“HE ESTADO APRENDIENDO A SER UNA MUJER TERRESTRE; VER LA NATURALEZA…”: MARCELA MORÁN

Texto y foto por Julieta Orduña

Alguna vez te has preguntado, ¿qué estás haciendo aquí y por qué actúas de un modo determinado? ¿Te has preocupado por tu entorno ambiental?, ¿ves constantemente tu cuerpo y a la vez te preocupas por lo que gira a tu alrededor?, ¿eres libre?

Estas y más preguntas están intrínsecas en un trabajo filosófico, físico, astronómico, que la maestra Marcela Morán ha trabajado a lo largo de varios años: “Comencé un viaje a Oaxaca en el 2005 y fui generando la idea. Fueron 16 años de investigación”.

Mujer terrestre es sólo una de las cuatro partes del cual se pretende realizar un espectáculo de gran formato, en multimedia: “Tenemos ya cuatro años planeando Mujer de Dios que va ser un espectáculo de gran formato”.  Sin duda este trabajo de introspección no es nada fácil, se debe tener una trayectoria y muchas lecturas: “Llevó años leyendo mecánica cuántica, soy fan de la astronomía y se escribe a diario, ya que lo escrito hace que no se disgregue”. Por su parte, la directora y actriz Mónica Zenyasen comentó acerca del trabajo de Marcela: “La estructura del lenguaje está basado en la emoción, la cual dicta los demás lenguajes, no sobre un escrito”. Esta obra no se basa en una dramaturgia con sus reglas específicas: “Se escribe con las emociones, hay libertad y va variando”, menciona Morán.

Este espectáculo no sólo está dirigido a las mujeres sino está abierto a todo púbico: “Los hombres que vienen a la función, cuando se prenden las luces están llorando porque no pueden ni hablar y algunos que han repetido función también. Hubo un hombre que comentaba -es que tengo que aprender a ser un hombre terrestre-. La mayoría no saben qué hacer con lo que sienten”, señalan las maestras Zenyasen y Morán. Además, un espectador hizo su comentario al ver la obra: “Nos falta soltarnos un poquito más y aprender a vivir esa emoción y sacarla y ser libres”.

No únicamente los hombres han disfrutado la puesta sino también el equipo tuvo la fortuna de tener un público autista: “Mujer terrestre se estrenó con público autista (de 16 a 40 años), quienes nunca habían ido al teatro porque los sacan o no los dejan entrar, pero aquí tuvieron esa oportunidad y la función fue especial para ellos, y nos fue muy bien; el autista tiene otro nivel de sensibilidad”, indicaron.

Las espectadoras emocionadas al final de la obra comentaron: “Es una obra que no es montada sobre un guion, no es algo que se memoriza, es algo que vas sintiendo. La idea es muy buena, pero la interpretación es impactante, ya que te deja qué pensar, qué sentir; te deja una tarea para seguirla día a día. Ojalá varias mujeres vean este trabajo escénico”.

Marcela Morán nos deja con esta reflexión: “He estado aprendiendo a ser una mujer terrestre, ver la naturaleza, incluso, las piedras (…) pero no lo he logrado totalmente”. El espectáculo estará todos los jueves de mayo en Teatro Café, ubicado en Madero 723, en el Centro de nuestra ciudad.

Visitado 24 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...