LAS COSAS DE ANA

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

las cosas_ligero

Se dice que basta revisar el contenido de un bolso para conocer la personalidad de una mujer. Esto no es exacto, pero sí puede dar una idea de aquello que la mujer cree podría serle útil al salir de su casa. Las preocupadas por su belleza, llevan todo tipo de cosméticos para retocarse; las prácticas suelen llevar paraguas, abanico, linterna; las compradoras no saldrán sin tarjetas de crédito y efectivo. Ana sólo guarda lo indispensable, lo curioso en su caso es que los objetos que guarda son los que más la conocen y están en la mejor disposición de cuidarla y brindarle apoyo. En efecto, eso es lo que sucede en Las cosas de Ana, obra escrita por Javier Malpica.  Y eso no es todo, los objetos cobran vida, pueden hablar y moverse cúal si fueran personas, como en aquellos relatos que escuchábamos cuando éramos niños.

Lo paradójico es que no se trata de un cuento infantil ni de una comedia ligera, sino que en realidad es teatro de denuncia, puesto que a través de la trama se van develando pasadizos oscuros que conducen a ámbitos de corrupción, mentira y trata de personas. Para escribir Las cosas de Ana, la inspiración le llegó a Javier Malpica de una noticia que impactó a la sociedad mexicana no hace mucho, al darse a conocer que un diputado estaba vinculado con una red de prostitución. Javier Malpica, dramaturgo y director mexicano, ha escrito diversos dramas, algunos en coautoría con su hermano Antonio. Javier siempre se ha preocupado por temas sociales y acostumbra abordarlos en su obra. En su haber tiene numerosos premios y reconocimientos.

En el caso de Las cosas de Ana, Javier Malpica optó por utilizar la farsa para narrar lo hechos y es así como en forma de comedia eleva una crítica sobre los alcances sociales que en cierto modo han hecho que los ilícitos se lleguen a ver como algo «normal», ya que ha habido casos que denotan permisividad al ejercicio del poder machista, misógino, sexista y violento. Al mismo tiempo, el autor alerta sobre el incremento en vacíos personales a raíz del uso desmedido de redes sociales y medios digitales que terminan despersonalizando a muchos, sobre todo, a quienes se aíslan, pues esto los hace mucho más vulnerables. El propósito de Javier Malpica es llevar al público a la reflexión, a fin de provocar una sensibilización con respecto a peligros y daños potenciales.

las cosas3 ligero

El texto de Javier Malpica está estructurado y capta el interés desde su inicio. A lo largo de la función hay varios cambios de rumbo, lo cual hace que la expectación vaya creciendo. La comedia y el suspenso se van entrelazando paso a paso. Una forma muy entretenida de hablar sobre algo fatídico.

En la sinopsis de Las cosas de Ana se lee: «Cuando Ana decide cargar en su bolsa una manzana, entendemos que algo no anda bien, ya que esta acción no corresponde con su comportamiento metódico y obsesivo. Desde las voces de las cosas guardadas en su bolsa nos enteramos de la terrible noticia que ocasionó este cambio y que intentará resolver valiéndose de sus pertenencias».

La acción comienza cuando Las cosas de Ana están a la espera de que Ana salga de su casa, esto tardará algo, ya que Ana es muy metódica. La bolsa de mano de Ana es muy elegante y costosa, ya que es de diseñador. Se precia de haber sido hecha «para hacer felices a todas las mujeres«. Siempre acompaña a Ana y en su interior alberga lo que pudiera necesitar. El contenido usual de la bolsa lo constituyen: unos anteojos graduados, una cartera y un Smartphone. Hoy ha de ser un día especial porque Ana guardó allí una manzana. Las cosas están extrañadas pensando «nunca habíamos tenido una fruta entre nosotros«. La pobre manzana creía ser mejor recibida, pero todos le hacen preguntas que la incomodan.

La labor de dirección por parte de Javier Malpica es impecable. Mediante la farsa, logra que el público entre en la convención de que los objetos sean protagonistas. Alterna bien acción y pausa. Incorpora elementos como el multimedia para ilustrar algunos cuadros, aprovecha bien el espacio. Las coreografías están bien diseñadas y ejecutadas. El ritmo es ligeramente lento.

las cosas2 ligero

El elenco está integrado por: Yara Guerrero (Ana), Érika Pérez (el elegante bolso), Brenda Sánchez Viveros (la cartera), Alejandra Villarruel (la manzana), Gilberto Dávalos (anteojos), Mario Heras (un arma) y Armando Solares (Smartphone). La labor histriónica, corporal y vocal de cada uno es acertada. Destacan las bellas Yara Guerrero, a quien ya extrañábamos ver en escena, y Erika Pérez, quien de algún modo es la líder del grupo y la más apegada a Ana.

Patricia Gutiérrez realiza un atinado trabajo en sus dos rubros, escenografía e iluminación. El dispositivo escénico representa al elegante bolso en forma práctica y funcional. La iluminación está bien administrada. El resto del equipo creativo está conformado por: Gonzalo Macías en diseño sonoro y música. Libertad Mardel en vestuario y utilería. Claudia Garibaldi en asistencia de dirección. Antonio Camacho en saxofón. Carlos Franco en grabación. Vianey Martínez es asistente de vestuario. Erandi Pacho y América Díaz en realización de vestuario. Vladimir Peña y Yara Guerrero en difusión y prensa. Discena gráficos escénicos en diseño gráfico. Horacio Vásquez en fotografía. Vladimir Peña en video y Alejandra Villarruel en producción ejecutiva. La producción de Las cosas de Ana es de LP Teatro  y Teatro y Más Arte Escénico S.C., con la colaboración de In Crecendo, Cuarto Menguante Teatro y la asociación civil Por el Camino de la Igualdad entre Mujeres y Hombres.

Sería lindo que nuestras cosas se preocuparan por cuidarnos y trataran de salvaguardar nuestro bienestar, pero eso sólo le ocurre a Ana en una entretenida ficción. Un relato bien narrado, montaje ingenioso, actuaciones convincentes, personajes poco usuales pero graciosos. Entérate por qué Ana decidió llevar una manzana y acompáñala en los momentos luminosos y oscuros de un día particular. Es loable que a través del entretenimiento se aborden temas de interés social.

Las cosas de Ana se presenta los martes a las 20:30 horas en el Foro La Gruta del Centro Cultural Helénico, ubicado en Av. Revolución número 1500 -cerca de la estación Barranca del Muerto del Metro-, colonia Guadalupe Inn, Ciudad de México. Duración aproximada: 90 minutos. Costo de la localidad: $150.00 pesos. La temporada concluye el martes 14 de mayo de 2019.

Visitado 12 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...