VINCENT GIRASOLES CONTRA EL MUNDO

Texto y fotos por:  Eugenia Galeano Inclán

A Mario Iván Martínez le corre el arte por las venas, sus padres fueron la primera actriz Margarita Isabel y el locutor radiofónico Mario Iván Martínez Ortega perteneciente a una gran dinastía de artistas.  Mario Iván debutó como actor a la edad de 7 años, en tanto que a los 9 años obtuvo su primer papel protagónico encarnando a Pedro en el montaje de Pedro y el Lobo de Prokofiev realizado por la Compañía Nacional de Teatro.  Luego, cursó estudios de actuación y canto en la Academia de Música y Arte Dramático -LAMDA- en Londres, Inglaterra, donde se especializó en la obra de William Shakespeare.   De regreso a México sus mentores fueron Sergio Jiménez, Julio Castillo y Héctor Mendoza.  Su trayectoria es larga y abarca teatro, cine, televisión y emisiones radiofónicas, donde se ha desempeñado como actor, cantante, conductor, locutor y productor.  Le apasiona la investigación y ha rescatado piezas de música antigua que se encontraban en el olvido. Su profesionalismo le ha hecho acreedor a numerosas nominaciones, premios, reconocimientos y galardones.   En teatro tiene más de una docena de premios.  En cine destacan el Ariel, La estrella de plata y el premio ACE de Nueva York por su actuación en la cinta Como agua para chocolate de Alfonso Arau.  Así mismo, ocupa el cargo de Embajador de la obra de Francisco Gabilondo Soler (1907-1990), popularmente conocido como Cri-Crí, el Grillito Cantor, en homenaje a quien ha grabado tres discos, y producido cuatro espectáculos teatrales y sinfónicos en torno a su obra.

Hace una década Mario Iván Martínez fue invitado a participar en el doblaje del documental francés «Van Gogh: Pinceladas de un genio«, Peter Knapp y François Bertrand, en el cual fue el encargado de dar voz a Vincent Van Gogh.   A Mario Iván le atrajo la vida y obra de van Gogh y se propuso que algún día realizaría algo para llevarlo teatro. Sin embargo, quería captar la esencia de van Gogh y, de algún modo, rendirle el homenaje que merecía en vida, así que se propuso hacer una investigación exhaustiva de todo lo referente al célebre pintor.



Sin prisa, Mario Iván se limitó a recopilar información sobre van Gogh cada vez que se lo permitían sus múltiples actividades laborales.  Fue así como en primera instancia leyó cuanta literatura encontraba al respecto.  Mientras más sabía del pintor, más acariciaba su proyecto y lo iba redondeando en mente.   A la vez, iba creciendo su admiración por Vincent van Gogh (1853-1890), pintor neerlandés con una vocación inquebrantable.  A pesar de no contar con recursos para tomar estudios profesionales, en forma autodidacta se entregó a su arte pictórico, contando siempre con el desinteresado y cariñoso apoyo de su hermano Theo.  Existía entre ellos un fuerte vínculo que quedó testimoniado en las 650 cartas que Vincent escribió a Theo.

La obra de Vincent es extensa y está conformada por alrededor de 900 cuadros, de los cuales 43 son autorretratos y 148 acuarelas.  Además, realizó más de 1,600 dibujos.  Es una lástima que jamás disfrutara de fama, ya que fue hasta después de su fallecimiento que sus trabajos fueron valorados hasta el punto de reconocerlo como uno de los más relevantes exponentes del postimpresionismo.

A fin de ampliar los conocimientos que había adquirido de Van Gogh, apenas tuvo oportunidad, Mario Iván viajó en el verano de 2018, a Francia, Holanda e Inglaterra para visitar los lugares donde estuvo van Gogh y aquellos donde realizó la mayor parte de su proceso creativo.   Cuando consideró que había completado su investigación, concretó el texto de VINCENT, GIRASOLES CONTRA EL MUNDO.  El título lo tomó de un pasaje de su relato en que Vincent van Gogh habla sobre la razón por la cual tenía predilección en incluir girasoles en sus cuadros:  «Esta flor es mía, la he pintado desde mi nacimiento».  «Enfrentando al sol, enfrentando al mundo, así soy yo«.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es vicent-ligero2-1024x768.jpg



En VINCENT, GIRASOLES CONTRA EL MUNDO el autor retrata la vida solitaria y frugal de Vincent van Gogh, su parsimonia a causa de padecimientos mentales que afloraban de tiempo en tiempo y, desde luego, su gran pasión por plasmar en lienzos lo que veía desde su propia perspectiva.  Capta la esencia de van Gogh con la mayor pureza posible, sin dramatizarla ni adornarla.  Revela la frustración del pintor por su intento fallido de convertirse en pastor «falló en el púlpito«, a pesar de que tal vez esto, aunado a la decepción amorosa de ser rechazado por su prima viuda, fueran los detonantes de su decisión de dedicarse de lleno a la pintura.  Incluye aspectos de su vida íntima «a los 28 años aún no conocía mujer» y más adelante, sus escapadas con prostitutas que se convierten en amantes.  Su época más productiva en la Casa Amarilla de Arlés y su encuentro con otros pintores.  Su admiración por Degas y por Toulouse Lautrec de quienes decía:  «no pretenden copiar la realidad, ellos nos regalan su libertad en el lienzo«.  Todo esto va sucediendo en escena, intercalándose algunas emotivas frases de las cartas que el artista escribía para su hermano Theo. 

El montaje es sui generis.  A diferencia de lo que se estila hoy en día, prácticamente no tiene corporalidad, tal vez para que el público comparta la monotonía de la vida pausada del artista.  En cambio, la estética visual es esplendorosa, en virtud de que incluye varias de las obras del pintor, las cuales son proyectadas a gran escala en los muros del escenario. 

La labor de dirección por parte de Luly Rede es impecable.  Su trazo escénico es preciso.  Buen aprovechamiento del escenario.  Dimensiona espacios y tiempos en forma acertada.  El ritmo es moderado, acorde al tono que envuelve la dramaturgia.   Yari Burgos es la asistente de dirección.

El elenco está conformado por  Mario Iván Martínez, quien da vida tanto a Vincent van Gogh como a su hermano Theo, además de a un subastador de la Casa Christie’s de Londres;  Paula Comadurán que personifica a:  Cornelia Adriana Vos-Stricker «Kee», prima hermana de Vincent,  señora Vos-Stricker, tía de Vincent y madre de «Kee»,  Christina Clasina María Hoornik «Sien», amante de Vincent,  y  Johanna van Gogh-Bonger, esposa de Theo van Gogh,   y  Fernando Memije interpretando a:  Paul Gaughin,  Dr. Théophile Peyron, director del hospital psiquiátrico en Saint-Rémy-de-Provenc;  Crítico de arte;  Editor de Ámsterdam,  y  trabajador de la casa Christie’s.  Luly Rede hace una breve aparición como trabajadora de la casa Christie’s.  Cada uno de ellos ofrece una pertinente labor histriónica y dan muestra de su versatilidad.

Para escribir el texto original de VINCENT, GIRASOLES CONTRA EL MUNDO,  Mario Iván Martínez tomó como inspiración:  Cartas desde la locura;  la correspondencia de los hermanos van Gogh;  Premià Editora – Pedro Tanagara;  Irving Stone, Lust for Life;  Camilo Sánchez, La viuda de los van Gogh;  Deborah Heiligmann, Vincent and Theo,  y  Documental Vincent, pinceladas de un genio de Peter Krapp y François Bertrand.

La sobria, elegante y funcional escenografía es diseño de Xóchitl González Q., al igual que la bien administrada iluminación.  Diseñador adjunto:  Sergio Écatl Menchaca;  realización de escenografía: Alberto Orozco,  y  Maestro carpintero:  Edgar Sánchez.

Allan Flores es el productor ejecutivo;  Wen Quintanar en diseño gráfico y fotografía;  Lorena Alcaraz en foto adicional;  Jesús Lobato en realización de vestuario masculino;  Camila Soria,  Julio Marín  y  Cristina Hidalgo  en realización de vestuario femenino;  Francisco Esparza y Francisco Piña en calzado;  María Mendieta y Teresa Montero son vestuaristas;  Juvenal Valtierra,  Patricia González  y  Jesús García  en peluquería;  Cinthia Muñoz  y  Mariana Gutiérrez  en maquillaje y caracterización;  Guadalupe Jiménez en sombreros.

Allan Flores y Víctor R. Caballero en diseño de video e imágenes;  Obra plástica de:  van Gogh,  Degas,  Seurat,  Gauguin  y  Toulouse-Lautrec;  Eduardo Paulin en asesoría en técnicas de pintura;  Adriana Amaya en realización marco de girasoles.

Paco Aveleyra en diseño de efectos de sonido;  Luis Enrique Elizalde  y  José Luis Corona son asistentes.  Manojo de ideas en difusión.

Coordinador de viaje van Gogh 2018:  Mauricio Hanna;  Lic. Alejandro Zárate en asesoría legal;  Verónica Albor  y  Oscar Torres en patrocinios,  y  Yadira Ramírez es la contadora.

VINCENT, GIRASOLES CONTRA EL MUNDO es presentada por la SECRETARÍA DE CULTURA, a través del CENTRO CULTURA HELÉNICO  y  CARRANCO.

Trasládate a la época en que Vincent van Gogh soñaba con vender alguno de sus cuadros, mientras plasmaba su arte en lienzos y más lienzos.  Te encantará ver al ser humano detrás de uno de los más grandes pintores de todas las épocas, además, disfrutarás de ver las imágenes de determinadas obras que lo caracterizan.  La minuciosa investigación de Mario Iván Martínez rinde frutos al ser trasladada a escena en un montaje de excepcional belleza visual, donde el entorno es consistente con aquello que se estilaba en cuanto a mobiliario, moda, vestimenta, calzado, peluquería, maquillaje y adornos. 

El estreno de VINCENT, GIRASOLES CONTRA EL MUNDO estuvo apadrinado por dos de los más prestigiados actores del teatro nacional:  don Ignacio López Tarso  y  Héctor Bonilla, quienes expresaron cuán emotiva les había parecido la obra..



VINCENT, GIRASOLES CONTRA EL MUNDO 
se presenta  lunes  a las 20:30 horas  en el
TEATRO HELÉNICO
del CENTRO CULTURAL HELÉNICO
ubicado en Avenida Revolución número 1500
-cerca de la Estación Barranca del Muerto del Metro-
Colonia Guadalupe Inn, Ciudad de México

Duración aproximada:  110 minutos
 
Costos de la localidad

Planta Baja:   $350

Planta Alta:    $250

La temporada concluye el lunes 23 de septiembre de 2019

Visitado 11 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...