“ESPAÑA QUE PERDIMOS, NO NOS PIERDAS…”: LOS NIÑOS DE MORELIA

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

NIÑOS MORELIA_1El abandono, la indefensión, el enojo, la tristeza, la confusión, la orfandad, la rabia de no saber qué hacer, son sólo algunas de las emociones que siente una persona que es abandonada en otra tierra, en otro país, con otra gente, al abandono de su propia existencia y con sus propios medios. Hace 81 años, cuando la dictadura de Franco en España alcanzó su mayor grado de algidez, muchas familias republicanas enviaron a sus hijos a México (bajo la invitación del presidente Lázaro Cárdenas), pensando que con ello les salvarían la vida, y sí lo hicieron, pero a costo de ver fracturada a su familia. 456 niños salieron de España el 7 de junio de 1937, cuatro se perdieron en el camino, siete murieron aquí, de 120 más no se sabe su paradero, así se cuenta únicamente parte de su historia en la obra Los niños de Morelia, puesta en escena que en el 2016 ganó la Muestra Estatal de Teatro en Aguascalientes, con mención honorífica en la Muestra Regional, premiada por el Grupo Informativo A Escena A.C. como mejor montaje universitario, y que desde entonces se ha venido presentando en diversos foros culturales, en su más reciente temporada, en el salón del Restaurante la Meztiza Yucateca de esta ciudad.

La trama, de la pluma de Víctor Hugo Rascón Banda, es una historia por demás emotiva y enternecedora, que llama a la reflexión social, alegre por momentos y en otros de gran pesadumbre, llena de ese sentimiento que sólo da el saberse niño, de pensar como niño y de repente, por las condiciones e indolencia social, hacerte crecer de un sopetón para decidir por ti mismo a los 15 años lo que hay que hacer en un país que no es el tuyo y al cual no pediste venir, porque como clama certeramente el personaje de Carlos: “Nosotros no venimos, nos trajeron”, y el ver cómo tu lamentable situación es aprovechada ventajosamente por instituciones sociales que, en teoría, deberían brindarte apoyo, así como por compatriotas tuyos que sólo buscaban obra de mano barata. Y el olvido de aquellos que te quisieron, de tu país, de tu comunidad, con un choque ideológico total vivido en un nuevo país que no es el tuyo, en busca del afecto perdido.

NIÑOS MORELIA_1BSeis actores en escena, egresados de la Licenciatura en Arte Dramático de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), nos brindan todo un cúmulo de emociones: Mario Carlo (Carlos), Gabriela Elías Lara (Ana), Francisco Javier Muñoz (Vicente), Érika Guadalupe López (Laura), Fernanda Alatorre (Pilar) y Cindy Arenas Mares (Francisco), dirigidos por la Maestra Sandra Rosales. La producción es de Teatro sobre Vías, la iluminación de Gilberto Santacolomba y la musicalización es de Érik Osorio y Javier Zúñiga, el vestuario es de Isaac Velasco, el diseño y realización del cartel de Teatro sobre Vías y de Alfredo Hernández Galindo y el staff lo compone Helena Martínez.

Este montaje, respecto del anterior visto en el Teatro Antonio Leal y Romero en 2016, fue una experiencia diferente, intimista, porque por el reducido espacio se prestaba a estar en contacto directo con los actores y, por ende, con las vivencias que transmitían por medio de su actuación. Personajes muy bien planteados, gran empuje actoral de parte de sus intérpretes y la música, no pudo haber mejor ambientación con esa marcha cantada de los republicanos, motivos por los cuales recomendamos esta puesta en escena. Gran acierto, con estas noches frías, de que al inicio de la obra nos compartieran un rico cafecito con una rebanada de pan casero.

Los niños de Morelia terminó temporada el sábado 27 de octubre, pero prometen nueva reposición, así como nuevos trabajos, esta compañía teatral a la que por su gran compromiso le auguramos muchos años más. ¡Enhorabuena!