Autor: Julieta Orduña

DE LAS MUESTRAS A LAS FERIAS (I)

Por Julieta Orduña

 

delirantes

Delirantes.

El pasado mes de noviembre se tuvo una cartelera muy atractiva en cuanto muestras y ferias culturales se refiere, ya que se calendarizaron dos eventos importantes uno nacional, en materia de teatro que es la Muestra y el otro internacional en la línea de la literatura, como es la Feria del Libro. De esta manera, me di la oportunidad de asistir a ambos eventos tan importantes para la agenda cultural del país.

Con relación a la 38 Muestra Nacional de Teatro, en esta ocasión fue en la ciudad de León, Guanajuato, la programación del 23 de noviembre al 2 de diciembre  estuvo integrada por obras ganadoras de las muestras regionales, en las cuales se incluyó Aguascalientes con Estudio de una depresión, la propia y la de los más cercanos, ganadora de la región centro occidente. Estados como Yucatán, Durango, Jalisco, Ciudad de México, Quintana Roo, Sonora, Baja California, Oaxaca, Querétaro, Puebla, Tamaulipas, Durango, Chihuahua, San Luis Potosí, Nayarit, Chiapas, Veracruz y por supuesto el estado anfitrión Guanajuato se dieron cita en varios espacios escénicos como: El  Centro Cultural Ecológico, Teatro del Bicentenario, Caja Negra, Teatro Aurora, entre otros.

Mi viaje a esta muestra solo fue breve pero con dos días tuve suficiente para darme cuenta de la teatralidad que en este momento se está proyectando en el país. Han sido muchas ediciones en que he tenido la oportunidad de asistir a este tipo de muestras y he sido sorprendida por el buen manejo de multimedia acompañado de una sincronización del uso de tecnología en iluminación y sonorización.

Los trabajos que se programaron los días 24 y 25 fueron la mayoría con temática de derechos humanos, delincuencia como fue el caso de Sie7e , del estado de Quintana Roo, escrita y dirigida por Saúl Enríquez,  donde el teatro del cuerpo, la acrobacia, y un reparto de actores y actrices jóvenes denunciaron la vida marginada que varios niños viven en la calle, un lenguaje que fue digerido perfectamente por los jóvenes que ovacionaron este trabajo, en mi opinión solo faltó proyección del manejo de voz ya que en un teatro con capacidad de más de 300 butacas, en ocasiones no se escuchaba en los más lejanos lugares. Ese mismo día, 24 de noviembre, una de las obras más esperada El inspector del genial Nikolai Gógol, dirigida por el reconocido director David Olguín fue presentada en el Teatro Estudio del Bicentenario. La obra data de un siglo XIX en la Rusia zarista donde en un pequeño pueblo se desata una revuelta por la aparición de un tal inspector quien pondrá orden en esta sociedad. Sin duda, la adaptación fue muy singular ya que la preparación de los actores fue muy al estilo de ese siglo, la manera hasta de actuar, gesticulando y en ocasiones gritando. Lo que si cansó fueron los 135 minutos con un intermedio, y para muchos noveles actores  no gustó esta adaptación prefiriendo las puestas no históricas y que se conectaran con su propia existencia.

Siguiendo con la crónica de ese día, Trans, pieza documental sobre la identidad de género, de las más aclamadas, el autor es Bruno Ruiz y la dirección de Luis Rodríguez, ¿por qué nos asusta la palabra transexual? ¿Entendemos y apoyamos a aquellos que lo externan? Es así como esta puesta se convierte en un verdadero documento escénico de investigación, apoyado por estadísticas, fuentes y testimonios de viva voz de personas que sufren esta discriminación. Una chica modelo que ha sido invitada a dar un discurso ante un congreso y es ovacionada, mientras que otra es asesinada por tener esa condición sexual. En un espacio intimista donde solo dos personajes se confrontan, con un discurso entre filosófico y poético acompañados de multimedia y un gran manejo corporal, dan pauta a la reflexión y a la discusión de este complejo problema social. Sin duda, una gran obra que merece recorrer no solo toda la República sino varios países llevando la bandera de justicia y libertad.

Siguiendo con esta pasarela de obras, el domingo 24, una de las pocas obras infantiles que se incluyen en la programación de la muestra, Uma de papel, escrita y dirigida por Marcela Castillo, un trabajo creativo, donde el papel  se convierte en el protagonista de la historia, y se hace un reconocimiento a aquellas muñequitas de papel quienes varias pequeñas de hace algunas décadas jugaban con ellas. El argumento de la historia pareciera simple pero es tan pedagógica que llega al interior de cualquier infante e incluso a los adultos que tenemos todavía esa alma. Uma es una pequeñita que experimenta varios sentimientos como tristeza, coraje, alegría, vergüenza y todo esto se proyecta con base en colores donde la iluminación es fundamental. El manejo de los títeres, los materiales de cada uno de ellos es producto de un equipo altamente especializado en  teatro para niños. Esta obra al igual que Trans es digna de que sea vista en varios puntos del país y dejar a un lado la creencia que el teatro infantil es bobo y solo hay botargas, Uma no es el caso ya que es una producto de calidad donde las niñas y niños disfrutaran al máximo esta belleza escénica.

el inspector

El inspector.

La función penúltima de este día fue Los Delirantes, con temática gay, escrita y dirigida por Juan Carlos Franco. Tres historias, tres tiempos (1901, los años 60 y la modernidad) se entrelazan en una historia un tanto compleja ya que los tiempos de pasado y presente se unen y de ahí radica el valor de esta obra donde la homosexualidad  sigue torturada por la censura, discriminación y el no respeto.

Todas las funciones de los días 25 y 26 de noviembre tuvieron una buena respuesta de espectadores, aunque hay que aclara  que la mayoría eran participantes  e invitados de la MNT y el público quedó como ya es costumbre, quedó excluido dejándoles un boletaje corto  para ellos. Obras con un cupo de menos de 20 personas y con solo  una o dos funciones hicieron el descontento de los teatrófilos que al ver anunciada una muestra se preguntan ¿la muestra es para nosotros o para los participantes? En fin, la próxima será en la Ciudad de México y como siempre esperemos que esta sea más incluyente para los espectadores. En la próxima entrega mi vista a la Feria Internacional del Libro.

DE LAS MUESTRAS A LAS FERIAS (I)

Texto y fotos por Julieta Orduña Guzmán

El pasado mes de noviembre se tuvo una cartelera muy atractiva en cuanto a muestras y ferias culturales se refiere, ya que se calendarizaron dos eventos importantes, uno nacional, en materia de teatro que es la Muestra y el otro internacional en la línea de la literatura, como es la Feria Internacional del Libro. De esta manera, me di la oportunidad de asistir a ambos eventos tan importantes para la agenda cultural del país.

Con relación a la 38 Muestra Nacional de Teatro, en esta ocasión fue en la ciudad de León, Guanajuato, la programación del 23 de noviembre al 2 de diciembre estuvo integrada por obras ganadoras de las muestras regionales, en las cuales se incluyó Aguascalientes con Estudio de una depresión, la propia y la de los más cercanos, ganadora de la región centro occidente. Estados como Yucatán, Durango, Jalisco, Ciudad de México, Quintana Roo, Sonora, Baja California, Oaxaca, Querétaro, Puebla, Tamaulipas, Durango, Chihuahua, San Luis Potosí, Nayarit, Chiapas, Veracruz y, por supuesto, el estado anfitrión, Guanajuato, se dieron cita en varios espacios escénicos como: El Centro Cultural Ecológico, Teatro del Bicentenario, Caja negra, Teatro Aurora, entre otros.

Mi viaje a esta Muestra solo fue breve, pero con dos días tuve suficiente para darme cuenta de la teatralidad que en este momento se está proyectando en el país. Han sido muchas ediciones a las que he tenido la oportunidad de asistir y he sido sorprendida por el buen manejo de multimedia acompañado de una sincronización del uso de tecnología en iluminación y sonorización.

Los trabajos que se programaron los días 24 y 25 fueron, la mayoría, con temática de derechos humanos, delincuencia como fue el caso de Sie7e, del estado de Quintana Roo, escrita y dirigida por Saúl Enríquez, donde el teatro del cuerpo, la acrobacia y un reparto de actores y actrices jóvenes, denunciaron la vida marginada que varios niños viven en la calle, un lenguaje que fue digerido perfectamente por los jóvenes que ovacionaron este trabajo; esie7en mi opinión solo faltó proyección del manejo de voz, ya que en un teatro con capacidad de más de 300 butacas, hubo ocasiones en que la voz de los actores no se escuchaba en los lugares más lejanos. Ese mismo día, 24 de noviembre, una de las obras más esperada El inspector, del genial Nikolai Gógol, dirigida por el reconocido director David Olguín, fue presentada en el Teatro Estudio del Bicentenario. La obra data de un siglo XIX en la Rusia zarista, donde en un pequeño pueblo se desata una revuelta por la aparición de un tal inspector quien pondrá orden en esta sociedad. Sin duda, la adaptación fue muy singular, ya que la preparación de los actores fue al estilo de ese siglo, la manera hasta de actuar, gesticulando y en ocasiones gritando. Lo que sí cansó fueron los 135 minutos con un intermedio, y para muchos noveles actores no gustó esta adaptación prefiriendo las puestas no históricas, sino aquellas que se conectaran con su propia existencia.

transSiguiendo con la crónica de ese día, Trans, pieza documental sobre la identidad de género, de las más aclamadas, el autor es Bruno Ruiz y la dirección de Luis Rodríguez, ¿por qué nos asusta la palabra transexual?, ¿entendemos y apoyamos a aquellos que lo externan? Es así como esta puesta se convierte en un verdadero documento escénico de investigación, apoyado por estadísticas, fuentes y testimonios de viva voz de personas que sufren esta discriminación. Una chica modelo que ha sido invitada a dar un discurso ante un congreso y es ovacionada, mientras que otra es asesinada por tener esa condición sexual. En un espacio intimista donde solo dos personajes se confrontan, con un discurso entre filosófico y poético acompañadas de multimedia y un gran manejo corporal, dan pauta a la reflexión y a la discusión de este complejo problema social. Sin duda, una gran obra que merece recorrer no solo toda la República sino varios países llevando la bandera de justicia y libertad.

umaSiguiendo con esta pasarela de obras, el domingo 24, una de las pocas obras infantiles que se incluyeron en la programación de la muestra: Uma de papel, escrita y dirigida por Marcela Castillo, un trabajo creativo, donde el papel se convierte en el protagonista de la historia, y se hace un reconocimiento a aquellas muñequitas de papel con las que varias pequeñas de hace algunas décadas jugaban. El argumento de la historia pareciera simple pero es tan pedagógico que llega al interior de cualquier infante e incluso, a los adultos que tenemos todavía esa alma. Uma es una pequeñita que experimenta varios sentimientos como tristeza, coraje, alegría, vergüenza y todo esto se proyecta con base en colores donde la iluminación es fundamental. El manejo de los títeres, los materiales de cada uno de ellos es producto de un equipo altamente especializado en teatro para niños. Esta obra, al igual que Trans, es digna de que sea vista en varios puntos del país y dejar a un lado la creencia de que el teatro infantil es bobo y solo hay botargas, Uma no es el caso, ya que es un producto de calidad donde las niñas y niños disfrutan al máximo de esta belleza escénica.

La penúltima función de este día fue Los delirantes, con temática gay, escrita y dirigida por Juan Carlos Franco. Tres historias, tres tiempos (1901, los años 60 y la modernidad) se entrelazan en una historia un tanto compleja, ya que los tiempos de pasado y presente se unen, es ahí donde radica el valor de esta obra, en la que la homosexualidad sigue torturada por la censura, la discriminación y el No respeto.

Todas las funciones de los días 25 y 26 de noviembre tuvieron una buena respuesta de los espectadores, aunque hay que aclarar que la mayoría eran participantes e invitados de la MNT y el público quedó, como ya es costumbre, excluido, dejándoles un boletaje corto. Obras con un cupo de menos de 20 personas y con solo una o dos funciones fueron del descontento de los teatrófilos que al ver anunciada una muestra se preguntan: ¿la muestra es para nosotros o para los participantes? En fin, la próxima será en la Ciudad de México y, como siempre, esperemos que ésta sea más incluyente para los espectadores. En la próxima entrega, mi punto de vista acerca de la Feria Internacional del Libro.

TEATRO, TEATRO Y MÁS TEATRO

Texto y fotos por Julieta Orduña Guzmán

Cuando se murió Mister Topp

cuandosemurioEste montaje fue realizado por el grupo del Maestro Jesús Velasco, antes grupo del Centro de Estudios Teatrales; esto a muchos nos dio gusto, ya que el maestro ha dedicado gran parte de su vida al quehacer escénico y su formación y ejercicio teatral ha sido principalmente en el recinto de la Casa de la Cultura, recordado por muchas generaciones por ser el impulsor de La Columna de Aguascalientes. Finalmente, se le dio un merecido reconocimiento y ahora ya se registra su nombre en un grupo de teatro, el cual será semillero de talentos que, sin duda, estará brillando en los escenarios.

Con respecto a esta obra, la cual es de corte policiaco -en cine se les denomina thriller- que curiosamente no es un género muy recurrido para llevarlo a escena, señalando en particular el teatro que se hace en Aguascalientes; sin embargo, son montajes atractivos para los jóvenes o aquellos que gustan de estos temas. Por el día de muertos, se trabajó en esta puesta y estuvo en breve temporada. Cabe resaltar que no se integró en la programación del Festival de las calaveras, por lo que tuvo escasa participación de espectadores, quizá por la gran oferta de eventos que se programaron en la Isla San Marcos.

Comentar que Sigfrido Gordon, autor de esta obra, es un dramaturgo español del pasado siglo, sus piezas teatrales fueron escritas en el exilio tras una guerra civil, algunas de las más conocidas: Cuando la noche acaba, Esa ansia infinita y Los tres errores de Dios[i]. Sería interesante conocer más acerca de su dramaturgia y llevarla a escena, por lo pronto tuvimos una obra de este autor de octubre a noviembre en el Teatro Leal y Romero.

De los teatristas de Aguascalientes a la profesionalización del actor

teatristas_En los festejos del 50 aniversario de la Casa de la Cultura se llevaron a cabo varias conferencias y eventos alusivos a esta gran casa que ha albergado cultura y arte a lo largo de cinco décadas. Una charla que llamó la atención de la comunidad teatral fue las de los teatristas de Aguascalientes, ya que los ponentes han recorrido un camino por esta Casa, ahora Instituto Cultural. Se dieron cita los maestros Jesús Velasco, quien habló de su historia con el maestro Antonio Leal y Romero, y ya después como director del grupo La Columna de Aguascalientes; asimismo, le siguió José Claro Padilla, alumno de Velasco, quien por iniciativa propia fundó el grupo de Formación Actoral Al Trote, ahora con un foro y escuela de teatro. José Concepción Macías Candelas también pisó el escenario con La Columna de Aguascalientes, dirigió varios grupos y formó su propio grupo Los Mismos, quien no solo se ha conformado con llevar su arte al teatro sino también al cine a nivel nacional. Mariana Torres inició hace 19 años y formó parte de la primera generación de Técnico Superior Universitario, ahora es directora y maestra de la carrera de teatro de la Universidad Autónoma de Aguascalientes; siguió una alumna destacada, Paola López, quien al igual que Mariana, también estudió teatro en Los Arquitos y ya siendo licenciada en teatro ha impartido clases en varias universidades: La Concordia, de las Artes, etc., fundadora de su grupo Sueño Azul Teatro; por último, Roberto Martínez Belmont, quien fue alumno de la carrera de teatro en la Universidad La Concordia y ahora con sus nuevas propuestas escénicas ha logrado una nueva generación de jóvenes teatreros. Una charla amena, histórica, y al final un debate con alumnos que conocieron a estos maestros que han forjado un trazo en el pasaje teatral de Aguascalientes.

[i] https://books.google.com.mx/books?id=Gyvrmz5K2toC&pg=u

“NO HICIMOS LA OBRA PARA INTELECTUALES, NI PARA TEATREROS, LA HICIMOS PARA LA GENTE EN GENERAL…”, EDUARDO GÓMEZ

Texto por Julieta Orduña Guzmán

elenco estudio depresionEstudio de una depresión, la propia y la de los más cercanos, es la puesta en escena que representará a nuestra entidad el 1 de diciembre en la 38 Muestra Nacional de Teatro a realizarse en la ciudad de León, Guanajuato. La dramaturgia fue ganadora del Programa de Estímulo a la Creación y al Desarrollo Artístico (PECDA) en Aguascalientes, cuyo autor es Roberto Belmont, la dirección a cargo de Eduardo Gómez, la música de Mauricio Caballero y la producción de Mariana Rosales y Carlos Rocha. En entrevista con el director, y a unos días de presentarla en la Muestra Nacional de Teatro (MNT), esto fue lo que nos dijeron:

¿Cuáles fueron los inicios de este proyecto escénico?

Se inició en octubre del 2015; fue como parte del acuerdo que se tenía con la beca del PECDA, y después tuvimos una temporada en la Caja negra con nueve funciones, en febrero y marzo del 2017, y ha sido un año de intenso trabajo. Actualmente llevamos 27 funciones; programadas 10 para Aguascalientes y otras 10 para la Ciudad de México, 20 en total para el próximo año.

Estamos muy orgullosos la comunidad teatral y su público que hayan sido elegidos para asistir a la Muestra Nacional de Teatro este año, y sabemos que no es nada fácil, porque hay una convocatoria tremenda de grupos en toda la República, y eligen a los mejores y eso nos da mucho gusto. 

Sí, para nosotros fue una sorpresa cuando estábamos en la Muestra Regional y nos sorprendió ver varias obras dignas de ser elegidas para ir a la muestra; para mí fue un encuentro muy enriquecedor encontrarnos con teatreros de lenguajes muy similares al nuestro, lenguajes muy novedosos.

Estudio de una depresión es un trabajo que consiste no solo en actuación, técnica corporal, la música -que es creativa-, los efectos que la acompañan. Se nota un trabajo muy integral, redondo y tratar ese caso tan especial que es la depresión.     

Para nosotros ha sido un viaje; empezamos ensayando en un pequeño cuarto de 2×1 metros, y ahorita se ha convertido en un fenómeno para nosotros. Lo que el grupo  trata de hacer en escena es divertirnos responsablemente, con ética. Queremos que el público sienta la emoción que sentimos y la energía que pasamos cada uno de nosotros en el escenario, es algo muy bonito. Yo me divierto mucho cuando estamos haciendo la obra.

Si se pensaría que por el título de la obra Estudio de una depresión, nos llevaría a llorar o recordar malos ratos, pero se deja un mensaje muy lindo, al final de cuentas todos hemos sentido la depresión, pero no llegar a una depresión excesiva que nos lleve a una tragedia.

Claro, de hecho al inicio de la obra, porque la transcribimos varias veces, nuestros textos eran en realidad depresivos, eran muy grises y un día entre los tres nos dimos cuenta que estábamos haciendo totalmente lo contrario a lo que queríamos nosotros, que cuando terminara la obra saliera la gente con esperanza, saliera contenta, saliera con una sonrisa y decidimos hacer una retranscripción de la obra para cuestiones de energía, sobre todo, y al final resultó este producto que a la gente le gusta y hay una sinergia muy interesante que se da entre público y nosotros.

Ya fueron a dos muestras, la Estatal y la Regional, pero viene el banquete principal que es la Muestra Nacional, ¿qué resultados esperan en este encuentro?, alguna crítica de los intelectuales o público exigente.

Sí, quizá algo de eso. En la Muestra Regional publicaron una crítica de la obra y  cuando la estábamos leyendo comentamos: “Finalmente es la percepción de alguien que va al teatro, pero no es la percepción del público en general”. No hicimos la obra para intelectuales, ni para teatreros, la hicimos para la gente que ha venido a verla, para el público de la calle, para niños, para nuestra familia, para gente en general, ya si el público “conocedor” que es la gente del teatro, los actores o los directores la ven está bien; asimismo, vamos a las obras con un prejuicio de “a ver si me gusta, qué vamos a ver”, nosotros nos hemos dado la chance de ir a ver obras de nuestros colegas para aprender, dejar atrás esta ideología de por qué hago teatro voy a ir a ver las obras para prejuzgarlas, menospreciarlas, más bien los que nos dedicamos a hacer teatro nos debemos de juntar y, al contrario, hacer un colectivo, hacer una retroalimentación, pocas veces lo hacemos.

Has dado en el punto clave y de acuerdo contigo, dejemos atrás todas esas situaciones que aquejan a los artistas como egolatría, envidia, soberbia, etc., y entregarse al público, finalmente son los que pagan un boleto, los que quieren ver su trabajo y los demás sí importan, pero no tanto, las muestras deben ser otra cosa.

Sí, cuando fuimos a la Muestra Regional se vivió una atmosfera bien bonita, todos los grupos eran bien entregados, bien abiertos, todos compartíamos muchas cosas; se dio un ambiente muy interesante en la muestra que no se ha dado aquí, por ejemplo, en la Muestra Estatal se ha dado como choques que el teatro debería ser lo contrario, un sistema de comunicación, de vinculación pero, Bueno, nosotros desde nuestras trincheras hacemos lo que nos toca.

Les deseamos mucha suerte en la próxima MNT y esperamos nueva temporada de Estudio de una depresión, la propia y la de los más cercanos.

MEMORIA CRÍTICA

Texto por Julieta Orduña Guzmán

Fotografías de Sandra Sánchez Pineda

MASCARONES_1_okCon motivo de celebrar el encuentro del grupo Mascarones, grupo legendario, fundado en 1961 como grupo independiente por Humberto Proaño, José Luis Ortiz, Carlos Domínguez y Mariano Leyva. Su teatro tuvo la línea de ser contestatario ante las injusticias sociales, y realizaban sus presentaciones en foros diversos, distinguiéndose por el teatro de calle y su poesía coral.

Ante este hecho, el promotor Marco Vinicio, junto con su equipo de trabajo, decidieron invitarlos y darles un merecido reconocimiento, eligiendo el Teatro del Seguro Social (que por cierto este año cumplió sus 50 años). Fue una ceremonia muy emotiva estando presentes algunos de sus integrantes.

MASCARONES_5_okDespués de este hecho, siguió la puesta en escena Memoría crítica a cargo del dramaturgo Felipe Galván, quien también formó parte de Mascarones y ha recibido varios premios y distinciones en su labor escénica. Esta puesta es uno de sus más recientes trabajos, representado en varios foros de la República Mexicana, siendo de sus últimas funciones el Centro Cultural José Martí en la Ciudad de México.

Memoria crítica del grupo DeMentes, nos muestra la verdad de la vida y con una analogía como es el corazón, hace que se desaten varias emociones y pasajes históricos llevando al espectador a donde el auto quiere, a una reflexión del mundo en qué vivimos, el cual no ha cambiado a pesar de todos los esfuerzos, llámese religión y tecnología.´Con relación a esta última, los avances médicos han sido extraordinarios, ya que si se trata de trasplantes, casi todo se puede donar. En esta obra el corazón es el órgano que todos quieren y que algunos tuvieron la fortuna de obtenerlo mediante un trasplante.

Dos ángeles (o dos memorias) llevan la historia y narran que el primer trasplante fuMASCARONES_8 poner dos fotos mase en la época del Reich, y que a pesar de que este científico tuvo varios contratiempos para realizar su sueño, el corazón fue llevado hasta el otro lado del continente y llegó al individuo equivocado que, por cierto, vivía en la Casa Blanca. Este corazón le dio nueva vida pero también nuevos bríos de poder y destrucción, y se volvió a repetir la historia de aquel tiempo de nazis, matanza y venganzas.

La obra es una delicia verla, y en ella los actores Cayetano Martínez, Santiago Ávila y la actriz Elizabeth Guerra nos llevan a recorrer estas memorias, interactuando de vez en vez con el público, y con un ritmo donde el tiempo no corre, se disfruta. Actuaciones comprometidas, gran manejo del escenario, sin necesidad de tener gran escenografía y utilería, solo dos bancos, un perchero, algunos accesorios y una buena iluminación.

MASCARONES_14_okSe notó en este montaje el profesionalismo del grupo, la impecable dirección y, sobre todo, la genialidad de la dramaturgia. Una obra que hace falta que la vean más espectadores de esta ciudad, un llamado a las autoridades o promotores para que inviten al maestro Felipe Galván, ¡un gran personaje de la escena nacional!