FRÁGIL (INTRASCENDENTE COREOGRAFÍA)

Por:Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

 

Talía Falconi (Ecuador), bailarina, coreógrafa y artista escénica, según se expresa en el programa de mano, presentó una propuesta la cual a la postre resultó intrascendente, sosa, sin sentido, sin ninguna estructura. En la sinopsis se lee: “Una mujer habita tiempos vacíos y espacios sin presente…FRÁGIL -título- abre la posibilidad de explorar perspectivas distintas a partir de la acción recurrente, poniendo en juego la disyuntiva entre resistencia y punto de fractura como eje para el desarrollo y aparición de estados físicos que conducen hacia teatralidades alternas”.

 

Este larga transcripción, por si sola, invita, provoca, sin embargo, todo queda en una intención, nada, absolutamente nada, se proyecta en el escenario, todo queda a la imaginación, a medida que trascurre el tiempo, todo se desvanece, se ignora cuáles son las “teatralidades alternas”, en favor de Falconi aceptar que las “nuevas” tendencias me rebasan, mi imaginación no da para tanto.

 

La coreografía, en términos generales, parece desarrollarse a cámara lenta, la estructura dancística es muy simple, algunas muestras de flexibilidad corporal (estudió en la Escuela Nacional de Circo Annie Fratellini); cero expresividad facial. Prácticamente sin escenografía -tres sillas-; unos listones rojos, supongo deben tener alguna simbología concreta, lo cierto es que cada quien puede dilucidar lo que quiera.

 

Música en vivo a cargo de Federico Valdez (múltiples instrumentos), momentos gratos por decirlo de alguna manera, otros simplemente ruidos. Falconi emplea el video, mismo que en nada contribuye para enriquecer la escenografía, puede prescindir del mismo. El vestuario de lo más simple y una iluminación elemental.

 

Tal vez el potencial público presintió o intuyó, sólo 16 espectadores en la primera de la tres funciones programadas en el Teatro de la Danza “Guillermina Bravo”, como parte del ciclo EXPLORA TUS SENTIDOS.

 

Agosto 2018