Autor: Julieta Orduña

LAS 99 MONEDAS (QUERER MÁS, SER MENOS)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Foto cartel promocional

 

99 monedas

Hoy día la moral se ha convertido en un estorbo para muchos seres humanos, el mercado de consumo y la globalización nos han conducido a una fatalidad: querer más es ser menos. Esto se traduce en obtener muchos bienes materiales, por supuesto, dinero, y alejarse de los valores hasta perder la dignidad. En torno a lo anterior, no en forma exclusiva, gira la temática de Las 99 monedas, un cuento o una fábula, lo que se quiera, producto de la dramaturgia de Noé Lynn Almada y dirección de José Acosta.

Un rey se encuentra afectado emocionalmente porque su paje es feliz, lo interroga, lo presiona, lo acosa para que le confiese cuál es el secreto para disfrutar de ese estado. Como respuesta escucha: “No tengo razones para estar triste”. Si bien no lleva una existencia paupérrima, él y su esposa tienen limitaciones, pero son felices. El rey les proporciona todo lo que les rodea, por ello no concibe que alguien pueda vivir de prestado. Llama al sabio del reino, éste le dice que el paje está satisfecho porque está fuera del “círculo” -no profundizo más sobre el significado del mismo, por razones obvias-, solo haciéndolo entrar en forma voluntaria cambiará su estado de ánimo. El Rey y el sabio trazan un plan, aparecen 99 monedas que conllevan a…

Noé nos introduce a la más pura dimensión onírica. Parte de una niña, ésta abre un libro, su contenido, un cuento, el cual se materializará en el escenario. De una forma sencilla e inteligente se adentra en un halo oscilante entre el misterio y lo mágico. Su texto es una odisea maravillosa, una fantasía dramática, es gozar de una fábula o cuento aleccionador, en el fondo enmarcado en la moral, de forma sutil, subliminal, lo bueno del ser humano predominará sobre la tentación, la avaricia, la ambición, el perdón reivindica a la humanidad, en este caso representada por el paje. Estamos ante una loa dramatúrgica, ante un ensueño de la creación teatral, una forma de soñar despierto, echar a volar la mente y cuerpo del espectador. Apartado de la retórica o de lo moralino, Noé escribió un texto de esperanza, concientizador, nunca demagógico, un deleite de historia, queda gravada para siempre en cada uno de los espectadores.

El blanco y negro -papel y palabras- son llevados a escena en forma magistral por José Acosta. Nada de parafernalia, el minimalismo adquiere sentido teatral. Literalmente no hay nada, bueno el libro(te) donde está inscrito el cuento y una casita de papel. Su dirección transmina la piel, corroe los huesos, trastoca el alma, en verdad da vida a lo onírico. La fantasía deja de ser irreal, estamos frente a ella, la vemos, la escuchamos, casi se puede tocar. Es una dirección de actores digna de toda alabanza. Iluminación basada en la penumbra, ambienta el universo del sueño, haces de luz emanadas de la simple creatividad de Patricia Gutiérrez; no menos acertado el diseño de vestuario de Teresa Alvarado.

María Teresa Garagarza (El Rey y Esposa) excelsa, un trabajo indescriptible con palabras, se posesiona de los personajes, hace suyo el escenario; en principio, una actriz, se da la metamorfosis, su cuerpo, su cara -en particular sus ojos- son emociones, incertidumbres, congojas, una alegoría total de la esencia del ser humano. Junto a ella, Rodolfo Árias (el Paje y el Sabio), un actor poseedor de un histrionismo indiscutible, tiene carácter en el sentido de darle fuerza a la debilidad, lo mismo saca a flote la locura e instantes antes o después ternura, un gozo en el escenario. El rol de La Niña a cargo de Adamaris Madrid.

Las 99 monedas, uno de los mejores montajes que he disfrutado en mi devenir teatral, se representa en el Teatro Santa Catarina (Ciudad de México), hasta el 22 de octubre, jueves y viernes a las 20:00, sábados 19:00 y domingos 18:00 horas.

TEATRO, TEATRO Y MÁS TEATRO

Texto y fotos por Julieta Orduña Guzmán

 

El misterio del circo donde nadie oyó nada

el misterio

Cuántas veces nos hemos preguntando si nos fallará algún sentido (vista, olfato, oído, etc.) y nuestra vida cambiara en algunos aspectos; si somos optimistas seguiríamos haciendo grandes proyectos, como el que realiza el grupo Seña y verbo, que tiene más de dos décadas. Con ellos nos damos cuenta que todo se puede si tienes un sueño. En la pasada Feria del Libro estuvieron en Aguascalientes y, como siempre, dieron una muestra de profesionalismo al crear interés por conocer algo más del lenguaje silente.

El misterio del circo donde nadie oyó nada fue la propuesta en esta ocasión, y mediante juegos y risas el público fue aprendiendo este abecedario unido con elementos circenses. Sin duda, Seña y verbo nos da una lección al incluir a todos sin importar alguna discapacidad, y el arte del teatro y del circo es mágico, ya que hace posible todo esto.

Pesadillas

pesadillas

La producción de Zombie Walk presenta en esta ocasión esta obra alusiva al mes donde se conmemora a los muertos; nos lleva al Panteón de La Salud a conocer una historia macabra y llena de suspenso. La dirección está a cargo de Julio Cervantes, quién ya ha tenido experiencia en este tipo de montajes, y hacer la acotación que no es nada fácil, ya que desde la caracterización, ambientación, sonorización, vestuario, etc., ya lleva sus riesgos, y digo riesgos porque si no se hace adecuadamente cae en lo no creíble, sin embargo, hay que resaltar que este no fue el caso, ya que desde que uno entra al recinto donde están reposando Los Hombres Ilustres de Aguascalientes, se siente una intranquilidad de no saber qué va a pasar. Destacar que los zombies son los que se llevan las funciones, con la advertencia de que ni ellos ni el espectador pueden tocarse, y ¡claro! el griterío no se hace esperar. La historia gira entre surrealismo -con algo de la vida cotidiana- pero siempre en torno a la muerte. La falta de valores y de no saber qué estoy haciendo aquí y hacia dónde voy es la trama principal. Sabemos que este tipo de producciones son dirigidas principalmente a los jóvenes que buscan lo sobrenatural; sin embargo, todo público está invitado (excepto los niños) que en mi opinión no es conveniente que vivan esta experiencia, y más vale que se queden en casita mientras sus papás conviven con los zoombies.

Pesadillas se presenta de jueves a domingo, hasta el 29 de octubre, de las 20:00 a las 24:00 horas, Panteón de la Salud.

El hostal de la locura

el hostal

Dicen por ahí que de músicos, poetas y locos todos tenemos un poco y sí, sobre todo, la locura es parte del ser humano; a veces nos dicen “estás loco” cuando hacemos algo que va en contra de la normalidad, empero, en esta puesta en escena todos están locos, porque cada “loco con su tema”. El hostal es administrado por unas jóvenes que aprovechando la ausencia de su tío deciden hospedar a quien se presente en ese lugar sin importar su apariencia o condición social y llevándose como consecuencia sorpresas con cada inquilino, al final y como conclusión, la obra encierra un mensaje. La compañía de teatro de la Casa Terán inicia con este trabajo, el cual es aceptado por el público. Teatro familiar, sin complicaciones, solo con el fin de divertir y que sea de sano esparcimiento. Prometen otra temporada, pero con una nueva producción.

PIXEL

Por Julieta Orduña

Foto Conaculta

Pixel

  

La cartelera del Festival Cervantino es muy vasta y de gran calidad, y ha sido tanto su impacto que se ha extendido algunos espectáculos a otros estados o ciudades, como es el caso de León, Guanajuato. Ahí me trasladé al Teatro Bicentenario para ver un evento que con solo escuchar las acertadas críticas de genialidad y ovación que tuvo en el Cervantino, acaparó mi interés de ir a verlo a tierras guanajuatenses.

Pixel nos adentra en un mundo virtual donde todo es posible, donde la imaginación vuela y sin querer ya estás adentro, y el cuerpo se transforma haciendo lo imposible. Sus creadores digitales, Adrien Mondot y Claire Bardainne, tuvieron una charla con el director artístico y coreográfo Mourard Merzouki y le propusieron hacer una fusión de tecnología con danza.

De ahí surgió este experimento que se logró hasta llegar a un espectáculo de primer nivel, donde estos dos mundos se encuentran y crean lo ininmaginable. Historias van y vienen, no importa si las hay o no, es tener los sentidos al máximo y dejarse llevar por esas sensaciones que en la cotidianiedad no se preciben, quizá solo cuando estamos durmiendo.

Circo, artes marciales, artes plásticas, conjugadas con la danza contemporánea, hip hop, break dance, etcétera, hacen que este mundo vitual sea único y nunca olvidado, acompañado de la música electrónica, moderna y original que no puede faltar a cargo de Armand Amar como creador musical.

Si has visto la película Matrix y quedaste impactado por su realización, sin duda esta propuesta te recordará esa cinta donde lo virtual ya es parte de la existencia del ser humano y si se conjuga la danza, mucho mejor. Pixel estará próximamente en la Ciudad de México.