QUE DEJEN TODITOS LOS SUEÑOS ABIERTOS (HOMENAJE A FRANCISCO GABILONDO SOLER CRI-CRI)

Por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

 Cri cri

Conocido por todos, inclusive en muchos casos por las nuevas generaciones, Francisco Gabilondo Soler, Cri-Cri, escribió un sinnúmero de cuentos y canciones que han quedado en la memoria, en el consciente de todos los que nos negamos a dejar de soñar, vivir un mundo de fantasía donde sus personajes recrean historias, música, coreografías. En torno a él, su creación incluye 226 canciones y más de 500 seres que cobraron vida gracias a su talento y creatividad, con los que enmarca el entretenimiento de millones de infantes y adultos, no sólo en la República Mexicana sino en el ámbito internacional.

 

Mario Iván Martínez, reconocido histrión, cantante y cuenta cuentos le rinde un emotivo homenaje, donde interpreta temas clásicos como La marcha de las letras, Che araña y El ratón vaquero, sin embargo, incluye otras poco populares como La sirenita, un poema de canción y una gran musicalización. El programa incluye, además de las ya mencionadas: Caminito de la escuela, El barquito de cáscara de nuez, Chong ki fu, Jorobita, El fantasma, Los sueños, El jicote aguamielero y Juan pestañas.

 

Espectáculo emotivo, cautiva a los pequeñines, a sus padres, a sus abuelos, más de alguno canta a la par de Mario Iván, en la memoria está la ingeniosa producción temática. Sin escenografía, tan sólo unos cubos, la producción se apoya en el multimedia donde se proyectan lugares, escenas para respaldar el trabajo de los intérpretes. Además de Mario Iván, tienen presencia escénica Jimena Parés y Pablo Rodríguez, un trío para deleite del respetable.

 

Que dejen toditos los sueños abiertos se presenta en el Teatro Julio Castillo, del Centro Cultural del Bosque (Ciudad de México), hasta el 19 de agosto, sábados y domingos a las 12:30 horas.