VINE A RUSIA PORQUE ME DIJERON QUE ACÁ VIVÍA UN TAL ANTÓN CHÉJOV

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

P1150158

El Ciclo Ópera Prima que se presenta los miércoles en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico ha dado oportunidad a la expresión teatral de nuevos creadores. En ocasiones, estos son muy jóvenes y apenas comienzan su trayectoria. Algunos, quizá, solo se hayan presentado en un escenario para sus exámenes escolares. Siempre resulta interesante observar los derroteros del teatro desde la perspectiva de las nuevas generaciones.

 

Teatro UNAM y el Colegio de Literatura Dramática y Teatro crearon el programa Incubadoras de Grupos Teatrales para aquellos jóvenes estudiantes que quisieran juntarse en grupo al obtener su licenciatura. El programa otorga el 35% de la producción total de su primera obra y cuatro funciones en el Seminario de Cultura Mexicana. En la tercera emisión de dicho programa, fue seleccionado el Colectivo Eutheria Teatro, un grupo emergente conformado por ocho jóvenes egresados del Colegio de Literatura Dramática y Teatro de la UNAM.

 

Desde hace cinco años, el Colectivo Eutheria Teatro ha realizado proyectos de búsqueda colectiva y su apuesta es que el teatro es una posibilidad de encuentro y convivencia. Sus jóvenes integrantes, al igual que todo el mundo, tiene cuestionamientos sobre la vida. Mediante sus procesos de investigación, indagan estructuras escénicas que borren la frontera entre la realidad y la ficción, y que promuevan la interacción y el juego directo con los espectadores.

 

En todo programa de estudio se aborda a los grandes autores de antaño. En el caso particular del Colectivo Eutheria Teatro, eligieron a Anton Chejov para su propuesta de Vine a Rusia porque me dijeron que acá vivía un tal Anton Chéjov. Se sabe que quedaron impactados cuando vieron El tío Vania, en la versión de David Olguín, y fue cuando comenzaron a gestar su proyecto.

 

Según el Colectivo Eutheria Teatro, Vine a Rusia porque me dijeron que acá vivía un tal Anton Chéjov “es una obra de teatro que plasma nuestra mirada ante el futuro incierto, nuestra tendencia a permanecer inmóviles, a no arriesgarnos por temor a fracasar, y cómo el tiempo avanza de todas formas, logremos o no nuestros sueños. Al mismo tiempo, nuestra obra explora en qué consiste buscar la felicidad. Es un homenaje al avance perpetuo de la vida“.

 

Para concretar su montaje, recurrieron a solicitar el apoyo de Fondeadora, donde el proyecto resultó exitoso, gracias a la gente que creyó en este y puso su confianza en ellos realizando alguna aportación, a fin de que se alcanzara la meta fijada.

 

Una vez conseguido el apoyo, convocaron a gente muy destacada para que les brindara asesoría y a una dramaturgista para revisar el texto escrito por Talía Yael (una de las integrantes de Eutheria Teatro). Es así como el equipo creativo quedó conformado por: Alberto Lomnitz, como asesor del montaje; Jesús Giles en diseño de escenografía e iluminación; Gabriela Aparicio, dramaturgista; Francisco Buentello en diseño sonoro y música original; Francisco Buentello y Marijose Ruíz como intérpretes; Carolina Berrocal en diseño de vestuario; Édgar Mora en diseño de multimedia y video mapping; Ángel Ancona en asesoría en diseño escénico, así como Alan  Uribe y Meraqui Pradis en asesoría en movimiento escénico.

Cinco jóvenes habrán de perseguir su sueño. A diferencia de Las tres hermanas de la autoría de Anton Chejov, que se quedan con las ganas de regresar a Moscú, ellos harán todo por conocer a Anton Chejov, a fin de que les diga cuál es el sentido de la vida. A pesar de que sus escasos recursos solo alcanzan para tomar té, ellos no se amedrentan y enfrentan las vicisitudes con valentía. Si es preciso ir a pie, están decididos a recorrer cualquier camino por largo y azaroso que sea.

P1150183

La labor de dirección por parte de Luis Ángel Gómez es impecable. Su trazo escénico es variado y permite el lucimiento de todos y cada uno de los integrantes de su elenco.

 

La escenografía es idónea para los fines del proyecto. El vestuario muy adecuado y el diseño sonoro enmarca bien los distintos cuadros.

 

Integran el elenco: Carolina Berrocal (Lina), Héctor Sandoval (Hache), Jorge Viñas (Jo), Nareni Gamboa (Nosi) y Talia Yael (Alita). Todos y cada uno de ellos logran un extraordinario trabajo histriónico y corporal.

 

El resto del equipo está conformado por Paulina Berrocal en diseño gráfico, Marín Amuchástegui en fotografía de cartel, Verónica Ramos en asistencia de producción, A. Salvador Avelar en asistencia de escenografía e iluminación, Constructores Escénicos, Antonio Pérez, Verónica Salazar, Óscar Pérez, Carlos Chico, Javier Chico, Andrés Barrón, Sergio Chico, Ricardo Chico y Alexis Martínez en realización de escenografía, Paso de Gato, Jesús Castillo, Carmen Iberry; Oswaldo Garnica y Francisco Durán en pintura escénica, Estela Berrocal en realización de vestuario, Natalia Sedano en atrezzo de vestuario, Vladimir y Vasily Leonov en traducción al ruso; Fundación BBVA Bancomer, Teatro UNAM y Colectivo Eutheria Teatro en producción general; Jesús Giles en coordinación de producción y Colectivo Eutheria Teatro en producción ejecutiva.

 

La propuesta Vine a Rusia porque me dijeron que acá vivía un tal Anton Chéjov es una loa a no quedarse inertes, si quieres algo tienes que luchar por conseguirlo, sin importar cuánto tengas que arriesgar. Un montaje pleno de frescura y honestidad, en un marco de teatralidad pura. Capta el interés de principio a fin. ¡No te la pierdas! Apresúrate, solo le quedan dos funciones a su temporada.

 

Vine a Rusia porque me dijeron que acá vivía un tal Anton Chéjov
se presenta los miércoles a las 20:30 horas en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, ubicado en av. Revolución número 1500 -cerca de la estación Barranca del muerto del Metro, Ciudad de México. La temporada concluye el miércoles 17 de mayo de 2017.