NADA QUE TEMER (Aproximación tentativa al estudio del hombre) Versión final

Texto y fotos por:  Eugenia Galeano Inclán

nada

Ver crecer un proyecto es tan interesante como emotivo.  Hace algunos meses asistí a ver el proyecto en proceso de NADA QUE TEMER – Aproximación tentativa al estudio del hombre, una propuesta surgida de un laboratorio teatral comandado por Lydia Margules, quien ha dedicado su vida al teatro y lo utiliza como trinchera para en un intento de mejorar al mundo y hacerlo más equitativo, elevando voces que tengan algo que decir respecto de injusticias, errores, omisiones, crímenes.

 

En la sinopsis se lee:  “NADA QUE TEMER – Aproximación tentativa al estudio del hombre, es un espectáculo escénico-poético que busca construirse en torno a un cuestionamiento crítico de la violencia desde una revisión de ls masculinidad trazando una línea entre su intimidad y la colectividad“.

 

Ante la preocupación de estar viviendo la violencia de género que se ha desatado en nuestro país, Lydia Margules y Karla Villegas decidieron hacer una representación que englobara la masculinidad.  Fue así como se integró el laboratorio para que en equipo llevaran a cabo un análisis profundo del comportamiento masculino hasta llegar a su raíz, encontrando que está viciado desde su origen por los códigos de conducta.  Luego de lecturas interminables sobre el tema, dieron inicio el trabajo de mesa, intercambiaron ideas y las fueron estructurando.  Los textos que los participantes propusieron fueron compilados por la dramaturga Karla Villegas.  Luego de todo esto, dieron paso a los ensayos.

nada2

NADA QUE TEMER – Aproximación tentativa al estudio del hombre comienza y termina con palabras del poema “Yo soy el individuo“, en razón de que tomaron como punto de partida dicho poema.  “Yo soy el individuo” –Soliloquio del individuo– es de la autoría de Nicanor Parra nacido en 1914 en una comuna precordillerana de la Provincia de Ñuble, en la Región del Biobío, Chile y fallecido en enero del año en curso.  Nicanor Parra se desempeñó como poeta, matemático y físico, llegando a ser una gran influencia en la literatura hispanoamericana, galardonado en múltiples ocasiones obtuvo el Premio Nacional de Literatura en 1969 y el Premio Miguel de Cervantes en 2011 y fue candidato al Premio Nobel de Literatura en varios años, también fue conocido como el creador de la antipoesía.  En virtud de que Nicanor Parra describe en el poema de referencia describe la historia de la humanidad hablando en primera persona, ilustrándolo con algunos pasajes autobiográficos, el laboratorio consideró que “Yo soy el individuo” reflejaba parte de lo que querían expresar y también porque coincidieron en que con el tiempo la individualización del hombre se ha ido perdiendo y ellos quisieron rescatarla y reafirmarla.  La libertad del ser humano también está en su individualidad y no en ser uno de tantos cortado por la misma tijera.

 

Por otra parte, el título de NADA QUE TEMER fue elegido en honor del poema homónimo escrito por Jacques Prévert, en el que alude a los muertes y, entre otras cosas, dice:  “sus muertos están bien muertos“.  Jacques Prévert (1900-1977), poeta, autor teatral y guionista cinematográfico francés.  Los hombres tienen que afrontar sus propios miedos, sus fantasmas, sus responsabilidades y hasta su muerte sin temor.

 

Aun cuando el análisis realizado por el laboratorio fue extenso, los participantes decidieron que los textos debían ser cortos para dar relevancia al lenguaje corporal.  En NADA QUE TEMER – Aproximación tentativa al estudio del hombre la corporalidad dice más que la palabra.  Los breves textos se repiten una y otra vez durante la representación.  Se refieren a valentía, fuerza viril, forma de hablar, gustos personales, cómo ven a la mujer, aludiendo a diversos arquetipos de masculinidad.  Las frases comienzan con “ser hombre es  …“, o bien, “ser hombre tiene que ver …“, hablan de leña, fuego, sexo, músculo, puños, dolor, resistencia, lastimar y hasta de la postura que deben adoptar al sentarse.   Se escucha de todo, por ejemplo:  “los hombres tenemos que saber construir y saber destruir“;  “a estas alturas me siento más hombre y menos hombre“; una que otra de contundente significado como “un mal hombre no es un hombre,  es un animal” y algunas no del todo ciertas: “los hombres tenemos sexo, no hacemos el amor“, lo cual aplica en la mayoría de sus relaciones, pero no cuando están enamorados.

 

En la puesta en escena de NADA QUE TEMER – Aproximación tentativa al estudio del hombre el movimiento es constante.  El elenco se desplaza de un lado a otro a su propio ritmo, enunciando sus parlamentos mientras realizan la rutina que les corresponde.  Las secuencias coreográficas son similares, pero individualizadas.  Cual satélites en órbita, cada uno va por su lado.  De vez en cuando parecieran tratar de arrancarse las ideas arcaicas, mismas que están tan arraigadas dentro de su ser, marcando su comportamiento, les sea cómodo o estorboso, incluso inhibidor de su libertad para expresar su íntimo sentir, así que para desprenderse de esos códigos de conducta se requiere de una catarsis profunda y dolorosa.

nada3

Ahora que se representa la versión final de NADA QUE TEMER – Aproximación tentativa al estudio del hombre, comprobamos que Lydia Margules logró llevar a buen puerto su propuesta, convirtiéndola en un concepto integral y dejando plasmadas escénicamente las ideas surgidas del laboratorio.  Las coreografías se afinaron y se hicieron más consistentes, a los tonos en que se enuncian las frases se les proveyeron mejores matices, el vestuario coadyuva a abarcar distintas clases sociales, dejando en claro que todos los hombres caen dentro de los arquetipos establecidos.  Agregó detalles, como por ejemplo, escritura con tiza en la pared  o proyecciones.   La energía que emana de las dinámicas coreografías envuelve al espectador y lo conducen a la reflexión de si debieran o no seguir vigentes las costumbres que han regido al ser masculino.

 

Además de todo esto, Lydia Margules incorporó una intervención in situ por parte de un actor invitado en cada función, lo cual es todo un reto para quien participe.  El actor correspondiente se integra en tal forma al montaje que el público lo ve como parte integrante de éste.   Los actores invitados son:  Video de David Miranda,  Gutemberg Brito,  Ricardo  Rubio de Interflamenca  y  Antonio Cerezo.

 

El elenco está conformado por:  Alexandro Guerrero,  César René Pérez,  Emilio Savini  y  Marduk Serrano, quienes al igual que en el trabajo en proceso ofrecen un trabajo muy comprometido y corporalidad extraordinaria.  Para ejecutar sus rutinas requieren de particular concentración, puesto que cada quien va por su lado, deben aislarse -al menos mentalmente- del movimiento de sus compañeros, además de lograr la sincronización entre parlamentos y rutinas.  Digno de admiración el fuerte compromiso del elenco, su esfuerzo es tal que terminan bañados en sudor.

 

La labor de dirección por parte de Lydia Margules es impecable.

 

El equipo creativo para esta interesante idea original de Karla Villegas y Lydia Margules, está integrado por:  Saúl H. Liera en diseño de vestuario, con prendas coloridas manchadas con rojo sangre, definiendo ocupaciones mediante saco formal, chamarra, camiseta y chaleco antirreflejante;  Ricardo Cortés en diseño sonoro, dando apoyo a cada movimiento con notas musicales;  Karla Villegas como dramaturgista;  Homero Hernández como asistente de dirección;  Lydia Margules en dirección general, diseño de espacio e iluminación y puesta en escena.

 

La producción es por parte de la agrupación Museo Deseo Escena.

 

Tal vez viendo en escena códigos de conducta que no tienen finalidad alguna, tomes conciencia de que se requiere de un cambio.  Todos los seres humanos merecemos iguales condiciones y respeto.  Seas hombre o mujer, anímate a ver este proyecto donde se entrelazan el habla y la corporalidad en una coreografía estética y coordinada.  Apresúrate porque sólo quedan dos funciones de su temporada.

 

NADA QUE TEMER – Aproximación tentativa al estudio del hombre

se presenta lunes y martes a las 20:30 horas en

CARRETERA 45 TEATRO

ubicada en Juan Lucas de Lassaga número 122

–Estación San Antonio Abad del Metro–

Colonia Obrera

Ciudad de México

 

La temporada concluye el martes 20 de noviembre de 2018