TEATRIKANDO

Texto y foto por Benjamín Bernal, presidente de la APT

La comedia que sale mal

De alguna manera reinventan el género de la comedia. No se trata de hacer diabluras, ni travesuras escénicas, sino hacernos reír a través de la no acción, la equivocación, dejar que suceda lo absurdo al tiempo que un grupo actoral inocente de principiantes monta una obra (¿inglesa?) acerca de un asesinato. Claudia Álvarez es la novia de uno de los probables culpables del delito. Sucede que tal muerto no lo está, sino que hace todo lo posible porque no lo saquen del cuarto; dos miembros de la compañía harán todo lo posible por arreglar los muebles y los cuadros sin éxito; son clowns que se suponen gente seria.

Integran el singular reparto: Daniel Haddad, Artús Chávez, Adrián Vázquez (muy trabajador que ha andado), Juan Carlos Medellín, Luis Rodríguez “Guana”, Ari Albarrán, Iván Carbajal, Ana Sofía Gatica, Daniel Bretón y Daniel Ortiz. Honor a quien honor merece: no hay uno que no sobresalga, porque han sido dirigidos cronométricamente por Mark Bell (ha conducido esta misma obra en el West End, Londres y en Broadway) Estamos seguro que dará un brinco la dirección de escena mexicana con este trabajo, no a todos les queda el puro, pero habrá algunos que tomarán alguna idea sin imitar directamente. Claudia Álvarez substituye a Irene Azuela que en la primera temporada dejó muy buen sabor de boca. Teatro Helénico, los fines de semana.

Aquella banca del parque

Con Irene Moreno, Lu Huacuja y Roberto Salbuero. Asistimos a un musical lleno de buenas ideas. Ha crecido, pues empezó como una narración de Microteatro y ahora ya está en hora y media. Se trata de una historia de amor llena de poesía que debe ver usted, porque hay muchas historias “fuertes” que en su afán por impresionar se agotan.

Un buen trabajo, con tres excelentes voces y coreografías mínimas para transmitirnos la seguridad de que vale la pena vivir, porque el mañana es incierto y debemos de estar atentos a dar el amor cada día, a cada momento. Se presentan en La Teatrería los domingos a las siete de la tarde.

sueños de polvoSecreto, sueños de polvo

Es un trabajo poético que se pudo ver en los teatros breves de Art House. Hay un cuartito del cual desciende un telón circular; empiezan las acciones, durante quince minutos vemos a Germán Gastelum y Tonny Batres intercambiar diálogos, movimiento que simulan caricias, ataques, dulzura y a veces hastío. Es una obra redonda que debería hacerse obligatorio ver en dependencias del Estado y después establecer un diálogo abierto. Para concientizarlos: el amor es superior a cualquier sentimiento.