Autor: Julieta Orduña

MUSEO DEL PADRE TOÑO

Texto por Julieta Orduña Guzmán

Imágenes de Internet / facebook

12189750_507119476114438_3592361556885656785_nSon varios los recientos que albergan piezas, objetos, pinturas, esculturas y demás, y que son llamados Museos. Uno de ellos es el del Padre Toño, un sacerdote que hizo historia no solo en el gremio religioso sino también en la ciudad de Aguascalientes por su labor apostólica a favor de la niñez. Fundó escuelas, un orfanatorio y esto hizo que fuera recordado por varias generaciones, e inició contando brevemente parte de su legado.

En la calle Rayón se construyó, en la que era una vecindad, una Escuela, lo anterior en un barrio bravo donde vivían pandillas y familias desintegradas. Todo esto inició con la ayuda de un sacerdote, Antonio Hernández Gallegos, quien al ser trasladado a Roma tuvo en aquel lugar la inquietud de regresar a Aguascalientes y formar un orfanatorio, ya que fue inspirado por la obra que hacían los salesianos a favor de la humanidad. Su plan era evangelizar a los niños que vivían en su barrio y darles catecismo. Así  comenzó a edificar un centro catequista y una escuela primaria, la cual  se conoció como el Oratorio Festivo San Tarciso, después  se convirtió en la Escuela de San Tarciso.

¿Por qué se le denominaba Oratorio Festivo San Tarciso? Debido a que cotidianamente se organizaban obras de teatro y se invitaban a participar a los grupos del barrio de Guadalupe como de El Encino, de entre los que figuraban el grupo Temperancia. Uno de los primeros actores de aquel tiempo en los 40 fue el padre Adrián Luévano Carrillo quién representó a San Felipe de Jesús, quien además de sacerdote era teatrero y tenía la Academia Comercial Carrillo; se le conocía también porque traía una marioneta llamada Marraqueta. En este oratorio se proyectaban películas de diversas series como El zorro, Viruta y Capulina, El gordo y el flaco, y las películas de Joselito, y había una cartelera constante, todo con el fin de apoyar a sus niños. En diciembre, las posadas eran muy especiales, ya que además de rezar el rosario y ejecutar los cantos, al final se realizaban concursos de diversos juegos y se les otorgaban regalos a los pequeños.

MUSEO PADRE TOÑOEl padre Toño, como le llamaban todos con mucho cariño, fundó también la escuela San Tarciso y tres escuelas más: Santa Inés y Los Santos Ángeles, pero la más conocida y que todavía sigue en pie con 64 años de existencia: La Ciudad de Los Niños, edificada en un casco de la Hacienda de la Cantera, que data del siglo XVII. En este espacio se tuvieron hasta 300 niños y fue un ejemplo para varias ciudades como Guadalajara y Monterrey. Fue el 3 de marzo de 1953 cuando fundó la Ciudad de los Niños.

El padre Toño tuvo vocación por ayudar y fundó la Caja Popular para apoyar al necesitado. En su misión sacerdotal tuvo los cargos de canónigo, vicario general y obispo de Tabasco. Actualmente es Siervo de Dios y está  en proceso de Canonización.

Si quieres conocer más acerca de este gran personaje, visita El Museo del Padre Toño, que está ubicado en Rayón 416, entre Matamoros y Pocitos, zona Centro, para mayores informes el teléfono es: 449 976 4161.

Fuente consultada: Charla de Francisco Javier López, director del Museo del Padre Toño.

“HE APRENDIDO A QUERER TANTO EL TEATRO QUE LO DISFRUTO…”: HÉCTOR IVÁN LUEVANO ALANÍS

Texto por Julieta Orduña

Fotografías de Clara Martínez

“Alguna vez has traspasado este portal místico? Aquí es en donde sucede una magia inigualable. Tu cuerpo se convierte en una hoja en blanco dispuesta para ser creador de ilusiones y alegría. Aquí es el sitio en el que se desbordan las energías más hermosas. ¡Aún seas técnico, actor-actriz!”: Héctor Iván Luévano Alanís.

ivan luevano_2

El espacio escénico determina las características de la representación teatral y contribuye a crear una arquitectura que responda a las necesidades de la dramaturgia. La tramoya es parte de esta creación, un conjunto de mecanismos que sirven para decorar un escenario, que en la actualidad se determina por la multimedia. Uno de los tramoyistas con más trayectoria, y tiempo después incursionó como actor, director y maestro de teatro fue Héctor Iván Luévano Alanís, quién interpretó varios personajes emblemáticos, pero dos de ellos dejaron huella en los escenarios: José Guadalupe Posada  en uno de los feriales y festival de las Calaveras, y El diablo Mayor en la Pastorela Barroca de Miguel Sabido. Un reconocimiento a este gran artista que se nos adelantó, del cual transcribo una entrevista que le hice en mayo de 1997. ¡Descanse en paz!

ivan luevano                  Iván Luévano en la presentación del libro La peor señora del mundo, de Francisco Hinojosa.

¿Cuántos años tienes en el oficio de tramoyista?

17, el 16 de abril que es día de mi cumpleaños, los cumplí. Para mí no ha habido más regalo más importante, lo más grandioso es haber entrado a trabajar en el teatro. Entré a los 15 años.

¿Qué fue lo que te impulsó a ser tramoyista?

Yo entré circunstancialmente, nosotros (mis hermanos y yo) íbamos acompañar a un chavo que estaba de portero en el Teatro Morelos, de repente se necesitaba gente y me dijo Alfredo Báez, el jefe de foro: “¿quieres trabajar con nosotros?“. Mi primer de montaje fue una coronación de la reina, justo el 16 de abril de 1980; fue un trabajo durísimo, arduo, entramos a las seis de la mañana y salimos a las seis de la tarde, pero fue muy bonito y decidí no hacerme a un lado. Mi primer pago fue de $1,000.00 pesos. Me sentí muy feliz, pero principalmente de recibir las gracias por este trabajo.

¿Has tomado algunos cursos?

Sí, de tramoya o lo que se llama Escenología, con el maestro López Mancera; mi primer curso fue en la Casa de la Cultura, y el último en el Palacio de Bellas Artes. He tomado cursos con técnicos europeos, dos veces con japoneses; los nacionales que se realizan.

¿A quiénes les imparten los cursos?

Se los damos a los tramoyistas, en una Convención Nacional de Escenólogos, Aguascalientes fue invitado con un equipo de instructores.

¿Los tramoyistas locales tienen experiencia profesional o son empíricos?

Todos entraron accidentalmente; es en abril cuando se requiere de más manos porque tenemos el ferial de Aguascalientes; es un trabajo durísimo, además tenemos el programa cultural, los eventos foráneos; en ocasiones hemos sido 20 tramoyistas y después se queda un número base de ocho.

¿Alguna experiencia chusca que te haya pasado?

Experiencia chusca siempre hay en cada montaje, hemos aprendido a querer tanto el teatro que lo disfrutamos. En la obra Muerte en el Vaticano, en la parte más importante en el clímax, nosotros recorríamos los trastos de la escenografía; se hacían para un lado y teníamos que empujar una cama con el Papa, ya para el final, cuando la Madre que lo asistía lo va a ver, entra uno de los chavos tramoyistas de nuevo ingreso  y sin saber, dentro de su inocencia, grita: “¡ya están las tortas!”, el Padre se levantó y sale corriendo y este chavo dice: “¿qué hice?… ¿qué hice?”… [le contestamos:] “Ya mataste al Padre del susto”. Para nosotros todo lo que sucede en el teatro es muy divertido; cada uno ha metido las cuatro, pero es ahí como se tiene la experiencia.

¿Un tramoyista tiene relación directa con el director y productor?, ¿han tenido algunos conflictos?

Principalmente con el director, porque los productores de las obras que vienen a Aguascalientes se dedican a lo del dinero. Esto sucede muchas veces en el teatro novel, pero la mayoría de las veces si nosotros queremos aportar algo es muy válido, pero tienes que manejarlo directamente con el Traspunte. Los conflictos se presentan con los directores que apenas están iniciando, son muy caprichudos. De repente vienen los monstruos sagrados del teatro, y sí impresionan, pero es gente ya colmillada.

¿Qué se requiere para ser tramoya?

Tener mucha creatividad, imaginación y saber de dónde poder sacar o dónde poder recurrir cuando hace falta. Tramoya viene del italiano tramposo. El tramoya debe crear la imagen para que el público pueda disfrutar la función. Muchas veces no somos comprendidos dentro de esta satisfacción, de esta alegría de disfrutar el teatro, nosotros mismos cuando nos sale bien el trabajo nos aplaudimos, una palmadita. De esta manera recibimos esta satisfacción sin necesidad de salir, somos un actor frustrado, porque no nos animamos a dar la cara y, sin embargo, estamos dentro del ambiente. Somos tan importantes como el actor, el productor, es una unidad, nosotros decidimos: “el actor no se luce si nosotros no hacemos nuestro trabajo, pero también nosotros no comemos si el actor no hace su trabajo”. El tramoya es un artesano, carpintero, arquitecto, pintor, en fin, un personaje mágico, creativo, que da la plástica teatral en cada función.

 

RECITAL DE ARS SOUNI KIDS ENSAMBLE

Texto por Julieta Orduña Guzmán

En el marco de los Domingos culturales, en esta ocasión me tocó ver nuevamente a la compañía Ars Sonui Kids el pasado 19 de marzo en el Museo Posada, ya con un repertorio muy diferente al anterior, donde los jóvenes y niños interpretaron su tema como solistas, y esto fue una verdadera experiencia al ver a esos pequeños talentos  frente a un público gustoso por las actividades artísticas.

En el programa se incluyeron composiciones de grandes músicos como: Schumann, Bach, Paganini, Dvorak, Vivaldi, Handel y Bach; además temas que se incluyen en el método Suzuki, una técnica diseñada para aprender el violín de una manera didáctica, y que le facilita a los niños el manejo de ese instrumento.

Las edades de los niños y jóvenes que integran esa compañía fluctúan entre los cuatro y 19 años, y sus maestros son integrantes de la Orquesta Sinfónica de Aguascalientes. Mis respetos a los maestros que no solo enseñan al pequeño la ejecución de un instrumento como es el violín, sino que también le dan herramientas para que sea un ser humano integral, ya que la música le proporciona valores para un mejor desempeño en su vida.

CÉSAR ALEJANDRO FESTEJA SUS 15 AÑOS DE TRAYECTORIA

Texto por Julieta Orduña Guzmán

Fotografías de Diana Arzola

CESAR ALEJANDRO 2Conozco a César Alejandro desde hace tiempo y cada vez me sorprende su profesionalismo, su calidad interpretativa que conmueve y hace vibrar a quien lo escucha, la pasión y la entrega en cada canción y, además, su preocupación porque cada show sea diferente y como él a veces se autodefine como un show man, sin duda lo es. Cantantes hay muchos, pero artistas que se preocupen por darle a su público un buen espectáculo con temas y música de calidad, cuidado en el sonido y coreografías, efectos especiales, multimedia y mucho más, solo pocos, y César Alejandro lo logró con su espectáculo Un show estilo Las Vegas.

La experiencia inició el pasado domingo 26 de marzo en el Auditorio DIMO y desde que ingresé al vestíbulo ya me sentía como si estuviera en un Casino con edecanes, anuncios de patrocinadores y una gran manta que anunciaba el gran evento. Al interior de ese espacio, se acomodaron varias mesas donde se podía tomar alguna bebida y empezar a  convivir con los presentes. -¡Se abren las mesas del juego!-, se anunciaba, y de repente el casino empezó a cobrar vida, con mesas de ruleta, barajas, cubilete, y a empezar a jugar con billetes de fantasía y al final el ganador tendría un regalo sorpresa. Iniciamos el juego Diana y yo, y sin querer estábamos ya todos los asistentes en ese ambiente de juego inocente de apuestas. Se dio la primera, después la segunda llamada y se cerraron las mesas para ahora sí ver a César Alejandro.

CESAR ALEJANDRO GAL_2Inició así este magno evento con una pasarela de los candidatos al concurso de Mr. Model, próximamente a realizarse, y después César abrió el show interpretando varios temas como: Conmigo, Lo estás haciendo muy bien, Se me antoja, Desde que te quiero, con ritmos como cha cha cha, pop, rock y balada, entre otros.

César Alejandro se lució en sus 15 años, acompañado de sus grandes amigos y  cantantes como Jorge Velasco, Anvik y Víctor Correa. Durante el evento se dio un tributo al recién fallecido George Michael. Reconocimiento a su equipo de  trabajo: Rocío Nava, Raquel Delgado; en los teclados, Juan Eduardo Correa; Jano, director musical de Playa Limbo estuvo también presente; en la batería, Emilio García; percusiones, Edson Olivares; en el bajo, Javier Duarte y en las guitarras Iván Macias y  Miguel Ángel Mora; en coreografía, Fanny, Karla, Diana y Aurora; para finalizar este gran show, el coro Esperanza Azteca y la academia de Belly Dance dirigida por Illyan Grey.

CESAR ALEJANDRO 1¡Sin duda, un gran camino que ha logrado César Alejandro, y lo que le falta hacer; un gran talento de Aguascalientes, sin duda, que ya hizo historia en la música del estado!

DOS GRANDES DE LA ESCENA AGUASCALENTENSE: MACÍAS CANDELAS Y MUÑOZ ALCALÁ

Texto por Julieta Orduña Guzmán

El Teatro nos protege; nos da cobijo… Creo que el teatro nos ama… tanto como lo amamos nosotros… Isabelle Huppert, Francia (Fragmento del Mensaje del Día Mundial del Teatro 2017).

Son pocas las instituciones que se dan el tiempo de reconocer la trayectoria de personas importantes que han realizado diversas funciones a favor de su comunidad, en el plano artístico, son todavía menos, y de vez en cuando se dan esos galardones, y da mucho gusto que en vida se le otorguen al artista. Por segunda ocasión, el Museo Escárcega otorga reconocimientos por más de treinta años de trayectoria. En la primera emisión, fueron elegidos en la categoría de Teatro: la actriz Marielena Cervantes, integrante del grupo Teatristas de Aguascalientes; el director Fernando López, quien también fue actor de los Teatristas de Aguascalientes, así como de La Columna de Aguascalientes, y que actualmente tiene su propia compañía denominada Escénica A. C.; también se le reconoció al mtro. Salvador Quezada Limón, que además de actor es artista plástico y cantante; Rafael Ladislao, director del grupo Son 4 y de la compañía Calaveras del montón; el maestro Jesús Velasco, actor y director de La Columna de Aguascalientes y a nuestro querido maestro Jorge Galván (q.e.p.d.), director, dramaturgo y actor de Los Teatristas de Aguascalientes.

Para este 2016, los elegidos fueron los directores J. Concepción Macías Candelas y  Ambrosio Muñoz Alcalá. Y en esta columna quiero darles un reconocimiento por el Día Mundial del Teatro señalando, brevemente, parte de sus trayectorias.

El maestro José Concepción Macías Candelas, conocido como Chon, es originario de este estado; estudió en el bachillerato de la UAA y su inclinación por la actuación se destacó desde temprana edad. En la escuela de educación media no solo formaba parte de la Hora del Aficionado, sino que también la dirigía. Inició en el Teatro Estudio de la Juventud y continuó con cursos, talleres y seminarios encaminados a la dirección. Formó parte de varios grupos estudiantiles, institucionales e independientes, a partir del año 1983, por mencionar algunos: La Columna de Aguascalientes, Teatro Estudio de la Juventud, Artes Escénicas y Calaveras del montón.

Su camino como director fue muy vasto, siendo invitado por parte de varias instituciones como INEGI, la Secretaría de Finanzas, Dirección de Catastro, Gobierno del Estado, SARH, y tuvo su propio grupo: Los Mismos.

En cine es considerado como uno de los artistas de Aguascalientes que ha trascendido nacionalmente. Inició en pequeñas participaciones de cortometrajes de estudiantes de comunicación de la UAA y más adelante, en el 2002, participa como actor en la película Sueño para dormir cocodrilos, la cual fue premiada con un Ariel, además de las películas Los mercenarios, Camino a la muerte, entre otras.

Ha tenido la fortuna de recibir cursos de actuación, escenotecnia y dirección con maestros prestigiados como Nicolás Ñúñez, Francisco Beverido y Eduardo Sabiñón y como docente ha impartido talleres de expresión corporal y actuación.

Su inquietud por la dirección ha sido su pasión, siendo requerido por varias compañías de la ciudad como: INAJUD, SARH, ATHOS, FEUAA, Cereso Varonil, INEGI, Secretaría de Finanzas, Catastro del Gobierno del Estado y Los Mismos. Han sido varias las obras de su repertorio, algunas de ellas: Te esperaré en Luzvelia (Revista musical de la UAA), Hoy invita la güera (La Columna de Aguascalientes), La dama boba (Grupo Artes Escénicas), El crucificado (Grupo SARH), Oro verde (Taller Teatral del INAJUD), Regina 52 (Teatro Estudio de la Juventud DF), Marcelino, pan y vino (Grupo Teatral Carlos Ancira), El paseo de Buster Keaton (Los Mismos).

Además del reconocimiento que le otorgó el Museo Escárcega este año, el maestro Macías Candelas ha recibido muestras de afecto y ha sido galardonado desde 1987 con una presea como Mejor Actor, y en 1992 como Director. Se le otorgó el Diploma al Mejor Actor del Sexto Encuentro de Teatro de la Ciudad de México con la obra Oro verde; al Mejor Actor de reparto en el Tercer Festival de Teatro Popular Juvenil; diploma al Mejor Director y Mejor Obra en la Muestra Estatal de Teatro, con el montaje: Los perros. Por parte de la Asociación Civil A Escena se le han otorgado varios premios en dirección y actuación. En los noventa (1993-94) presidió la Agrupación Teatral de Aguascalientes A. C. (1993-94).

Del maestro Ambrosio Muñoz Alcalá también hay mucho que comentar. En este diario con fecha 20 de octubre de 2016, hice una referencia a su trayectoria por sus 60 años como profesional escénico. Desde muy pequeño, a la edad de ocho años, inició con su compañía de títeres en el barrio donde él vivía,  y tiempo después -de jovencito- formó parte del Conjunto Artístico de Drama y Comedia Hamlet, del maestro Elías Rivera.

ambrosioSus primeras obras datan del año 1956, una de ellas: Los dos sargentos, presentada en el Teatro Obrero; otras participaciones: Santa, San Felipe de Jesús, La Llorona, La casa de los milagros y una de las que han marcado la vida del maestro Ambrosio es Sublime venganza, con más de 600 representaciones, siendo llevada a infinidad de iglesias, municipios, asilos y donde la soliciten.

Ha sido actor invitado de diversos grupos teatrales y ha recibido diversos reconocimientos de instituciones culturales y de organizaciones religiosas, académicas, gubernamentales y civiles. A Escena le ha otorgado diversos reconocimientos como actor y director.

Es reconocido por su gran labor de conservación de uno de los grupos más longevos del país, con 83 años de actividad ininterrumpida.

¡A estos dos grandes maestros, un gran reconocimiento en esta semana del Teatro!

 

Fuentes consultadas: Diccionario General de Aguascalientes, tomo J-M, ICA, Aguascalientes, 1997, p. 255, La Jornada Aguascalientes 21/10/2016 y Archivo de A Escena.

 

JORGE BUCAY EN AGUASCALIENTES

Texto y foto por Julieta Orduña

IMG_20170306_221759 - copia

Uno de los mayores problemas que enfrenta el mundo actual es el stress, lo que conlleva a la neurosis, la baja autoestima hasta llegar a grados nocivos como la depresión y el suicidio. Estuvo el 6 de marzo en nuestro estado en el Teatro Aguascalientes, el terapeuta gestático y escritor de origen argentino, Jorge Bucay, quien es conocido por sus pláticas masivas no solo en los teatros, sino en los medios de comunicación (televisión y radio).

Al estar en esta plática me di cuenta de la necesidad que tenemos los seres humanos de que algún profesional nos ayude a salir de ese hoyo en el que estamos metidos y que no encontramos solución alguna. Largas filas se vieron en este recinto, mujeres y hombres que esperaban escuchar una buena plática ¿o terapia? De este afamado psicólogo y -¡se logró!- desde el inicio nos llevó a interactuar con el qué estaba a nuestro lado decirle “Lo estás haciendo muy bien”, abrazarlo y porqué no darle un beso, eso hizo que el ambiente se relajara y vi sonrisas por todos lados, ¡es lindo eso!.

Mediante una proyección fue comentando el tema y hasta vídeos mostró lo que dio una conferencia didáctica y muy amena. Concluyó con un juego de naipes y mediante instrucciones se iba desechando lo negativo hasta llegar a una carita feliz. ¡Claro que podemos ser felices es nuestra obligación! Solo es cuestión de proponérnoslo y ¡ojo! no es lo mismo estar alegre qué feliz, hay que estar feliz con o sin problemas y con lo que nos traiga la vida, total estamos solo un rato aquí porque desperdiciar esta corta vida.

UNA VIDA EN LA DANZA, GEORGES BERARD

Texto por Julieta Orduña

 

En estos días se han suscitado varios acontecimientos relevantes en la comunidad artística que merecen ser comentados, algunos no tan agradables como el fallecimiento de uno de los maestros que vino a revolucionar la danza en Aguascalientes a inicios de la década de los 70, me refiero a Georges Bérard, quien nace un 8 de septiembre de 1927 en Montreal, Canadá. Inicialmente tuvo inclinación por el teatro y sus estudios los realizó en el Conservatorio de Quebec, sin embargo, fue más fuerte su vocación por la danza y a partir de ese momento se dedicó en cuerpo y alma a ser bailarín. Radicó en París, y tomó clases con Sergei Peretti; después se incorporó a la ópera de Lyon, le siguió las de Angouleme y Rouen. Inició como coreógrafo participando en la Comedia Francesa. Fue reconocido por su talento en varias compañías, como la Compañía Raymonde Dubieff, donde fue maestro y coréografo, a partir de esta experiencia decide crear la compañía Les Gaites Parisiens d’Offenbach.

 

Regresa a su país en 1955 y es invitado a participar en el Ottawa Ballet y crea su estudio de ballet, antecedente de la Compagnie des Ballets du Quebec Inc., con la que presenta varias coreografías de grandes compositores como Bizet, Tchaikovsky y Mozart. El maestro Berard, inquieto por naturaleza, decide viajar y compartir sus conocimientos a otras latitudes; elige Guatemala para presentar una temporada y permanece dos años más, de ahí realiza giras a El Salvador y México.

 

En nuestro país imparte clases en la Royal Academy of Dancing y es invitado a Oaxaca a impartir clases en la Escuela de Bellas Artes de ese estado. En 1968 se traslada a Aguascalientes y al año siguiente funda el Ballet de Aguascalientes, y con esa inspiración -nata de él-, se forman nuevos grupos de danza. En 1995 se contabilizaron más de noventa obras completas, con las cuales realizó giras por diversos estados de la República, además de tomar parte en festivales y foros de danza.

 

Por su invaluable trayectoria y por su aportación a la danza en el estado, en 1991 se le otorga el Premio Aguascalientes; asimismo, se pone su nombre a la Escuela de Danza del Instituto Cultural de Aguascalientes (ICA)y en 1994 recibe la medalla: Una vida en la danza por parte del Centro de Investigaciones para la Danza José Limón, además, el ICA le otorgó un reconocimiento por su actividad dancística en Aguascalientes, y posteriormente se edita la colección: Los nuestros, en la cual se publica la biografía de Berard a cargo de la maestra Carolina Castro Padilla. Su más reciente homenaje fue en el 2015 por más de 40 años de trayectoria artística en el estado y por esa época, el maestro Ramón Gabriel Esparza García y su equipo, a través de un concurso convocado por el Cetre de la francophonie des Amériques, realizan un cortometraje en su honor.

 

En estos días se anunció una gala de ballet El lago de los cisnes, acto II y Divertimento, a beneficio del maestro Georges Berard, sin embargo, no se puede contradecir al destino y por razones técnicas no se pudo realizar la función y el maestro tuvo que partir, no obstante, lo despidió la comunidad artística y sus amigos en la Catedral, recordándole como un gran benefactor de la Danza en Aguascalientes.

 

Fuentes consultadas:

ENGEL, José Luis. Diccionario General de Aguascalientes, ICA, México,1995, p.47.

http://www.palestraaguascalientes.com/

http://www.aguzados.com/

MUJERES DE CENIZA

Texto y fotografía por Julieta Orduña   

Una de las obras que llamó mucho la atención cuando se empezó a difundir por toda la ciudad fue Mujeres de ceniza, quizá no tanto por el título, sino por el elenco, ya que las cuatro actrices tienen gran trayectoria y se antojaba verlas juntas: Jacqueline Andere, Margarita Gralia, María Sorté y Silvia Mariscal, todas ellas dirigidas por Roberto Antier, la obra es de la autoría de Sergio Marcos y Martín Guerra. Este montaje estuvo en el Teatro Aguascalientes, donde se acostumbra que se presenten las obras foráneas de teatro comercial.

mujeres

La nueva producción de Rubén Lara ha sido todo un éxito en la Ciudad de México, y este gran reparto se ha adaptado a presentarse entre semana en diversos espacios de la República, donde el público le ha respondido estupendamente. La trama, aunque sencilla al inicio de la obra, se empieza a poner interesante a la mitad de la historia. Clara es una viuda que al cumplirse un año del fallecimiento de su esposo decide escribirles a sus amigas y hacerles notar su depresión; ellas deciden ir a visitar a su amiga de juventud y a partir de ahí las personalidades de cada una de ellas se dejan ver y, entre risas del público, la trama se vuelve ligera y cómoda. Sin embargo, las cartas se empiezan a destapar y cada una de las “chicas” tienen un secreto oculto con respecto al marido de la anfitriona: Clara que, por cierto, es interpretada por Andere.

El final es de lo más sorpresivo y nos deja una comedia bien hecha y con actuaciones frescas y dinámicas con grandes actrices.

El público disfrutó la obra, en su mayoría mujeres, y si alguien se quedó con ganas de ver esta puesta, sigue en temporada en la Ciudad de México, en el Teatro 11 de julio.