TEATRIKANDO

Por Benjamín Bernal, presidente de la APT

Mario Iván Martínez será Van Gogh a partir del 15 julio en el Teatro Helénico, hay mucho de qué hablar tratándose de él

Es un hombre que lo mismo ha tenido en sus proyectos de trabajo producciones infantiles como Crí Crí (es embajador de este clásico personaje), el Diario de un loco (apenas hace tres años) hasta llegar a Vincent, Girasoles contra el mundo, que estará en el Helénico, sólo los lunes hasta el 23 de septiembre, bajo la dirección de Luly Rede. Está en el elenco Paula Durán (quien hace cuatro personajes distintos), Fernando Memije (hace varios personajes, entre ellos Gauguin).

“Ustedes recuerdan que Gauguin fue el gran amigo de Van Gogh, con quien tuvo el enfrentamiento que culminó en el corte de su oreja; hago una reflexión sobre la cuñada de Van Gogh, que cuando mueren Vincent y su hermano, se encuentra con 899 pinturas en su casa y nadie las quiere y, además, un hijo de un año, gracias a que era una precursora del feminismo, a que había realizado estudios e investigaciones en el Museo Británico, pudo comprender y visualizar el potencial de esta pinturas, a pesar de las críticas que eran lapidarias hacia el trabajo del pintor”, refiere Mario Iván.

¿Cómo empezó todo esto?

“Hace tres años el Centro Cultural Tijuana me invitó a ponerle voz a un documental llamado Vincent, pinceladas de un genio, le di voz a Vincent como si él mismo hablara, me dijeron por qué no haces un prólogo escénico para la presentación de este documental, para los festejos de este Centro Cultural; me di a la tarea de realizarlo, empecé a leer mucho sobre Van Gogh, decidí que este sería mi siguiente proyecto de vida y mi primer incursión en la dramaturgia, ya que los demás montajes que he realizado han sido adaptaciones de textos preexistentes”.

“Fui a Francia, a Arles, para vivir las experiencias que tuvo, conocer la luz, las características que le resultaron tan atractivas al pintor. Durante un mes visité los lugares donde trabajó, vivió y murió; ser testigo de los colores que el contempló; visité la iglesia de Notre Dame; en los museos pude ver los Girasoles que hizo para Gauguin. Es famosa la anécdota acerca de la decoración de su apartamento sólo con estas flores y que dijo “el resultado es una sinfonía de amarillo y de azul’. También estuve en el café La Nuit, para comprobar que es muy malo el servicio si me presento como Mario Iván, pero las cosas cambian cuando me presenté caracterizado como Vincent Van Gogh, es una pintura emblemática la que hizo a este café”.

“Me documenté en libros biográficos Last for life y una abundante relación epistolar entre los hermanos Van Gogh, entre otras cosas hablaban de arte, Theo era marchand en una importante galería que tenía sucursales en Londres y París. Vincent hizo sus pininos como marchand también, pero no lo aceptaron porque criticaba a los compradores que llevaban algo mediocre, aquel artista que llegó a vivir de 23 cafés y un poco de pan fiado, no se imaginaría que sus obras hoy día se cotizan en más de 22.5 millones de libras”, concluyó el actor.

Visitado 16 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...