THERE´S NO HOME LIKE PLACE

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

El ser humano nace completamente desnudo, es decir, no trae nada consigo. A partir del momento mismo del nacimiento se le cobija con prendas y con amor. Conforme pasa el tiempo, va acumulando cosas. Al principio, los padres lo reciben con prendas de vestir, una cuna e implementos básicos para su alimentación y limpieza. Luego vendrán los útiles de la escuela, los regalos, los juguetes, etcétera. Desde que comienzas a tener ingresos, puedes comprar no sólo lo que requieras sino aquello que te guste. La diferencia es que hay personas que suelen acumular todo, en tanto que otras tienen la facultad de ir liberando el pasado. Quienes gustan de guardar todo tipo de cosas, no escuchan los consejos como «renovarse o morir«, «tirar lo viejo para dar espacio a lo nuevo«, ni los similares. El problema es que se aferran a los objetos que les traen cualquier tipo de recuerdo y llega el día en que la acumulación los asfixia.

La más reciente producción de Antonio Cerezo es sobre este tema. Antonio intituló la obra There’s no home like place. De entrada, para el titulo Antonio hace un juego de palabras. El dicho popular en idioma inglés es: «There’s no place like home» («No existe lugar como el hogar«) y él invierte las palabras para de algún modo decir: «No existe hogar como el lugar«, tal vez para acentuar lo que él quiere implicar de que el hogar es el lugar donde tú te sitúes y no necesariamente tiene que ser una casa. Antonio Cerezo es egresado del Colegio de Teatro de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Desde el año 1992 inició su trabajo profesional como actor en la Ciudad de México, Estados Unidos y Europa. En la actualidad reside en Berlín, Alemania, donde se ha desempeñado como actor, autor, director, titiritero y coreógrafo, lo cual le hizo acreedor a obtener una beca del Programa Creadores Escénicos con Trayectoria 2018-2020 del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (FONCA).

Aun cuando todos tenemos la necesidad física y emocional de tener un techo que nos resguarde, un lugar donde habitar, en ocasiones se nos presenta la oportunidad o la obligación de mudarnos y debemos hacerlo con gusto, asumiéndolo como una nueva experiencia o una aventura sin que nos cause ansiedad o sufrimiento dejar atrás un lugar determinado. En forma lúdica esto se hace entender a través de la puesta en escena.

La propuesta escénica de Antonio es, a modo de unipersonal, en formato de teatro de papel. Además de abordar el simple hecho de una mudanza de casa, también se aplica a la migración, porque a veces también hay que cambiar de ciudad o de país, lo cual deriva en vivir bajo otro contexto sociopolítico o cultural. Así mismo, se toca el tema de la identidad personal construida sobre la base de memorias y recuerdos de todo lo vivido. El relato capta el interés del público de principio a fin.

There’s no home like place de Antonio Cerezo recibió la beca Interkulturelle Projekte 2016 (Proyecto Intercultural 2016) para su producción. Dicha beca es otorgada por el Senado de Berlín, con el fin de promover la realización de proyectos artísticos nacionales e internacionales que propicien el diálogo entre culturas y procesos migratorios.

La escenografía es un teatrino o caja negra donde se muestra todo en miniatura con figuras de cartón o papel. Mientras el protagonista comparte su propia historia, los escenarios pequeños van cambiando para que el espectador pueda visualizar imágenes de lo que ocurre. Es así como el público escucha el relato de Matías, quien te cuenta de frente cada etapa que va atravesando, a partir de que se cuestiona «¿mi hogar es un lugar?«.

Matías vive solo, sus padres fallecieron hace tiempo, pero él continúa conservando los objetos que a ellos pertenecían sin decidirse a desecharlos, a pesar de no ocuparlos. En algún momento toma conciencia de que necesita espacio y acude a terapia. El terapeuta le aconseja que vaya desechando objetos en forma paulatina. Le sugiere que comience por periódicos o revistas cuya fecha sea de una semana o más, y que ya haya leído. Al seguir el consejo, Matías se da cuenta de que guarda periódicos o revistas de los años 90 y, desde luego, los echa a la basura. Sin embargo, lo peor está por venir. El propietario del departamento que renta Matías, le avisa que tiene que desalojarlo porque lo pondrá en venta. Así que Matías se ve precisado a darse prisa en deshacerse de todo, puesto que es ya el único inquilino que no se ha mudado. Lo que más le dolerá es despegarse de su piano que lo ha acompañado por casi dos décadas. Aparte de desocupar el inmueble, Matías tiene que darse tiempo para buscar otro lugar donde vivir.

Aunque la propuesta de There’s no home like placees de apariencia muy sencilla, conlleva un cúmulo de trabajo para su realización, comenzando por la creatividad de Antonio Cerezo para concebirla, el suaje que se requiere para reunir numerosas piezas de cartón debidamente suajado a ser embonadas en su lugar, el aspecto arquitectónico para la construcción de maquetas que representen ciudades, edificios, casas, habitaciones, muebles o medios de transporte, y, finalmente, la memoria privilegiada del actor para colocar cada pequeña pieza en el sitio y tiempo exactos.

Antonio Cerezo asume tres facetas distintas en este proyecto: la autoría, la dirección y la actuación. En los tres roles su labor es impecable. En la autoría concibe un texto pleno de interés y sensibilidad que expone emociones muy arraigadas en el ser humano. Como director hace que el relato sea ameno y divertido, además de imprimir un tiempo preciso. Como actor ofrece un excelente trabajo histriónico, corporal y vocal, ganándose la confianza del público mediante sus interacciones.

Complementan el equipo creativo: Vanessa Farfán en diseño de escenografía y construcción, con un diseño novedoso y estético; Rodrigo Castillo Filomarino en música original para proveer el entorno perfecto, José Zychlinski en diseño de iluminación y Larissa Polaco en producción.

There’s no home like placees producida por la beca del Senado de Berlín Proyectos Interculturales 2016 y presentada por la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), mediante su Coordinación General de Difusión de la Dirección de Artes Visuales y Escénicas.

La sensación que produce este ingenioso proyecto es la misma de cuando eras niño y te sumergías totalmente en tus cuentos favoritos. No pierdas la oportunidad de ver la conmovedora historia de Matías y sus vicisitudes luchando contra el apego para poder deshacerse de su pasado y sus recuerdos, a fin de reconstruirse en otro espacio donde una nueva vida le espera. Es enternecedor ver al actor con el mismo atuendo que el muñequito de papel que lo representa. Un relato que captará tu atención e involucrará tu sentir. Toma en cuenta que sólo serán cuatro funciones.

There’s no home like placese presenta a las 20:00 horaslos días: martes 4, miércoles 5, jueves 6 y viernes 7de junio de 2019 en elForo Casa de la Paz, ubicado en Cozumel número 35, colonia Roma Norte, Ciudad de México, cerca de la estación Sevilla del Metro. Duración aproximada: 60 minutos. ¡Entrada libre!  En virtud de que el cupo es limitado, se tieneque hacer reservación previa, vía email: reservateatrouam@gmail.com o vía telefónica al 52865315 / 0403.

Visitado 10 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...