TEATRO DE ATRIL PARA HACER COMEDIA (DIOS MÍO, ¡HAZME VIUDA POR FAVOR!)

Texto y foto por Miryam Almanza

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Se presentó en Aguascalientes la obra de teatro Dios mío, ¡hazme viuda por favor!, y como todas las que produce Rubén Lara, dejó en el público una reflexión, además de una sonrisa. El texto, original de Josefina Vázquez Mota, a través de lecturas dramatizadas, habla sobre las diferentes circunstancias que las mujeres enfrentan cuando viven con su pareja, mismas que en algún momento las llevan al punto de desear que él no existiera como una solución a la mayoría de sus problemas, ¿les suena conocido? Y no sólo eso, aborda también los prejuicios que la sociedad ha impuesto a las mujeres que, si bien han perdido a su compañero (no precisamente por asesinato, jeje), también se han atrevido a separarse de éste buscando una mejor vida, o simplemente han decidido permanecer solteras.

El elenco estuvo conformado por Helena Rojo, María Sorté, Ivonne Montero, Laura Carmine y Claudia Martín, todas excelentes actrices que representan a mujeres de diferentes generaciones en el escenario. La obra comenzó de menos a más; el público parecía inquieto, a veces reía, otras no, pero se fue adentrando en la trama hasta permanecer -en ocasiones- en una especie de extraño silencio, y nosotros pensábamos: ¿no les gustó la obra? ¿o se sentirán identificados con las diferentes situaciones que se narran?, todas describiendo lo difícil que es ser mujer en la actualidad, por el tipo de sociedad en que nos hemos convertido, porque la doble moral está siempre presente, y porque  juzgamos sin vernos primero a nosotros mismos.

Tal vez para algunos el tema es frívolo pero el público salió contento. Dios mío, ¡hazme viuda por favor!, se presentó en el Teatro Aguascalientes en dos funciones, producción de Rubén Lara y dirección de Abril Mayett.