Autor: Miryam Almanza

“LOS HOMBRES BUENOS ME ABURREN…” (MUJERES DESDE LA CAMA)

Texto y foto por Miryam Almanza

mujeres_ligero

¿Qué es la sexualidad femenina? ¿Placer, revolución, poder? ¿El lado oscuro del deseo, genitales convertidos en tabú? En pleno siglo XXI el deseo sexual femenino sigue siendo motivo de controversia y ha necesitado de la literatura y el teatro para expresar eso que la “buena sociedad” no permite decir a la mujer, como si la única opción que tiene la líbido femenina es la de explorarse a escondidas, en solitario, calladamente y en lo oscurito.

Mujeres desde la cama es una propuesta teatral interesante, más una narración erótica con la que su director Alfredo Vargas expone ese lado oculto y explosivo de la sexualidad femenina mediante cuatro historias de renombradas escritoras mexicanas: Beatriz Espejo, Rosa Beltrán, Rosamaría Roffiel y Cristina Pérez-Stadelmann. En los textos están involucrados el placer, el deseo, la fantasía, elementos que dan soporte a la propuesta de que las mujeres podemos responsabilizarnos de nuestro propio placer y deseo, y aún y cuando algunos espectadores se muestran incómodos o nerviosos, porque se les nota, queda en ellos hacer la reflexión sobre el tema.

El montaje es muy intimista, ocupa sólo que el espectador use la imaginación para dar vida a las historias que narran Andrea Moreno y Etna Zavala, quienes entran y salen de un rectángulo de madera de regular tamaño y de la iluminación fija, para cambiar de una historia a otra. Soy sincera, por momentos siento que la propuesta se queda corta, ¿será por el tipo de público que tenemos?, porque el tema amerita un vestuario más audaz, actuaciones más explícitas, y con esto no quiero decir que el reparto no sea bueno, al contrario, mi admiración para ellas por el gran trabajo que realizan, pero sí creo que si el director hubiera contado con actrices más experimentadas en el escenario hubiera podido darle al montaje la intención que quería provocar, más confrontadora, más determinante, más liberal y, a mi parecer, creo que terminó por modificarlo para evitar la censura. Finalmente, al menos en nuestra sociedad, la sexualidad femenina sigue siendo un tabú.

Esto es mi opinión, pero los invito a que vean esta propuesta en una próxima temporada.

ESTUVO LA SEÑORA PRESIDENTA EN AGUASCALIENTES

Texto y foto de Miryam Almanza

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Hablar de don Héctor Suárez es hablar de toda una autoridad en el escenario;, su carrera artística, iniciada en los años 60, lo ha posicionado como primer actor, y si bien su papel principal ha sido de comediante, también ha abordado facetas con éxito no sólo en teatro sino también en televisión y cine. El día de ayer estuvo en Aguascalientes para presentar La señora Presidenta, obra de teatro que el también actor Gonzalo Vega hizo por casi 20 años, dándole vida a dos peculiares personajes, Martín y Martina, hermanos mellizos que por años han estado distanciados.

La obra en sí no trata sobre política, aunque el actor en momentos sí hace un fuerte llamado a la ciudadanía a protestar por el actual gobierno mexicano; más bien es el retrato irónico de temas que inquietan (¿o incomodan?) a la gente, como la sexualidad, las relaciones incestuosas, el alcoholismo, la infidelidad, cosas que por lo regular se quedan en lo oscuro y en los que la risa es el pivote para desfogar la tensión que provocan.

Don Héctor es magnífico en el escenario, y si bien no hace tantos cambios de vestuario como los hiciera Gonzalo Vega (a quien vi en su última presentación en Aguascalientes), sus dotes de comediante levantan el montaje que, por momentos, es soso, sin chiste y me atrevería decir que hasta con personajes a los que les hace falta una mejor dirección por parte de Héctor Suárez Gomís. Eso sí, me fascinó la mancuerna que hace don Héctor con Lalo España, entre ellos fluye tan bien las escenas que la gente se muere de risa, se combina perfecto la experiencia de uno y de otro como comediantes, y aún hasta cuando hacen algo de improvisación, se nota que embonan perfecto en el escenario. Sería muy bueno verlos juntos en otro proyecto. De ahí en más, el resto del reparto (y de la historia) pasa sin pena ni gloria.

La señora Presidenta cumplió con su cometido de divertir al público de Aguascalientes pero, sin duda, creo que estaba mucho más cuidado el montaje hecho por Gonzalo Vega.

UNA PAREJA DE TRES

Texto y foto por Miryam Almanza

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Ustedes, amables lectores, ¿han notado los múltiples espectáculos de corte comercial que ha habido últimamente en Aguascalientes?, la oferta ha aumentado considerablemente, y para todo hay público, como pasó en esta comedia, Pareja de tres, con Michelle González, Verónica Montes, Sebastián Rully y Gabriel Soto, también producción de Rubén Lara.

Me encantan las producciones de este señor, porque además de divertir al público, busca siempre que sus obras dejen algo a la reflexión con temas actuales que, si no fuera a través de la risa, no nos atreveríamos a tocar.

En Pareja de tres se habla de esas “nuevas” relaciones en las que una persona comparte con dos o más, desde sus gustos hasta su vida en pareja y en familia; curiosamente este montaje es desde el punto de vista de una mujer que se plantea la situación, es ella quien busca ser feliz no con una sino con dos personas en su vida, ¿creían que sólo los hombres pueden hacerlo? Y la obra no se queda ahí, actrices y actores tienen mucho atractivo visual y el director lo aprovecha muy bien en el escenario, por lo que hay escenas picantes, bailes sensuales y, por supuesto, momentos divertidos para el público.

El reparto es fabuloso, todos vienen de hacer telenovelas y series de éxito en México y Latinoamérica, Sebastián Rully y Gabriel Soto trabajan juntos por primera vez, y es el lanzamiento de Verónica Montes en teatro, todos bajo un texto picante y divertido que plantea un maTRImonio diferente, para pasar un rato entretenido.Usted, ¿se atrevería a compartir con dos personas en pareja?

“¿Y DÓNDE ESTÁ MI RELOJ?”

Texto y foto por Miryam Almanza

SAMSUNG CAMERA PICTURES

Hay ocasiones que, por las prisas o el estrés, olvido las cosas, no sé dónde dejé las llaves, no recuerdo el número de teléfono de mi familia, olvido citas. Quiero pensar que es falta de atención, pero cuando ya se vuelve algo recurrente, créanme, sí asusta. Así me pasó alguna vez que desperté y, por más que intentaba, no lograba recordar qué día era, ¿tenía que ir a trabajar, o era sábado?, ¿había sonado mi despertador, o ni siquiera lo había programado? De verdad, fue un momento de angustia hasta que luego de un rato logré ubicarme.

Traigo a colación esta experiencia porque la recordé viendo El Padre, con el primer actor Don Ignacio López Tarso, que se presentó esta semana en Aguascalientes junto con un gran elenco. El Padre es una conmovedora obra de teatro en la que Andrés, un hombre mayor, está perdiendo su memoria. Está al cuidado de su hija, pero debido al avance de su deterioro mental, es necesario internarlo en una casa de asistencia.

El texto es maravilloso, y bajo la dirección de Salvador Garcini, la obra es buenísima, sin embargo, quien definitivamente se gana el aplauso es Don Ignacio con su actuación, porque nos lleva de la risa al llanto o de la desesperación al miedo y a la calma con una magistralidad increíble. El texto narra la difícil travesía por una enfermedad que avanza hacia la desesperación no sólo de quien la padece, sino también la de su familia: “¿Y dónde está mi reloj? ¡Necesito mi reloj! ¡Sólo así puedo funcionar!”. Pasa el tiempo y con este se comienzan a ir los recuerdos, nombres, lugares, rostros, las palabras. El deterioro de la mente es progresivo y no se puede detener. Y lo vemos en el escenario.

Quedé maravillada con el tratamiento que dan al tema a partir de los personajes, la iluminación y la escenografía, los primeros porque aparecen y desaparecen al grado de que el público no identifica si son reales o producto de la imaginación de Andrés; y luego con la iluminación y los negros se marca el grado de deterioro que sufre Andrés, el avance de su enfermedad, pues a través de estos efectos vemos cambios, al principio imperceptibles, en la escenografía: desaparece un florero o un cuadro, un vaso, luego un sillón, regresamos de la oscuridad y desapareció el librero, luego la mesa, así hasta que se esfuma todo el mobiliario, dejando a los personajes entre paredes vacías.

El Padre es una obra hermosa, emotiva. Y Don Ignacio es inolvidable en su personaje de Andrés, lo mejor es cuando en escena “baila tap”, ¡ah, qué momento!, pero lo que definitivamente se roba el corazón del público es cuando Andrés, en la habitación de la residencia donde está internado y en un momento de verdadera lucidez, se da cuenta del lugar en el que se encuentra, se ve solo y llora amargamente su tragedia. En ese momento, el público llora con él. ¡Ah Don Ignacio! Por eso se llevó una ovación de pie.

 

CUANDO LA TRAGEDIA Y EL HUMOR SE MEZCLAN (IDIOTAS CONTEMPLANDO LA NIEVE)

Texto y foto por Miryam Almanza

SAMSUNG CAMERA PICTURES

En teatro, cuando leemos el nombre de Alejandro Ricaño en algún programa de mano, invariablemente nos remite a un texto que sabemos será “diferente” a lo que comúnmente vemos en un escenario, con personajes que representan situaciones a veces ilógicas pero tan cotidianas que rayan en el humor negro; así es su obra Idiotas contemplando la nieve, que presenta en corta temporada la Compañía Fernando Wagner, bajo la dirección de Omar Pacheco Jr.

Ocho personajes en escena llevan al público por situaciones patéticas como el secuestro y el asesinato para conseguir la cafetera de moda, o medir el nivel de pobreza en un hogar por el tipo de excusado que tiene, así corre la obra en diversos cuadros enmarcados por sentimientos como el dolor, la tristeza, la envidia, la desesperanza, hasta el momento en que se cuela la ironía y nos saca una sonrisa para amortiguar la tragedia, ¿o para acentuarla?

La obra gusta, ya que el texto definitivamente es muy bueno, y algunas de las actuaciones dan un buen soporte a la historia si tomamos en cuenta la novel dirección de Omar Pacheco hijo, sin embargo, lo que quiero es destacar el reto que asumió la compañía Wagner al representar una obra que ha sido exitosa y multipremiada en diversas partes del mundo, y además con autorización de su autor. Con esto la compañía refuerza su repertorio luego de 18 años de trayectoria en nuestra ciudad, y Omar, por su parte, afianza su preparación artística que estamos seguros le ayudarán a dar el salto al ámbito profesional, ya que el teatro lo lleva en la sangre.

HISTORIAS ECLÉCTICAS PARA TRANSEÚNTES

Texto por Miryam Almanza

Fotografías de Sylvia Ríos

historias (1)En plena Feria Nacional de San Marcos nos encontramos con un interesante proyecto de lecturas dramatizadas por actrices y actores de Aguascalientes que, basándose en un catálogo de 17 textos, deleitaron a quienes iban paseando por el corredor cultural. Historias eclécticas es una interesante intervención de la calle, de no más de 10 minutos, suficiente para sensibilizar a los oyentes con historias como La japonesa rusa, Certeza, Bichos del circo, Los niños muertos, La chingadera, Yang, La suerte de Kahlo Dant, El lugar equivocado, entre otras, que surgieron de la pluma de reconocidos escritores también de nuestra ciudad.

historias (2)La iniciativa es de Etna Valdivia, actriz y directora de teatro, quien en su constante superación artística nos ofrece nuevas maneras de disfrutar de esta disciplina y de la lectura, justo en los lugares por los que vamos pasando. No hubo pretexto para no escucharlos, aunque sí hicimos un poquito de esfuerzo ante el ruido que salía de los negocios y los puestos que había en la calle, pero igual chicos y grandes se acercaron a poner atención a las narraciones.

Historias eclécticas es apenas un trabajo en ciernes, pues además de intervenir las calles lo han hecho también en la Biblioteca Benjamín Manzo y en algunos otros espacios. ¡Ojalá pronto esté en centros comerciales, plazas, mercados y en todo aquel lugar donde haya alguien interesado en disfrutar de la lectura dramatizada!