HABLEMOS DE AMOR (POSIBILIDADES EN EL UNIVERSO DE LA LIBERTAD)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro
Imagen tomada de la página de Facebook de la producción
Hablemos de amor
Mucho se ha dicho y escrito sobre el amor, sin embargo, no hay definición que abarque en forma absoluta el sentimiento más sublime del ser humano. En primer lugar porque de origen, como expresaron los antiguos griegos hay variantes: el amor a Dios, el erótico, el filial, a nuestros semejantes, aún más, hay quienes sostienen se puede amar a los animales, a la naturaleza y, por curioso que parezca, a los objetos, sin olvidar el amor a la patria.
Jorge Robles, basado en la recopilación DEL CORAZÓN Y OTRAS VÍSCERAS, de Alejandro Jurado, Juan Carlos Barreto y Mauricio Martínez, pone a consideración de los teatrófilos HABLEMOS DE AMOR, con la pretensión de exponer todas las combinaciones posibles que el universo de la libertad de género abarca. Desde su perspectiva “…(el) amor como condición que nos mueve y reune con los otros”.
Durante el desarrollo de la obra se citan a San Agustín, Ibargüengoitia, Lope de Vega, Jardid Poncela, Shakespeare… así como textos de Ortega y Gasset y, obvio, Erich Fromm. Sin embargo, en una buena parte de la puesta se cae en la enunciación de premisas, puntos de vista, infinidad de calificativos, múltiples interrogantes y más de alguna afirmación categórica. Desde mi punto de vista se diluye lo dramatúrgico, para expresarlo claramente, se adentra en lo antiteatral , cada uno de los actores y actrices “bombardean” al público con sentencias hasta abrumarlo.
Por fortuna hay escenas dialogadas -por ejemplo un fragmento de OTELO, de Shakespeare- mismas que dan más sentido a la temática, quedan más claras las diferentes posturas, escénicamente son el sotén del montaje, sin descontar el peso de los breves monólogos; los personajes son caracterizados, hacen a un lado a los “merolicos”. ¿Qué se requiere para amar y ser amado? Alternativas: éxito en el ámbito social, ser atractivo(a), agradable, popularidad, ser sexy, sin pasar por alto la importancia y rol que juegan las redes sociales y el WhatsApp. Diferencias entre al amor -más dar que recibir- y el deseo, entendido en que la otra persona venga a uno. El tratamiento desde varios ángulos es interesante, sin embargo, fragmentos dignos de un libro de “superación personal” y otros dignificando la dramaturgia a través de la escenificación.
Robles como director traslada literalmente lo que en principio adaptó, mucho se resume en los antes mencionado. Una rampa, con unos 45 grados de pendiente, aproximadamente, ésta con una iluminación -foquitos- en las orillas laterales, más con un concepto simbólico que práctico, una vestuario híbrido y una buena musicalización de Jorge Jurado.
Considero es el elenco quien lleva a buen puerto el tratado teatral sobre el amor. Ellos son: Michelle Jurado, Natalia Madera, Andrea de Fátima, Alfredo Gatica, Francisco Pizaña y Carlos Gatica. Bien ante lo planteado por su director, integrados en un conjunto homogéneo, dignos de reconocimiento cuando llevan a cabo las escenificaciones dialogadas y, como comentario paralelo, muchos más destacadas las muchachas que lo varones.
HABLEMOS DE AMOR, invitación a al análisis y con toques de humor, tiene lugar en el Teatro La Capilla (Coyoacán, Ciudad de México), hasta el 31 de agosto, los viernes a las 20:30 horas.,
Julio 2018