ALGO DE POESÍA

Por Ignacio Velázquez

Fuente: http://amediavoz.com/maya.htm

 

Cistina Maya

Poeta colombiana nacida en Bogotá en 1951. Heredó de su padre, Rafael Maya, la vocación literaria. Recibió su Licenciatura en Filosofía y Letras, desempeñándose desde entonces como catedrática universitaria en el campo de literatura colombiana, hispanoamericana, cultura griega y latina. Su poesía está llena de gran sensualidad y ensoñación. Ha publicado varias obras entre las que se destaca «De pie sobre la vida».

Desolación

Crece la noche

en su fragor secreto de resinas,

como un hilo de sangre en la espesura,

crece la noche

sin otra voz que el sordo murmurar

del tiempo.

La luna eclipsa su presencia

y como sombra tenue

se posa entre las ramas desoladas,

en los oscuros quicios de las puertas,

en los senderos olvidados

donde la luz naufraga de nostalgia.

Un preludio de alas

anuncia el vuelo de la tarde

y mientras crece la noche,

yo escucho la canción de los crepúsculos,

la voz oscura del misterio

que enreda sueños

en el telar vicioso de las horas y mece entre los mágicos follajes,

las larvas del silencio.

Divagación

Voy por tu piel desnuda

alcanzando tus manos que diluyen las horas,

acercando mis ojos a tus sueños,

dibujando tu frente, tu mirada,

súbitamente recobrándote.

Comienzo a oír tu voz ahora,

a algún país lejano perteneces,

dueño de alguna embarcación perdida,

así te siento….

Ahondo mi corazón en tu latido,

distante estás del mar soñado.

Y a mi orilla te acoges dulcemente.

 

El adiós

En el límite del ayer

que era nostalgia

y en el continuo adiós

que es mi presencia

algo de mi propio abandono,

de ese lento sigilo

que no nombra ternuras ni añoranzas,

como el ensueño plácido, inconcluso,

en mi mundo de sombras sobrevive.

Como si al deslizarse la tierra

descubriera también la mínima catástrofe

del agua que se quiebra.

Una plegaria entonces

para aquellos que viven en fúnebre abandono

y un sol no más para que pueda,

llorar lo que se ha ido.