LA HECATOMBE

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

P1220043En el marco denominado M68 Ciudadanías en Movimiento, para conmemorar el quincuagésimo aniversario del Movimiento Estudiantil que desembocó en una matanza de estudiantes el día 2 de octubre de 1968, en la Plaza de las Tres Culturas, situada en el conjunto habitacional conocido como Tlatelolco de la Ciudad de México, hecho que marcó a nuestro país, se están realizando diversos eventos culturales dentro de los cuales se encuentra La hecatombe, de la autoría de Juan Tovar, bajo la dirección de Carlos Corona.

Juan Tovar es un destacado escritor mexicano con más de medio siglo de trayectoria, la cual comenzó en su infancia escribiendo cuentos, para luego desempeñarse como dramaturgo, cuentista, periodista, guionista y traductor. De los diversos libros que le han sido publicados, el más reciente es un compendio de parte de su obra dramatúrgica intitulado: Teatro Reunido I.  Tiene en su haber numerosos premios, galardones, distinciones y reconocimientos, entre los cuales se encuentran algunos tan importantes como la Medalla de Bellas Artes que le fue otorgada por el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), como reconocimiento de sus aportaciones al arte y la cultura de México; el Premio Dramaturgia Juan Ruíz de Alarcón que ha recibido en tres ocasiones distintas, en los años 2007, 2008 y 2011,  y  el Premio Ariel de 1987 al mejor guión cinematográfico por Crónica de familia. Juan Tovar es considerado uno de los autores contemporáneos más importantes de México.

En el material publicitario se anuncia La hecatombe como una farsa circular de Juan Tovar, cuya sinopsis es: “Tres ex-presidentes de la República de Huaxilán se reúnen en un páramo sombrío, que remite al limbo que antecede su descenso al infierno, donde les está destinado el noveno círculo: el de la traición. En su recuento de villanías, rememoran su participación en el momento de la “hecatombe”, cuando son asesinados miles de víctimas de la guerra sucia. El entramado del poder y la política son revelados para evidenciar la responsabilidad individual y los costos morales de sus propios actos“.

P1220058Para la puesta en escena de La hecatombe se combinan el texto de Juan Tovar con textos de los personajes Beatriz y Virgilio, que son el resultado de una investigación realizada por  Juan Celis y dramaturgia de Cros Corona. La acción se enmarca en la musicalización y diseño sonoro de Leonardo Soqui y Carlos Corona.

El ser humano siempre tiende a buscar justificación de sus actos, así que dos de los ex-presidentes, a lo largo de su conversación, rememoran su participación en el momento de La hecatombe, cuando fueron asesinadas miles de víctimas de la guerra sucia. Hacen un recuento de las decisiones que tomaron y de las razones que los motivaron, a la vez que se va transluciendo el entramado del poder y la política para evidenciar la responsabilidad individual y los costos morales de sus actos. Más tarde aparece otro ex-mandatario, luce algo decrépito y llega a dar un toque de comedia con su adustez. Aun cuando el autor ubica la historia en la República de Huaxitlán, existen semejanzas con mandatarios de nuestro país, por lo que podríamos pensar que aquello de cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia no es aplicable, sin embargo, la ficción es la llave que abre puertas a un sinfín de posibilidades. La narrativa se hace más amena con las breves y vertiginosas apariciones de Beatriz y Virgilio, quienes esclarecen algunos datos, apuntan ciertas referencias o precisiones oportunas.

Al parecer los ex-gobernantes se encuentran en una especie de antesala en espera del juicio final. Recordemos que en el Infierno de la Divina Comedia del autor italiano Dante Alighieri (1265-1321), el noveno círculo está reservado al castigo de los culpables de malicia y fraude, así que si resultara que estos hombres son traidores a la patria serían conducidos a dicho círculo. Las malas decisiones pueden cambiar la vida de un ser humano, pero cuando éstas afectan a toda una nación, bien podrían provocar una hecatombe.

P1220063La labor de dirección por parte de Carlos Corona es impecable. Su trazo escénico es fluido y preciso, balancea lo discursivo con las apariciones de los dos jóvenes de su elenco. Cuida los detalles y aprovecha a fondo el espacio. El ritmo es preciso.

La labor histriónica, corporal y de expresión por parte del elenco es formidable.  Rodolfo Arias encarna al licenciado Flores, aportando su fuerte presencia escénica, su voz clara y potente, y la emotividad idónea. Jorge Ávalos como el licenciado Diéguez, supera la natural incomodidad de usar una prótesis dental y ofrece un gran trabajo. Emilio Guerrero encarna al licenciado Covarrubias, dicharachero y simpático, a pesar de su seriedad. La sal y la pimienta la proveen Nalleli Montero como Beatriz  y  Luis Arturo Rodríguez como Virgilio, con una agilidad corporal muy coordinada.

El resto del equipo creativo está integrado por: Matías Gorlero en escenografía e iluminación. Trama & Drama vestuario y producción, S.A. de C.V. en vestuario y utilería; el diseño de Estela Fagoaga;  coordinación de estampados de Sergio Mirón. Asistentes: Saira Lagunas y Miriam Quijano; realización de vestuario, Emigdio Fernández y Camisería Bolívar. Alan Uribe imparte la coreografía. Cinthia Muñoz en maquillaje. Juan Celis es asistente de dirección. Luis de Regil en asistencia de maquillaje y realización de dentadura; Antonio Garduño en realización de escenografía y mobiliario. José Jorge Carreón en fotografía. Delia de la O en prensa. Miguel Ángel Díaz y Jesús Nava en medios electrónicos y promoción. Fausto Castaño es productor residente. Ricardo de León y Andrea Poceros en producción ejecutiva. Joel Olmos, Armando Ruíz, Luis Ramírez y Elmer Ramírez son el staff de producción. La Dirección de Teatro en producción general. La hecatombe es una producción de Cultura UNAM, Universidad Nacional Autónoma de México, a través de la Dirección de Teatro, en el marco del Memorial 68.

P1220075Acompaña a estos ex-mandatarios mientras tratan de justificar sus acciones. Se dice que hay que recordar tanto lo bueno como lo malo. Rememorar lo bueno es volverlo a disfrutar, en tanto que lo que fue malo para que nos sirva de experiencia, a fin de evitar que se repita. Un montaje que aborda temas sociales serios, algunos dolorosos, pero visto desde una perspectiva fársica con tintes de humor. Actuaciones memorables, excelente dirección, gran labor de un equipo comprometido con el teatro y la sociedad.

La hecatombe se presenta jueves y viernes a las 20:00 horas, sábados a las 19:00 horas  y  domingos a las 18:00 horas en el Foro Sor Juana Inés de la Cruz del Centro Cultural Universitario, ubicado en Avenida Insurgentes Sur número 3000, Ciudad de México. Duración aproximada: 60 minutos. Costo de la localidad: $150.00. Descuento del 50% a estudiantes, maestros, UNAM, INAPAM y jubilados ISSSTE e IMSS con credencial vigente. Los jueves el costo de la localidad es de $30.00 pesos. Concluye temporada el domingo 7 de octubre de 2018.