrollada dentro del Programa de Maestría en Dirección Escénica de la Escuela Nacional de Arte Teatral, con la asesoría de los maestros David Olguín, Gabriel Pascal, Ignacio Escárcega y Ricardo Díaz.

Una historia que capta el interés del público para presenciar el reencuentro de dos hermanas que no se han visto en mucho tiempo. La distancia y el tiempo han hecho que algunos de sus recuerdos sean vagos, en tanto que otros permanecen vívidos, de esos que están latentes toda la vida. Esto provoca que la conversación al principio sea un tanto fragmentada, para después fluir a partir de que se reconocen y se ven reflejadas la una en la otra. Acompaña a Ana y a Maricarmen en esta experiencia, sabrás de qué charlan y te enterarás de uno que otro secreto.

Telegramas se presenta los martes a las 20:30 horas en el Teatro La Capilla, ubicado en la calle Madrid número 13 -casi esquina con Centenario-, Coyoacán, Ciudad de México. El costo de la localidad es de $250.00 pesos. La temporada concluye el martes 8 de agosto de 2017.