TEATRIKANDO

Por Benjamín Bernal, presidente de la APT

Black bird regresa a los escenarios

Kate del Castillo y Humberto Zurita en 2008 dieron vida a esta obra, con un buen resultado escénico. Relataban cómo había conocido en internet un hombre relativamente joven a una menor de edad de 12 años y sinceramente se enamoraron, desatando una serie de consecuencias fáciles de imaginar. Ahora, ella es una chiquilla que en una comida a la que acudieron sus vecinos conoce a un hombre mayor de edad que desata la libido de la casi niña, con los efectos sociales que es posible pensar. Aunque el tema es bastante más complicado.

Este año le dan vida Cassandra Cianguerotti y Alejandro Calva: ella es frágil, sensata y terriblemente confundida en esas cosas del amor. Va forzando poco a poco al enamorado hasta que cae. Sin medir las consecuencias que inevitablemente se irán dando. No le debo contar más, porque no radica en la sensualidad o no de la que fuera una mujercita suave y de terciopelo y ahora es una fémina en toda la extensión. Pero Cassandra es delicada en su hablar y desempeño histriónico. Alejandro es un varón que recorre todos los matices de una actuación plena.

Realmente me ha dejado satisfecho esta obra porque el autor David Harrower va tejiendo con toda sedosidad la complicada trama psicológica de cada uno, para que vayamos pensando qué haría yo en esa situación. No, no es fácil decir que nunca actuaría de tal o cual forma, no; la realidad nos arroja a pensar en el hoy, en este instante qué haría si ella se me acercara, no, no diga nunca haría tal cosa, porque la naturaleza humana es complicada y la verdad nunca se sabe…  Tal vez hubiera actuado así, ¿o no?.

Se puede ver en La Gruta del Helénico de viernes a domingo: una excelente obra.

Mascara Contra Cabellera, en el Wilberto Cantón

Lucha, lucha, Lucha, no dejes de luchar parece ser el lema que deberíamos repetirnos, al salir de esta versión libre al clásico de Rascón Banda, en el que se explora el mundo de la lucha libre, los intereses, corrupción y la difícil vida sindical que se vive en esta profesión. Dirige Erwin Veytia a un numeroso grupo de actores, Colectivo Duendes al rescate, que tienen enorme calidad actoral y acrobática. Los defino como luchadores que actúan o actores que si conocen ésta difícil actividad del pancracio. Hay una vedette que enamora hombres, una madre que sufre y todo tipo de íconos de nuestra mexicanidad.

Además, es una glosa a la obra original: invitan aquí al pueblo a que mantenga su vida enfocada en cambiar las cosas, para no dejar que el desánimo haga que siempre vivamos limitados y sin futuro. Es una excelente opción salpicada de acción, aventura y colorido que puede ver los martes a las 20 horas en el Teatro Wilberto Cantón.

Visitado 14 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...