NO HAY NAVIDAD PARA LUCI y FER

Por Sylvia M. Rios Casanova

Fotos INEGI

 no hay navidad ligero

El teatro es magia en muchos sentidos y esta se da cuando se unen talentos, entusiasmo, alegría y el gusto por compartir, es así que el pasado mes de diciembre acorde a la temporada navideña, en las oficinas del INEGI del edificio Parque Héroes más de 20 entusiastas trabajadores de áreas diversas se unieron, organizaron y representaron la pastorela No hay Navidad para Luci y Fer, cuya característica más relevante de esta puesta en escena es como ellos mismo lo señalan: “…no hay director de escena, todos somos codirectores, todos escuchamos las voces de todos, cada uno contribuye con su idea, esta se implementa o se retoma y se genera una en conjunto. Todos tenemos personalidades muy diferentes sin embargo toda nuestra interacción se ha desarrollado en un marco de absoluto respeto.  Hay un guionista principal, o más bien como él dice un adaptador de guion, pero todos hemos contribuido con alguna frase, con alguna idea”.

 

El resultado fue una obra divertida, con buen ritmo y diálogos ingeniosos donde pastores, diablillo, ángeles y los Reyes Magos tuvieron como siempre diversos contratiempos en su viaje a Belén y en cuyo trayecto se encontraron con el canto de una bella ángel, una picara diabla y un encantador pastor éste último cantando “Imagine”  de John Lennon, además de una pareja de baile con gran ritmo y sabor, cada intervención musical y de baile fue muy aplaudida por el público al descubrir y reconocer  el talento de todos y cada uno de ellos. El final de la obra no fue menos divertido y emotivo al cantar todos los integrantes de la pastorela la tradicional Noche de Paz y desde lo alto del edificio recibir una lluvia de globos.

 

La obra se volvió a presentar el 10 de enero del año que inicia en el Auditorio Carlos M. Járque contando con la presencia del presidente del INEGI el Dr. Julio Santaella, compañeros de trabajo y algunas de sus familias, la puesta fue de nuevo divertida y muy disfrutable en particular con el canto del coro final incluido todo el público asistente sin duda fue un momento emotivo y bello.

 

Es de reconocer a todos los integrantes de esta pastorela su generosidad por propiciar y compartir un momento de sana diversión y esparcimiento, así como apreciar la sensibilidad del Presidente del INEGI por apoyar esta actividad cultural que enriquece y nos integra como compañeros de trabajo pero sin duda aún más como personas. ¡Enhorabuena!