VANESSA (EL PROBLEMA SOCIAL DE LA BASURA)

Por: Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Imagen promocional

 

Vanessa

Muchos hemos oído sobre los tiraderos de basura pero pocos sabemos cómo se vive ahí, en sus entrañas, el problema social que representan, no solo para quienes están en sus colindancias, sino para los que nacen, pasan su niñez, su adolescencia y se convierten en adultos en ese medio. Algunos verán sus últimos días en ese muladar, donde hay de todo, de todo lo malo, donde más adentro del olor hay otros olores que taladran el cerebro, personas de todas las edades “peinando” basura, donde se espera algún día encontrar un tesoro, donde se respira libremente aunque huela a mierda.

 

Nuestro personaje lleva el mismo nombre de la obra: VANESSA. Tania y. Mayrén -autora e intérprete- nos introduce a una pieza unipersonal de teatro documental, conjuga la realidad y la ficción, la idea es involucrar con el problema que representa la basura en el ámbito internacional.

 

Muchos sabemos de la existencia del tiradero a cielo abierto bautizado como Neza III del Bordo de Xochiaca. Tania con vehemencia denuncia todo lo que ahí acontece, la sobrevivencia, de cómo algunos están limitados a ese pequeño universo, algunos nunca salen al mundo exterior. Vanessa no tiene certeza de nada, nace rodeada por una montaña de basura, su madre la esconde, su único amigo es Topo, con quien comparte juegos y experiencias. Su madre hasta los siete años de edad la niega, luego la prepara (arregla) para satisfacer sexualmente al líder. El texto está muy bien estructurado, más si se toma en cuenta que en un sentido amplio es teatro documental; plantea rompimientos, dos personajes: Vanessa y la propia Tania. En breve tiempo -un poco más de una hora- nos cuenta una historia brutal, desgarradora, infrahumana, la de una niña pepenadora quien sueña con el mar, sabe de éste por lo visto en revistas encontradas en el tiradero.

 

Germán Castillo en su calidad de director no cae en el garlito del desgarre de las vestiduras, en forma objetiva y realista lleva al personaje a aceptar su vida como algo natural, al menos en principio; inclusive le da un tono poético a la tragedia, no hay exabruptos. Puesta minimalista, se emplea el multimedia, se proyecta un fragmento en vivo. Aprovecha las cualidades histriónicas de Tania, pone al servicio del monólogo su amplia experiencia teatral. El diseño sonoro y música original son de Rodrigo Castillo; el diseño de video y vestuario de Abril Pinedo.

 

VANESSA forma parte de la trilogía AUTORRETRATO, conformada por ANNA (2014) y HEDDA (2017), El montaje tiene lugar en la Sala Xavier Villaurrutia del Centro Cultural del Bosque (Ciudad de México), hasta el 28 de octubre, jueves y viernes a las 20:00, sábados 19:00 y domingos 18:00 horas.

 

 

Septiembre 2018