CIRCO DE MOSCÚ Y PEKÍN EN AGUASCALIENTES

Texto y foto por Ana Leticia Romo García

circo chino_pekin

Desde hace muchos años, la acrobacia, el equilibrismo o el contorsionismo tenían una utilidad que estaba íntimamente relacionada con la preparación de guerreros, rituales de ámbito religioso y con algunas prácticas festivas de la época. Fueron los romanos quienes dieron el nombre Circo a estas actividades de ocio. Así, desde el Coliseo romano, el circo ha llamado la atención al público, viendo proezas que sólo se logran con el entrenamiento y la disciplina. Y ante eso, Moscú y Pekín siempre han tenido el liderazgo en materia de actos circenses, por eso es una gran oportunidad tenerlos juntos en nuestra ciudad.

En definitiva, es una delicia regresar a la infancia para comer palomitas mientras se observan a estos dotados de elasticidad, fuerza, humor y precisión. En la excelente función no faltó la precisión y flexibilidad de los chinos con acrobacias y malabarismos, siempre con el sello oriental de sus delicadas sombrillas de bambú, o sus dragones chinos, simplemente excelentes acróbatas.

En cuanto a los rusos, sorprendió la elegancia de sus actos, ya en el número de los aros colgantes o el hombre dentro de un gran aro metálico o la suplencia de animales con botargas muy bien realizadas, en este caso de un hermoso y dócil oso polar. De igual forma, la fuerza impresionante de un trío muy galante que dejó sin aliento a quienes veían el alarde de la fuerza, el equilibrio y la estética de sus hermosas posiciones y, por supuesto, no faltó el equilibrista que tensó al público con sus arriesgados actos, el malabarista con sus bolos y balones, así como los imprescindibles payasos.

Una buena opción para divertirse, sorprenderse y  pasar un rato feliz, regresando a la niñez con palomitas, algodones de azúcar y la convivencia en familia. ¡No se los pierdan; estarán hasta el 20 de agosto! La cita es junto a Altaria en diversos horarios.