A OSCURAS ME DA RISA

Texto y foto por Marcela Mondragón

 IMG-20181109-WA0034

En la historia del teatro, podemos contemplar una lista selecta de obras que han trascendido y han permanecido en el gusto del público, se dice fácil, pero detrás de todo ello hay un esfuerzo inmenso de difusión, actuación, y de quienes puesta tras puesta se esmeran en cada detalle expuesto en el escenario entre instrumentaría y escenografía.

Tal es el caso de “A oscuras me da risa”, escrita por Luis Ernesto Cano (QEPD), que ya desde 1994, figuraba entre las historias cómicas más vistas, y que para entonces, contaba con un gran elenco como: Omar Fierro, Alejandro Suárez, Flaco Iglesias, Alicia Encinas, César Bono y Patricia Álvarez (según datos del archivo de cine mexicano).1

Y como dicen por ahí, renovar o morir; gracias a Ariel Miramontes (alias Albertano) esta historia también ha logrado actualizarse, agregando su toque humorístico que le caracteriza, pero respetando la historia escrita originalmente por Luis Ernesto. Por lo que hoy, 24 años después, nuevamente el público recibe con agrado la misma historia, pero con un toque actual, más cómico, más ocurrente y con esa chispa que cada integrante aporta de manera especial.

Fue por ello que A Escena no podía perderse esta cita que se llevó a cabo el pasado 30 de octubre en el Teatro Aguascalientes, donde Raquel Bigorra, Jorge Salinas, Armando Araiza, Benito Castro, Diana Motta, José Luis Guarneros (Makako), y Ariel Miramontes (Albertano), dibujaron una sonrisa en cada uno de los presentes y a más de uno deleitaron la pupila con el “vestuario” utilizado y uno que otro negligee.

La historia no es noticia, un vecino de esos incómodos, metiche (pero del que termina robándose tu atención), terminará formando parte de las locuras de una familia que no conoce el concepto de lealtad, pues hasta la mucama confianzuda planea pasarla bien esta noche; sin embargo, con lo que no contaban, es con la presencia del presidente de la liga de las buenas costumbres, quien terminará poniendo en aprietos a todos en casa con su alto concepto de valores para la familia y por supuesto, para todo el edificio que en él habita.

Cabe mencionar que en esta obra, la escenografía se lleva los aplausos, pues la historia transcurre en un lujoso departamento inteligente, donde un cerebro maestro llamado “I home” tiene el control de cada detalle como la luz tenue, la música que se escucha en casa y la seguridad en los controles de las puertas, lo que resulta novedoso y aporta un toque sofisticado y elegante.

Para despedirnos, es importante decir que A oscuras me da risa, sin duda tiene un largo camino recorrido, pero otro tanto más por recorrer; tiene tanto que aportar y muchas más pupilas por deleitar, pero definitivamente ¡No te la puedes perder!

No dejes de acompañarnos en los siguientes artículos. ¡Nos vemos en el teatro!

 

1 https://www.imcine.gob.mx/cine-mexicano/pelicula1061