¡UN GRITO QUE LO ARRASE TODO!

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

UN GRITO_1En México hay feminicios, eso es indudable, es un mal que aqueja a la sociedad desde hace más de una década sin que hasta la fecha el gobierno haya podido contrarrestarlo. Por desgracia, sigue pasando y seguirá mientras no se hallen a los culpables y haya leyes que castiguen a la gente que no quiere a las mujeres, vamos, que no se quiere ni a sí misma. En México, las cifras son alarmantes, entidades como el Estado de México y Chihuahua son focos rojos de la inseguridad e indefensión vivida por las mujeres.

Teniendo este contexto, aunado a una experiencia familiar, Yadira Torres clama en Un grito que lo arrase todo por Justicia, sí, una palabra que tal vez a los mexicanos poco nos hace eco en la consciencia porque nos hemos acostumbrado a ser indolentes con lo que pasa a nuestro alrededor y, menos aún, a pedir que se haga justicia. Ella, por su parte, no se desanima, y sigue en pié de lucha exigiendo Justicia por la muerte de su amada hermana Giovana, hecho que la marcó desde el día de los acontecimientos y que demuestra la forma en cómo un acto de esta magnitud afecta a la familia que lo vive.

UN GRITO_2Durante la obra ella nos platica cómo fue la relación con su hermana y nos muestra la forma en que la sociedad y la cultura señalan lo que debe ser al amor, un amor incondicional, el que dejas de ser tu misma para ser la expectativa del otro, en el que si sufres está bien porque es parte de lo mismo, y entre más sufras, mejor, porque si no es así es como si no lo hubieses vivido, sin saber que el Amor es eso, Amar, no sufrir, es respeto y vida en armonía pese a los embates de la vida y lo cotidiano.

Aunque por momentos, a mi juicio, un poco sobreactuada, es una obra de conciencia social que te hace reflexionar. El uso del video mostrando extractos de películas clásicas de amor como Titanic o Lo que el viento se llevó, o de series animadas de televisión como Candy, entre otras, estuvo muy ad hoc con el texto. El vestuario de la actriz, un vestido corto, para recordar a su hermana; los tacones, un acto de ponerse en los zapatos de su hermana, puede ser, o más bien porque al colocárselos siente que su hermana siempre estará con ella. El final, me parece, no tiene la fuerza que yo esperaba, sin embargo, a la gente le gustó y participó entusiasta con la actriz.

UN GRITO_3