SALA DE TEATRO. ASÍ QUE PASEN CINCO AÑOS (V Aniversario)

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

 sala_ligero

Dicen que las paredes guardan secretos.  En cierta medida esto es verdad, ya que nuestros cuerpos emanan energía y algo de ésta se va impregnando en los seres con quienes convivimos, en los lugares que habitamos y en las cosas que tocamos.  Aparte, nuestra mente tiene alas.  Cuando estamos frente a una pintura famosa, imaginamos al artista plasmando el lienzo, al igual que si visitamos un museo o espacio histórico visualizamos a la gente que en su momento vivía allí o deambulaba.  Por ejemplo, en las habitaciones del Castillo de Chapultepec, no podemos dejar de imaginar a Carlota y a Maximiliano caminando por ahí.  Nuestra Ciudad de México tiene tantos sitios de interés que nos es imposible conocer todos.

 

Hoy hablaremos de uno que no mucha gente conoce.  Se trata de la SALA DE TEATRO ASÍ QUE PASEN CINCO AÑOS y que es ni más ni menos la casa donde vivía el brillante director escénico Julio Castillo y en ese espacio también ensayaba sus destacadas obras.

 

Julio Castillo nació en el Barrio de La Lagunilla de la Ciudad de México el día 3 de octubre de 1944, se desempeñó como actor, director teatral y también dirigió películas y programas de televisión.  Fue como director escénico donde logró sus mayores logros.  Lamentablemente su trayectoria quedó trunca, toda vez que cuando su carrera estaba en pleno apogeo y todos aspiraban a trabajar con él, lo afectó un padecimiento hepático contra el que perdió la batalla y falleció poco antes de cumplir los 44 años de edad.

sala2_ligero

El nombre de Julio Castillo está escrito con letras de oro en los anales del teatro mexicano.  Junto a su amigo y maestro Héctor Mendoza fundó en 1987 el Núcleo de Estudios Teatrales -NET- y al lado también de Héctor Mendoza y de Luis de Tavira colaboraron estrechamente en el desarrollo del Centro Universitario de Teatro -CUT- de la Universidad Nacional Autónoma de México -UNAM-.

 

Las dos obras cumbre por la que será siempre recordado son “De película” y “De la calle“, ambas con elencos extraordinarios que ahora son figuras muy reconocidas.

 

Se considera a Julio Castillo como un renovador y no es para menos.  Le gustaba la experimentación.  Por ejemplo, “De película” fue un espectáculo emanado de los sueños de Julio Castillo y de sus fantasías de niño a partir de un regalo que le hizo un tío suyo consistente en una pequeña caja de cartón con un espejo en su interior a través del que se podían pasar infinidad de imágenes.  Julio Castillo dijo a su nutrido elenco conformado por 21 actores y actrices –Damián Alcázar, Philippe Amand, Rodrigo Bernal, Juan Cristóbal Castillo, Juan Carlos Colombo, Julieta Egurrola, José Luis Guadarrama, Irán Guzmán, Gerardo Martínez, José Luis Martínez, Martha Navarro, Martha Papdimitiou, Lucía Pailles, Rafael Pimentel, Luis Rábago, Arturo Ríos, Miguel Solórzano, Lucero Trejo, Lourdes Villarreal, Néstor Zacco y Rosario Zuñiga– que él propondría las ideas y los personajes y que ellos debían hacer sus creaciones individuales.  Tras este laboratorio teatral, Blanca Peña habría de plasmar el texto definitivo.

sala3_ligero

En la vida personal de Julio Castillo “Así que pasen cinco años” fue quizá la obra más significativa. Esta obra de la autoría de Federico García Lorca está dentro de las que integran el llamado “teatro imposible de Lorca“, debido a que el lenguaje que priva está muy influenciado por el surrealismo.   Como lo acostumbraba, Julio Castillo venció los retos y fue todo un éxito.  De este montaje, las palabras de Héctor Mendoza fueron:  “Ver la puesta en escena de Julio Castillo de ‘Así que pasen cinco años’ es gozar de una experiencia del teatro más puro y esencial de nuestro tiempo“.  Sin embargo, no sólo fue especial esta obra para su creador por el triunfo, sino porque fue en la que conoció a Blanca Peña y en la que trabajaron juntos por primera vez, él como director y adaptador y ella como productora.

 

De ese encuentro surgió el amor entre ellos, contrajeron matrimonio y procrearon tres hijos: Martín, Juan Cristóbal y Philip.

 

Juan Cristóbal Castillo se dedica a la dirección teatral siguiendo el ejemplo de su padre y junto con su esposa Heleanne fundaron la compañía TELEMAKIA TEATRO.  Bajo la premisa de que “Es el sueño de todo artista escénico tener una sala propia, en donde poder programar a placer, necesidad y egoísmo, que asegure tener un escaparate para mostrar lo trabajado“, decidió abrir las puertas de la casa paterna e inaugurar la SALA DE TEATRO ASÍ QUE PASEN CINCO AÑOS, como sede de TELEMAKIA TEATRO y también para brindar un espacio que albergara las obras de pequeños grupos independientes.

 

El nombre de la Sala obedece al romanticismo que para toda la familia conlleva aquella obra que unió los destinos de Julio Castillo y Blanca Peña.

 

El inicio de actividades de la SALA DE TEATRO ASÍ QUE PASEN CINCO AÑOS ocurrió justo hace cinco años.  Para conmemorar el V Aniversario,  TELEMAKIA TEATRO retomó el mismo montaje LA BUENA MUERTE que fue con el que se inauguró la Sala.

P1220624

Con la idea de dar un giro a las típicas representaciones que se hacen en nuestro país en torno al Día de Muertos se concibió LA BUENA MUERTE, una puesta en escena conformada por tres obras  cortas:  “El Corazón Delator” de Edgar Allan Poe -en una versión muda-;  “Dinero Caliente” de la autoría de Heleanne -al estilo de las películas dirigidas por Federico Fellini-,  y  “Una tarde, un domingo en la alameda” de la autoría de Juan Carlos Cuéllar -una falsa crónica sobre la Emperatriz Carlota y su paso por México”.

 

El elenco de LA BUENA MUERTE está integrado por:  Fabián Hurtado,  Daniel Lemus,  Ramón Saburit  y  Juan Carlos Cuéllar.

 

El Corazón Delator” es algo sombría, en virtud de que alguien habrá de ser asesinado.  “Dinero Caliente” trascurre durante el velorio de la madre de tres hermanas, las cuales irán revelando la forma en que se sienten con respecto a la muerte de su progenitora.  “Una tarde, un domingo en la alameda” muestra a una Emperatriz Carlota deseosa de retornar a su patria, mientras recorre pasajes históricos y lugares tradicionales de un México del que quiere alejarse.  Tanto la trama como las situaciones que se plantean en cada una de estas obras constituyen entretenimiento para el público.

 

La labor de dirección por parte de Juan Cristóbal Castillo resulta impecable.  Su trazo escénico provee del entorno adecuado a  LA BUENA MUERTE.  Aprovecha el espacio a fondo y el ritmo es preciso.

 

A pesar de no contar con equipos de vanguardia, logran distribuir bien la iluminación y reproducir la música oportuna.   El vestuario es acorde a los personajes, estético y lucidor.

Jésica Meleck funge como asistente.

Es loable el empeño que han puesto Juan Cristóbal Castillo y Heleanne para mantener a flote este espacio sin apoyo ni patrocinios.  Teatro totalmente independiente que requiere de mucha dedicación, trabajo y constancia.

 

El día 25 de octubre, fecha del Aniversario de la SALA DE TEATRO ASÍ QUE PASEN CINCO AÑOS Juan Cristóbal y Heleanne recibieron a medios y a invitados especiales, a quienes ofrecieron un pre-estreno de LA BUENA MUERTE y luego de la función hubo un grato convivio en el que se brindó para que cumplan muchos años más.

 

No pierdas la oportunidad de conocer la casa donde vivió Julio Castillo, uno de los directores más renombrados de la escena mexicana.  Además podrás ver LA BUENA MUERTE, con la que te divertirás, olvidándote de lo cotidiano.  La entrada es libre, sin embargo, lo único que mantiene este tipo de teatro son los donativos, así que al efectuar tu aportación toma en cuenta el gran trabajo que hay detrás de lo que se representa en escena y que todo artista merece recibir un pago por su desempeño.  El cupo es limitado, pero puedes reservar tus localidades con anticipación.

 

 

LA BUENA MUERTE

se presenta los domingos de noviembre de 2018

a las  18:00 horas  en la

SALA DE TEATRO ASÍ QUE PASEN CINCO AÑOS

ubicada en Cacahuamilpa número 24

entre Plaza Popocatépetl y Circular Ámsterdam

–a dos cuadras de la Estación Álvaro Obregón del Metrobús–

Colonia Hipódromo Condesa

Ciudad de México

 

Entrada libre

 

Duración aproximada:  60 minutos

 

Reservaciones:   63902422