THE VAMPIRE CIRCUS

Texto por Marcela Mondragón

Fotografía de Miryam Almanza

 

vampire_miry

Dicen que en la guerra y el amor todo se vale, pero ¿y qué del entretenimiento?, hablemos de creatividad, de ingenio o de imaginación, pero hoy en día, cada vez se vuelve más común ver en escena una fusión de diversos estilos y el toque característico de cada compañía.

Por ello, hoy hablaremos de The Vampire Circus, un espectáculo muy al estilo del mundo de Tim Burton y del Cirque du Soleil, que el pasado 15 de marzo se presentó en el Poliforum Deportivo y Cultural Universitario Morelos, y que por esta ocasión nos dieron la oportunidad de apreciar un show de calidad en nuestra ciudad. Ahí se dio la bienvenida al público y la magia comenzó.

Así, inspirado en los carnavales ambulantes del siglo XIX, de frente a un escenario peculiar(un cementerio), salió a nuestro encuentro una serie de personajes inusuales que cobraron vida como en un cuento de ultratumba; giros, malabares, acrobacia y un toque de risa-todo en una historia-. El evento transcurrió al ritmo de la música y las luces que destacaron en el escenario, para entonces no hubo tiempo de asustarse.

Ya desde su anuncio, el show ya generaba altas expectativas, dio inicio el primer actoy todo estaba ahí, un toque espeluznante de sensualidad y el asombro capturó al público, pues cada número reflejó el detalle de la perfección y los movimientos corpóreos, unos en las alturas y otros cerca del púbico; la habilidad física, la coordinación entre los acróbatas y la música es digna de reconocerse; hasta entonces no había tiempo para el aburrimiento. El show continuó y la gente miraba con atención.

Con casi dos horas de espectáculo, el público se mostró emocionado y participativo. Las sorpresas en el escenario fueron muchas y así con el clímax el cierre llegó. De vuelta al mundo terrenal, la adrenalina sin duda fue su ingrediente principal.

The Vampire Circus logró en su totalidad el agrado de los presentes. Drácula y compañía alcanzaron su objetivo y el resultado: el reconocimiento reflejado en la ovación al despedirlos, pues no hubo uno solo de los actos que no maravillaran a grandes y pequeños.

A Escena reconoce este excelente espectáculocon talento de talla internacional ¡Los esperamos de vuelta! ¡Nos vemos en el teatro!