SÍ MI AMOR, LO QUE TÚ DIGAS

Por Eugenia Galeano Inclán

Cartel(1)-SI.MI.AMOR,LO.QUE.TU.DIGAS

Se dice que los hombres son de Marte y las mujeres de Venus, lo cierto es que hombres y mujeres parecieran hablar un idioma distinto. Es tan difícil que un hombre comprenda a una mujer como viceversa. Hay decenas de dichos populares para describir esta situación. No existe literatura, tratados, cursos, enseñanzas ni consejos que nos faciliten el camino para comprender al sexo opuesto. Pero, no importa, porque el amor supera este tipo de incomprensiones y las parejas que se aman siguen uniendo sus vidas aun cuando no se comprendan del todo.

Si un hombre y una mujer se atraen y congenian, iniciarán una relación y si ésta avanza, es muy probable que decidan vivir juntos. Para ello, no es indispensable comprender todo lo que piensa el otro, en virtud de que la mente masculina y la femenina funcionan en forma distinta y es imposible que el pensamiento de ambos sea en el mismo sentido. Lo mejor es hacer todo lo posible para mantener una buena convivencia, amar, respetar y consentir a la pareja, tratando de que sea feliz y esté a gusto.

No se requiere de comprensión cuando prevalecen el amor y la afinidad. En toda relación lo ideal es que los dos persigan el bienestar común. Se pueden ir salvando esos pequeños baches e incomprensión y, en caso de duda, siempre es posible aplicar la frase  Sí mi amor, lo que tú digas. Así es como intitula su obra el dramaturgo mexicano Víctor Salinas, quien se ha especializado en explorar las relaciones de pareja. Con «AMORatados«, de su autoría, tuvo mucho éxito y permaneció en cartelera durante un largo período.

Sí mi amor, lo que tú digas es una comedia ligera en la que se representan diversos momentos de incomprensión en la pareja. Los protagonistas son Claudia y Miguel, dos jóvenes a quienes se verá en diferentes épocas de su relación, como por ejemplo: su primer encuentro íntimo, la alimentación que eligen, un regalo de talla equivocada, el apego a las madres… y a la forma en que éstas preparan sus especialidades culinarias,  la elección de un restaurante,  las amistades,  los programas de televisión, la música, la anhelada entrega del anillo, las dietas, la posibilidad de un embarazo y mucho más.

En forma atinada, el autor no aborda el tema que más molestias causa en una pareja y que es la economía. Lo más curioso es que los protagonistas son interpretados por tres parejas distintas, lo cual da una mejor idea de que en todas las parejas pueden acontecer los mismos sucesos. El relato no es narrado en forma cronológica sino que acciones del pasado y del presente se van intercalando.

Al dar la tercera llamada, el cuerpo actoral se olvida de la cuarta pared, habla directamente al público y pide a los espectadores que sean ellos quienes elijan qué pareja será la número 1, la 2 y la 3. Es probable que esta sea una innovación introducida por el director, pero resulta un juego divertido que hace que la audiencia se involucre más.

La labor de dirección por parte de Sebastián Sánchez Amunátegui, director chileno radicado en México, es admirable. Su trazo escénico es pulcro, infunde una dinámica sorprendente y su manera de entrelazar las situaciones de tres parejas distintas que son una misma es impecable. La acción es constante y el espacio aprovechado a fondo. El ritmo es muy preciso.

Dado que todos los integrantes del elenco tienen compromisos laborales, en escena aparecen tres parejas, pero en realidad son cinco de base, y más se suman al proyecto en caso necesario. El elenco base está conformado por: Adriana Llabrés, Carla Medina, María José Magán, Mariannela Cataño y Zoraida Gómez para encarnar a Claudia. Aarón Balderi, Alejandro Sandí, Chris Pascal, Juan Martín Jáuregui y Luis Carlos Muñoz para interpretar a Miguel. En la función a la que asistí, actuaron: Mariannela Cataño, Verónica Bravo  y  Zoraida Gómez, como Claudia, y Aarón Balderi, Alejandro Sandí y  Juan Martín Jáuregui, como Miguel. Todos ofrecieron un buen trabajo histriónico y corporal, además de su grata presencia escénica.

La escenografía es bellísima, representa el departamento que todos quisieran tener, espectacular vista por la ventana, fino mobiliario, desniveles, amplitud, buena decoración. El diseño fue creado por Óscar Acosta. La iluminación diseñada por Isaías Martínez está bien impartida. La música original para proveer el entorno adecuado es de Tareke Ortiz. La canción Los amantes es de Pambo.

El diseño de vestuario y styling lo aporta Macarena Martínez Verti, con finas prendas de buena confección, excelente caída y colorido variado. Los productores son: Omar Ahed en producción general y Daniel A. Madrid en producción ejecutiva. Sí mi amor, lo que tú digas es presentada por OAK LIVE!

Quedas cordialmente invitado a conocer a Claudia y a Miguel, quienes te recibirán gustosos en su departamento y compartirán contigo recuerdos de su vida privada. Te divertirás de principio a fin e identificarás algunas de las situaciones en tus experiencias personales. Una comedia romántica que te permitirá distraerte de preocupaciones cotidianas y de lo que escuchas en noticieros. Te sugiero ir a verla pronto porque su temporada está próxima a finalizar.

Sí mi amor, lo que tú digas se presenta viernes a las 20:30, sábado a las 19:00 y  20:45 horas, y domingo a las 18:00 y 19:30 horas en el Teatro Rafael Solana, dentro del Centro Cultural Veracruzano, ubicado en la Avenida Miguel Ángel de Quevedo número  687, colonia San Francisco, Ciudad de México. Su duración aproximada es de 70 minutos y el costo de las localidades son de $600.00, $500.00 y $400.00 pesos. Descuentos acostumbrados a estudiantes, maestros e INAPAM con credencial vigente. La temporada concluye el domingo 24 de febrero de 2019.

Visitado 144 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...