Autor: Sylvia Ríos

DIVORCIADAS, EVANGÉLICAS Y VEGETARIANAS

Texto y fotos por Sylvia M. Ríos Casanova

divorciadasInició nueva temporada la divertida puesta en escena Divorciadas, evangélicas y vegetarianas de la compañía Entrepirenas Producciones, con las actrices Lourdes Delgadillo, Gal Dorado y Laura Elisa Silva, bajo la dirección de Isabel Estrada. Con la emoción del inicio de una nueva temporada, las tres protagonistas de esta historia brillaron por su entusiasmo y por su actuación al representar cada una a una mujer con su historia de vida, muy diferentes entre sí, pero que en el fondo unidas por su condición en la búsqueda del amor, la felicidad y un mejor destino.

Con una buena respuesta del público, que casi llenó este acoger recinto, esta historia nos hizo reír por algunas de las jocosas situaciones que afrontan sus protagonistas, sin embargo, esta historia en el fondo nos envía mensaje de diversos temas como la violencia de la pareja, el abandono, la depresión, la soledad, no obstante ello, el mensaje final es valioso, vital y esperanzador.

divorciadas2Esta obra es de la autoría de Gustavo Ott, reconocido dramaturgo, novelista y periodista venezolano, cuya obra se ha traducido a diversos idiomas y cuya presentación en el escenario precisamente fue con esta comedia Divorciadas evangélicas y vegetarianas, en 1989.

El escenario, sencillo, con un biombo ingenioso que da las locaciones requeridas de la historia, con un vestuario apropiado, muy buena sonorización y, en general, excelente ritmo, puntualidad de inicio; sin duda, un montaje local profesional y con calidad que como público se aplaude, agradece y, claro, se recomienda.

No se pierda Divorciadas, evangélicas y vegetarianas en el Foro La Saturnina todos los sábados hasta el 07 de octubre, a las 21:00 horas. Reservaciones al (449) 119 1470.

UN GRITO QUE LO ARRASE TODO (ESTUDIO TRANSVERSAL SOBRE LA VIOLENCIA DE GÉNERO Y LOS MITOS DEL AMOR ROMÁNTICO)

Texto y foto por Sylvia M. Ríos Casanova

 un grito

Una puesta en escena con un título tan poderoso, con una buena difusión, gracias ahora a las redes sociales, un tema doloroso y lamentablemente vigente, la expectativa por ver esta obra era muy alta. Y la actriz Yadira Torres Briseño inundó con su energía, no solo el escenario donde -por el formato de la obra- nos congregamos, sino que llenó con su voz y el mensaje todo el recinto del Foro La Puga, terminando por opacar hasta el ruido del tránsito de los vehículos de la calle.

 

El público, expectante, acompañó cada palabra y cada acción que en voz de la protagonista nos recordó las diversas formas en que aún hoy en día las mujeres que deciden ser dueñas de su vida y sus acciones, y viven fuera de los cánones socialmente establecidos son agredidas, violentadas, insultadas y asesinadas. Aquí es donde radica el punto central de su grito, del uso del megáfono, para decirnos a todos que la muerte de su hermana no puede quedar en la más terrible impunidad y que tras años de una lucha incesante se logra la reapertura del caso por violencia de género, y es ahí donde la voz se alza y nos muestra el acta que reabre este caso tipificado como un “suicidio”. Yadira hace una pausa, y en silencio coloca el acta junto a otras pertenencias que antes nos mostró de su hermana Yovanna.

 

Cómo explicar una condición tan brutal como la violencia de género, el feminicidio, aunado a una sociedad patriarcal. El montaje, con la participación -en momentos- del público, nos muestra un mosaico muy ilustrativo de algunos de los factores como el cine, la televisión y hasta las inocentes caricaturas que han cumplido con el condicionado social durante años, en el papel que la mujer insumisa tiene que cumplir y que bajo mi observación causó, entre algunos espectadores, incomodidad y nerviosismo.

 

Yo esperaba un final con un grito atronador, pero después de decantar con los días el mismo, éste se vuelve totalmente congruente, las mujeres viven y celebran la vida, tienen las riendas de sus acciones, ya no serán lo que otros quieren que sean y, quizá sea así la mejor manera de honrar y recordar a Yovanna.

 

Un grito que lo arrase todo de la dramaturgia de Noé Morales Muñoz, quién comparte la dirección con Yadira Torres Briseño; en la asistencia de dirección: Mar Ayesha Alaniz. En la asistencia técnica, Xico Domínguez, y partitura corporal de Lucía Bayona, con un excelente trabajo en multimedia y audio de Miguel Alain, y en realización Ángel Ortiz. Un reconocimiento en especial a los gráficos en diseño de cartel: Humberto Rincón y diseño de postales, Emilio Cázares. Finalmente, el vestuario, muy apropiado, fue realizado por Ma. del Rosario Luna García.

JUAN RULFO A 100 AÑOS DE SU NACIMIENTO

Texto por Sylvia M. Ríos Casanova

Imágenes de Internet

JUAN RULFOHoy 16 de mayo Juan Rulfo cumpliría 100 años y aunque físicamente ya no está en este mundo, su palabra escrita susurra y nos habla con igual fuerza e intensidad como las voces fantasmales de su novela Pedro Páramo. Debo confesar que hace no mucho leí esta novela ante las constantes recomendaciones de algunos amigos y de otras lecturas que la mencionan como lectura obligada, imperdible, fantástica y demás. Y fue, ciertamente, una de las lecturas más sorpresivas, cautivantes, gozosas, profundas y alucinantes, por lo que no pude soltar el libro hasta cerrar la última página, no sin dejar de sentir esa tristeza y nostalgia de la pérdida de un ser profundamente valioso.

Mucho se escribirá hoy y siempre de Juan Rulfo y su obra, la cual se centra básicamente en la novela Pedro Páramo y El Llano en Llamas una compilación de cuentos. El mejor homenaje y reconocimiento a Juan Rulfo es y será siempre leer y releer su obra, por su realismo mágico, por sus  paisajes y personajes de un México rural hoy lamentablemente olvidado y abandonado. Solo les diré que Pedro Páramo emprende un viaje en la búsqueda de su padre, y con esta obra mexicana da inicio una nueva forma narrativa que da paso al llamado boom latinoamericano con las obras de autores como otro mexicano: Carlos Fuentes, Gabriel García  Márquez de Colombia, Julio Cortázar de Argentina y Mario Vargas Llosa de Perú.

Juan Nepomuceno Carlos Pérez Rulfo Vizcaíno, “Juan Rulfo” nació en su casa familiar en Apulco, Jalisco, pero fue registrado en Sayula el 16 de mayo de 1917. Publicó primero El Llano en Llamas en 1953 y  Pedro Páramo en 1955, el cual ha sido traducido a más de 40 idiomas, por señalar solo las dos obras más reconocidas, también escribió cuentos y guiones cinematográficos.

Juan Rulfo tuvo otra faceta además de escritor, y esta fue la de fotógrafo cuyas imágenes se publicaron en la obra 100 fotografías de Juan Rulfo, comparto algunas de ellas:

Cambia vías en la Terminal Valle de México,                                               Cambiavías en la Terminal Valle de México, Buena Vista, 1956

Niña corriendo en un portal de Jalisco

 

 

 

Niña corriendo en un portal de Jalisco, 1961

 

 

 

 

Cráter del Nevado de Toluca

 

 

 

 

Cráter del Nevado de Toluca, década de 1940

 

 

 

 

Escultura totonaca                                                            Escultura totonaca en Castillo de Teayo, c. 1950

Fallece en la CDMX un 07 de enero de 1986. Juan Rulfo, escritor mexicano y universal, hoy celebremos su primer centenario.

P.d.:

Recomiendo la página web oficial de la Fundación Juan Rulfo donde se puede consultar con rigor académico su vida y obra: http://juan-rulfo.com/fundacion.htm.

CAMINATA ENTEPOLA

 Por Sylvia Ríos

Con una alegre caminata dio inicio el Encuentro de Teatro Popular Latinoamericano ENTEPOLA Aguascalientes, México 2015. La caminata se realizó el jueves 20 de agosto por las principales calles céntricas de la Ciudad de Aguascalientes.