TEATRIKANDO

Por Benjamín Bernal, presidente de la APT

Manolo Fábregas fallece un 4 de febrero

Antes había un motivo para recordar a la más grande dinastía teatral en México, ahora hay dos: Manolo Fábregas nace el 15 de julio de 1921; el 4 de febrero de 1996 se ausenta para siempre. Ve la primera luz el 22 de marzo de 1931 Doña Fela Fábregas y pasa a mejor vida el 10 de mayo de 2018. Reproduciré unos párrafos de mi libro La Crítica Teatral en México, parte II, cuando entrevisté a Rafael Sánchez Navarro, entrevista publicada en el desaparecido Novedades del 20 julio 1992: “El 15 de julio cumplió años Manolo Fábregas, ¿cuántos?, setenta y uno. Hubo una reunión familiar en que su hijo Rafael le regaló una fotografía de “La Abuela” Virginia Fábregas, original, un compadre de Adalberto Martínez “Resortes” se la acababa de dar; no podía quedar en mejores manos”. “Platiqué con Rafael Sánchez Navarro largo y tendido. Hablamos de él mismo e, inevitablemente, de su familia: por cierto sus hermanos son: Manolo, Virginia, Martha y Mónica”.

“Su familia ha hecho historia en el teatro mexicano, así que hablamos de todos: los recuerdos fueron brotando salteados. Doña Virginia fundó la primera escuela de escenografía en el primer teatro que llevó su nombre, era alrededor de 1930. Con ella, su padre hace un rol de tres minutos; empezó como niño actor, entonces estaba en la primaria, en el colegio Williams. Estudió para contador público en la UNAM, aunque no acabó. Tiene una gran facilidad con los números (de genio le califica su hijo). Después estudió en una escuela militar en Norteamérica, de ahí le viene una gran disciplina, ya que un productor debe tener orden en la mente”.

“Su abuelo, Manolo Sánchez Navarro, se casa con Fanny Schiller, que dejó un grato recuerdo por su labor sindical en la ANDA, además de como actriz. Entre sus primeros recuerdos está que desde el foro orquestal ve My Fair Lady. Acude con su padre a la sala Chopin (se decía que era el teatro de los Fábregas). Luego va con él al Insurgentes. Cuando compraron el teatro que lleva su nombre, se decía que era el teatro de la zona de los tacos”.

Estas líneas me llevan a consultar un libro de Armando de María y Campos, Veintiún años de Crónica Teatral en México, tomo dos: “El suceso social y cinematográfico que significa para México la apertura del Teatro Manolo Fábregas en el local que fue antes Nuevo Ideal”, el suceso es el estreno de Cualquier miércoles, nota publicada el 20 febrero de 1965. “Los hechos a que me referiré están contenidos en la comedia de Muriel Resnik, de origen norteamericano, elegida por Manolo Fábregas, dirigida por el mismo, para abrir las actividades de su teatro”. Así hemos recordado a una pareja que sirve de ejemplo a las nuevas generaciones, tradición, solidez y talento, con 4,228 butacas propias que han dedicado a lo mejor del teatro mexicano y siguen haciéndolo a través de sus herederos. ¡Un aplauso de pie!

Visitado 1 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...