TRES MUJERES EN LA ESCENA Y UN FANTASMA

Texto y fotos por Julieta Orduña

giselle

¿Quiénes son estas tres mujeres que menciono? Son las protagonistas de tres espectáculos que vi en días pasados, cada una de ellas con una peculiar personalidad, dignas de ser parte del centro de sus historias. Una de ellas es Giselle, una dama campesina que con su candor, belleza y transparencia es capaz de enamorar al Duque de Silesia, quien olvidando su compromiso con la hija de uno de los príncipes del condado le entrega a Giselle todo su amor, ocultándole su identidad para no ser rechazado. La verdad sale a flote tarde o temprano por la indiscreción de un guardabosque, pretendiente de Giselle, que se venga y de ese modo hace infeliz a la joven, quien muere debido a su frágil salud, y a partir de entonces inicia la historia de desamor provocada por la traición y el engaño de un hombre. El espectáculo es un ballet en dos actos estrenado en 1841 y es considerado entre los más importantes del ballet clásico. En esta ocasión, la Universidad de las Artes realizó una adaptación de la versión de Marius Petipa, el que ha sido presentado ya en dos ocasiones, 2003 y 2010. El ballet, engalanado con la presencia de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes (OSA), lució mucho y es de decir que fue un gran trabajo por parte de los maestros de la Licenciatura en Danza clásica, llevando a cabo estas funciones de fin de curso con varias horas de ensayos, en las que participaron: Saule Kuvatova, Fabiola Marlene Reyna Robles, Jéssica Yadira Reyna Robles, Elizabeth Tavarez Nieto, Nazira Yakubova y como productor ejecutivo, el Mtro. Jorge Campos Espino. Como bailarines solistas: Aranza Castejón y Carlos Cervantes Trejo, y en la dirección, José Areán; el Director musical interino, Iván López Reynoso.

 

La danza clásica ya tiene su público cautivo, sin embargo, hay que seguir fomentándola y difundiéndola no solo en las niñas sino también en los varones, ya que el talento de varios de los jovencitos se vislumbra en este ballet. Da gusto el interés del público en asistir a estos espectáculos, como fue el caso de Giselle, en cuatro funciones.

ensamble frida

La otra mujer es Frida, ¿quién no conoce a este ícono mexicano?, mujer que a pesar de todas las dificultades, tanto físicas como emocionales, salió adelante, nada fácil en un México donde imperaba el machismo, reconocida como una de las pintoras más destacadas de su medio, a pesar de estar postrada en una cama durante mucho tiempo. Frida fue la inspiración para que dos maestros, uno de teatro, Abdallah Téllez, y el otro de danza, Esteban Limón, se dieran a la tarea de formar un espectáculo estilo performance, donde se conjuga música, poesía, teatro y danza. Se inspiraron en cuatro de sus pinturas más representativas, como lo son: Las dos Fridas, La columna rota, Frida y Diego Rivera y el Autoretrato con pelo corto. Estas imágenes son contadas por la propia Frida en sus diferentes caracterizaciones, acompañada por la banda sonora de Frida, compositor Elliot Goldenthal.

 

Este espectáculo se ha presentado en varias ocasiones y ya han sido convocados por instituciones educativas para llevar esta temática a los jóvenes de preparatoria. En esta ocasión fueron invitados por el ICA en su programa Domingos musicales y el público reaccionó favorablemente al ver la entrega de los chicos, quienes demostraron su profesionalismo en la ejecución del baile, la dramatización en el teatro y la caracterización de sus personajes. Cuarenta y cinco minutos duró este ensamble, del cual los maestros prometen mostrarlo en el próximo Festival de Calaveras. Muy recomendable para aquellos que sean del Club de la Fridomanía.

alicia

La tercera mujer, Alicia, una joven que en circunstancias un tanto extrañas se encuentra en un lugar mágico, con seres extravagantes, como sacados de un sueño surrealista; es así como a manera de cuento se vislumbran temas políticos, satíricos, en un mundo que no ha cambiado nada y en donde el poder impera. Alicia en el país de las maravillas, de Lewis Carroll, matemático y escritor, se presenta en versión teatral dirigida por Ing. Óscar Domínguez Sánchez, de la escuela Comunidad de Aprendizaje Iuventus. Es interesante conocer la actividad que hace cada escuela y en el caso de ésta, además de impartir secundaria y preparatoria, se dan a la tarea de impartir talleres artísticos y uno de ellos es el Teatro, del cual el director Domínguez Sánchez es un apasionado, por lo cual decide preparar un montaje de fin de cursos que él mismo dirige.

 

Esta obra ha sido presentada por algunos grupos de Aguascalientes y aunque se piensa que es dirigida solo a los niños, la realidad es que tiene un mensaje de crítica social digno de analizarse. En la versión de la Compañía Iuventus, su tratamiento fue hacia los pequeños, y destacar vestuario y escenografía sencilla, lo cual lució por el manejo del escenario giratorio del Teatro del IMSS. Enhorabuena y que los grupos escolares sigan fomentando el arte en los alumnos. Este montaje continuará presentándose en diversas instituciones durante todo este mes y mediados del próximo.

el fantasma

¿Y el fantasma? Mi columna se iba a quedar hasta las tres mujeres (Giselle, Frida y Alicia), pero se filtró un fantasma y vale la pena destacarlo. El fantasma en el espejo, una producción de Jorge Ortiz de Pinedo, quien le apostó al teatro del terror, no muy recurrente en las compañías mexicanas, quizá por lo costoso, ya que se requiere de un buen manejo de efectos especiales, luces, multimedia, audio y todo esto lo logró con gran calidad esta puesta en escena. Con una larga temporada en un teatro de la Ciudad de México, López Tarso inicia la gira por la República Mexicana, y algo inusual, se presenta en Aguascalientes, este año, en dos ocasiones, debido al éxito de taquilla.

 

Texto escrito en 1922 por la escritora Susan Hill, especialista en historias de terror, una muy conocida: La dama de Negro. La mayoría de sus temas se refieren a estos seres sobrenaturales y en esta puesta no es la excepción. La historia transcurre en Inglaterra y se manejan dos tiempos, siglo XIX y XX, en los cuales el relator cuenta esa historia de fantasmas en la que al final se unen las épocas en una sola, como si estuviéramos viendo cine en tercera dimensión. La obra nos lleva hacia un mundo imaginario donde el suspenso está en cada minuto, la interacción con el público es constante al grado que solo se escuchan gritos y risas nerviosas en los asistentes. Prohibido celulares, cámaras y demás distractores; la sala tiene que estar en completa oscuridad y solo es sentir, ver y dejarse llevar por esa historia de dos  familias inglesas en las cuales la maldición cae. Sin duda, si gustas del cine, literatura o teatro del terror, ésta es una excelente opción. Recordé obras de esta manufactura llevadas a cabo por grupos locales, algunas como: La caída de la Casa Usher, de Mayeos Producciones, o La dama de negro, de Anónimo Teatro. Hace falta ver teatro del terror hecho en casa, claro, bien estructurado, público hay, espacios también, únicamente es cuestión de decidirse.