Categoría: Notas Locales

¿Y JOSÉ?

Texto y foto por Fernando Sánchez

yjose_ligero

El pasado 31 de octubre llegué al auditorio Victoria como muchos, con una pregunta, como Julito presentara un show de imitaciones sin caer en las repeticiones, ¿qué cosa presentará que no se haya presentado antes?, porque el tema de imitaciones siempre ha sido el relleno en los espectáculos, así que Julito junto con su invitada Tania Alonso, se presentaron ante un auditorio deseoso de ser no solo ser entretenido, también de ser sorprendido y porque no: motivarlo a aplaudir.

Así que Julito después de presentarse nos trajo otra pregunta: ¿Y José?, y para eso se puso a trabajar, mover algunos hilos y dejando el escenario a cargo de Chabelo, empezó con un ritmo vertiginoso, Thalía, Alex Sintek, Ha-Ash, Beto Cuevas, Shakira, Mijares, Miguel Bose, Ana Torroja y Eroz Ramazzotti y terminó con Laura León.

Julito creó momentos divertidos durante todo el show, esa es la consigna, emocionarse, disfrutar de diferentes cantantes lo cual logra sin dudar.

¿Pero qué paso con José?, pues finalmente llego y con una excelente imitación de parte de Julito, se logro un cierre de lo más entretenido.

LA TÍA MARIELA

Texto y foto por Ana Leticia Romo García

 tia meriela_ligero

Para cerrar con broche de oro el festival de calaveras, se escogió la obra La tía Mariela de Conchi León, dirigida por Francisco Franco, la cual fue presentada 1 y 2 de noviembre en el Teatro Morelos, cabe resaltar que esta obra fue estrenada en octubre en el Festival Internacional Cervantino 2018.

 

La dramaturgia retrata una reunión entre tres mujeres del estado de Yucatán, (Alejandra Ley, Monserrat Marañón y Conchi León), quienes hablan de sus tías, todas con historias de abuso, violencia, desamor y desencanto. La obra tiene el estilo de la novela de Ángeles Mastretta “Mujeres de ojos grandes”, aunque el hilo de las historias en este caso es de violencia de género, también se encuadra con una orquesta de mujeres vestidas de huipil yucateco quienes además bailan y adornan cada cuadro escénico. Y así entre broma y broma y canto y canto, la obra logró impactar al público presente en el teatro con lleno total. Bien por esas hermosas y geniales mujeres que hacen teatro con y para mujeres.

 

DÉCADA

Texto y foto por Iris Millán

Imagen11

El pasado 18 de octubre en el Teatro IMSS, tuve la gran oportunidad de apreciar la puesta en escena Década, proyecto que nos presenta una historia donde el público era parte de una realidad distópica a bordo de la nave con el mismo nombre de la obra. Sorpresivamente lo que presenciamos fueron situaciones a modo de prueba para nosotros.

Estas situaciones al principio se nos hicieron de lo más común sobre todo en una familia de cuatro integrantes como la ama de casa, los hijos preocupados por la vida social y el padre desinteresado, situaciones cómicas, en su mayoría, con las que nos sentimos identificados, las cuales nos hacían disfrutar gracias a las interpretaciones musicales.

Pero conforme avanzan nuestras pruebas podemos experimentar situaciones más fuertes que nos hacen ver la realidad sin censura (como también dicho en los discursos entre cada prueba), donde podemos ver situaciones de acoso, homofobia y abuso.

Disfruté mucho esta puesta en escena por la montaña rusa de emociones que hizo experimentar a todo el público, en especial a mí porque presentó cosas que no podría anticipar además de brindar muy buenas actuaciones con sus maravillosos números musicales.

A OSCURAS ME DA RISA

Texto y foto por Marcela Mondragón

 IMG-20181109-WA0034

En la historia del teatro, podemos contemplar una lista selecta de obras que han trascendido y han permanecido en el gusto del público, se dice fácil, pero detrás de todo ello hay un esfuerzo inmenso de difusión, actuación, y de quienes puesta tras puesta se esmeran en cada detalle expuesto en el escenario entre instrumentaría y escenografía.

Tal es el caso de “A oscuras me da risa”, escrita por Luis Ernesto Cano (QEPD), que ya desde 1994, figuraba entre las historias cómicas más vistas, y que para entonces, contaba con un gran elenco como: Omar Fierro, Alejandro Suárez, Flaco Iglesias, Alicia Encinas, César Bono y Patricia Álvarez (según datos del archivo de cine mexicano).1

Y como dicen por ahí, renovar o morir; gracias a Ariel Miramontes (alias Albertano) esta historia también ha logrado actualizarse, agregando su toque humorístico que le caracteriza, pero respetando la historia escrita originalmente por Luis Ernesto. Por lo que hoy, 24 años después, nuevamente el público recibe con agrado la misma historia, pero con un toque actual, más cómico, más ocurrente y con esa chispa que cada integrante aporta de manera especial.

Fue por ello que A Escena no podía perderse esta cita que se llevó a cabo el pasado 30 de octubre en el Teatro Aguascalientes, donde Raquel Bigorra, Jorge Salinas, Armando Araiza, Benito Castro, Diana Motta, José Luis Guarneros (Makako), y Ariel Miramontes (Albertano), dibujaron una sonrisa en cada uno de los presentes y a más de uno deleitaron la pupila con el “vestuario” utilizado y uno que otro negligee.

La historia no es noticia, un vecino de esos incómodos, metiche (pero del que termina robándose tu atención), terminará formando parte de las locuras de una familia que no conoce el concepto de lealtad, pues hasta la mucama confianzuda planea pasarla bien esta noche; sin embargo, con lo que no contaban, es con la presencia del presidente de la liga de las buenas costumbres, quien terminará poniendo en aprietos a todos en casa con su alto concepto de valores para la familia y por supuesto, para todo el edificio que en él habita.

Cabe mencionar que en esta obra, la escenografía se lleva los aplausos, pues la historia transcurre en un lujoso departamento inteligente, donde un cerebro maestro llamado “I home” tiene el control de cada detalle como la luz tenue, la música que se escucha en casa y la seguridad en los controles de las puertas, lo que resulta novedoso y aporta un toque sofisticado y elegante.

Para despedirnos, es importante decir que A oscuras me da risa, sin duda tiene un largo camino recorrido, pero otro tanto más por recorrer; tiene tanto que aportar y muchas más pupilas por deleitar, pero definitivamente ¡No te la puedes perder!

No dejes de acompañarnos en los siguientes artículos. ¡Nos vemos en el teatro!

 

1 https://www.imcine.gob.mx/cine-mexicano/pelicula1061

ILUMÍNALE LOS PIES AL MUERTO

Por  Gerardo Sánchez

iluminale

 

La Compañía de Teatro Anáhuac, bajo la dirección del profesor José Gerardo Sánchez Andrade, se presentó con éxito el sábado 27 de octubre en el marco del Festival de las Calaveras 2018, en el evento denominado “Iluminale los pies al muerto” en el cerro del Picacho.

Aproximadamente 13,000 espectadores (Reporte de Protección Civil) acudieron al evento, los miembros de esta compañía realizaron una serie de presentaciones donde cada uno de ellos interpretaron personajes de la Leyenda del Muerto. Entre personajes de la historia y un invitado especial (Screem) hicieron la delicia del público.

Los presentes participaron activamente durante la obra y se divirtieron con un guión cómico que capturó la atención del público en todas las funciones (seis) quiénes aplaudieron con entusiasmo ante la muestra de talento y profesionalismo de los miembros de este grupo. Son un orgullo de esta Institución.

“ESPAÑA QUE PERDIMOS, NO NOS PIERDAS…”: LOS NIÑOS DE MORELIA

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

NIÑOS MORELIA_1El abandono, la indefensión, el enojo, la tristeza, la confusión, la orfandad, la rabia de no saber qué hacer, son sólo algunas de las emociones que siente una persona que es abandonada en otra tierra, en otro país, con otra gente, al abandono de su propia existencia y con sus propios medios. Hace 81 años, cuando la dictadura de Franco en España alcanzó su mayor grado de algidez, muchas familias republicanas enviaron a sus hijos a México (bajo la invitación del presidente Lázaro Cárdenas), pensando que con ello les salvarían la vida, y sí lo hicieron, pero a costo de ver fracturada a su familia. 456 niños salieron de España el 7 de junio de 1937, cuatro se perdieron en el camino, siete murieron aquí, de 120 más no se sabe su paradero, así se cuenta únicamente parte de su historia en la obra Los niños de Morelia, puesta en escena que en el 2016 ganó la Muestra Estatal de Teatro en Aguascalientes, con mención honorífica en la Muestra Regional, premiada por el Grupo Informativo A Escena A.C. como mejor montaje universitario, y que desde entonces se ha venido presentando en diversos foros culturales, en su más reciente temporada, en el salón del Restaurante la Meztiza Yucateca de esta ciudad.

La trama, de la pluma de Víctor Hugo Rascón Banda, es una historia por demás emotiva y enternecedora, que llama a la reflexión social, alegre por momentos y en otros de gran pesadumbre, llena de ese sentimiento que sólo da el saberse niño, de pensar como niño y de repente, por las condiciones e indolencia social, hacerte crecer de un sopetón para decidir por ti mismo a los 15 años lo que hay que hacer en un país que no es el tuyo y al cual no pediste venir, porque como clama certeramente el personaje de Carlos: “Nosotros no venimos, nos trajeron”, y el ver cómo tu lamentable situación es aprovechada ventajosamente por instituciones sociales que, en teoría, deberían brindarte apoyo, así como por compatriotas tuyos que sólo buscaban obra de mano barata. Y el olvido de aquellos que te quisieron, de tu país, de tu comunidad, con un choque ideológico total vivido en un nuevo país que no es el tuyo, en busca del afecto perdido.

NIÑOS MORELIA_1BSeis actores en escena, egresados de la Licenciatura en Arte Dramático de la Universidad Autónoma de Aguascalientes (UAA), nos brindan todo un cúmulo de emociones: Mario Carlo (Carlos), Gabriela Elías Lara (Ana), Francisco Javier Muñoz (Vicente), Érika Guadalupe López (Laura), Fernanda Alatorre (Pilar) y Cindy Arenas Mares (Francisco), dirigidos por la Maestra Sandra Rosales. La producción es de Teatro sobre Vías, la iluminación de Gilberto Santacolomba y la musicalización es de Érik Osorio y Javier Zúñiga, el vestuario es de Isaac Velasco, el diseño y realización del cartel de Teatro sobre Vías y de Alfredo Hernández Galindo y el staff lo compone Helena Martínez.

Este montaje, respecto del anterior visto en el Teatro Antonio Leal y Romero en 2016, fue una experiencia diferente, intimista, porque por el reducido espacio se prestaba a estar en contacto directo con los actores y, por ende, con las vivencias que transmitían por medio de su actuación. Personajes muy bien planteados, gran empuje actoral de parte de sus intérpretes y la música, no pudo haber mejor ambientación con esa marcha cantada de los republicanos, motivos por los cuales recomendamos esta puesta en escena. Gran acierto, con estas noches frías, de que al inicio de la obra nos compartieran un rico cafecito con una rebanada de pan casero.

Los niños de Morelia terminó temporada el sábado 27 de octubre, pero prometen nueva reposición, así como nuevos trabajos, esta compañía teatral a la que por su gran compromiso le auguramos muchos años más. ¡Enhorabuena!

ALEJANDRO RICAÑO INVITADO EN EL 443 ANIVERSARIO DE LA CIUDAD DENTRO DEL PROGRAMA CULTURAL

Texto y foto por Ana Leticia Romo García

IMG_2227Dentro del festival cultural brindado por el IMAC, hubo una interesante trilogía bajo la dirección del joven dramaturgo jalapeño Alejandro Ricaño (1983). En diversas entrevistas él ha declarado que su triunfo se debe a poner en escena con franqueza, los temas de su generación, pues cree -bajo su propia experiencia- que se enseña más a actuar los clásicos que arriesgarse a contar lo que aún no se ha dicho. Y con una deliciosa frase lo expresó así: “Shakespeare no escribía sobre Iztapalapa”. Él, dirige buscando la forma de contar contextos que no son convencionales, y eso se observó en esta trilogía de obras: Bye Bye Bird, de José Manuel Hidalgo, ganadora del Premio Nacional de Dramaturgia Joven Gerardo Mancebo del Castillo, título inspirado en la melodía del virtuoso de la armónica, Sonny Boy Williamson. El segundo montaje, de la pluma del propio Ricaño: El amor de las luciérnagas y la tercera, Todos los peces de la tierra.

En cuanto a ByeByeBird, se puede comentar que la trama es brutalmente cierta, triste y llena de un humor muy negro. Trata de tres jóvenes defeños, habitantes de una unidad familiar de Azcapotzalco, inmersos en la gravedad de la delincuencia, pero sin cuestionársela.Así, los tres personajes principales con su particular frescura e inconsciencia: el Johny, la Jennifer y el Bryan (Sara Pinet, Ricardo Rodríguez y Luis Eduardo Yee) juegan con el lenguaje de los chavos banda, y utilizando recursos gestuales y de movimiento, los van haciendo muy verosímiles, haciendo del montaje un terrible retrato de la violencia, el robo, el narcomenudeo, de la política de masas y del destino que les impide salir de esa situación. Los tres jóvenes admiran a Bird, el único negro de la unidad que les ha enseñado a hablar algunas expresiones en inglés, a tocar la armónica y a sentirse dignos de admiración y respeto por sólo ese hecho. Sin embargo, un día amanece muerto y los chicos van relatando los hechos ante un público estupefacto de escuchar todo lo que sucede en ese mundo tan crudo y cruel, tanto, que acaban demoliendo la unidad para imponer una tienda de autoservicio de gran renombre, en donde ellos seguirán siendo las víctimas de su vomitivo y salvaje entorno sin oportunidades. Para el montaje, Ricaño utiliza una escenografía rodante que va cambiando la atención del público hacia lo que los personajes van diciendo.

En cuanto a Todos los peces de la tierra,con las actrices Gina Martí y Alejandra Montes de Oca y texto de Bárbara Perrín, es una obra que habla de muchas cosas. Marina (y su alter ego) es una niña que vive la fatalidad. Primero, el abandono de su madre, el asma y una traqueotomía, una alergia severa a los alimentos marinos, la nueva familia a la que se ve sometida por el padre, su huida de casa albergándose con una tía, el logro de sus sueños poco a poco (un perro, conocer la playa, cantar, reencontrarse con su padre), hasta que un fatídico día recibe la terrible llamada donde le dicen que su padre “el viejo lobo de mar” se perdió en el océano. Sin soportarlo, llega al mar para buscarlo, hundiéndose más y más en una depresión, hasta que logra aceptar la pérdida y es capaz de volver a desear algo y vivir para lograrlo. Enternecedora y profunda obra que habla de la identidad, de la pérdida y de la reconciliación con la vida, contada por Marina y su otro yo, subidas en un columpio gigante.

CICLO DE TEATRO EN EL AUDITORIO VICTORIA

Texto y fotos por Julieta Orduña Guzmán

circolando_julyUn nuevo ciclo inició en un nuevo espacio para el teatro local, el Auditorio Victoria, donde antiguamente estaba ubicado el Cine Auditorio. Se conservó la estructura del cine, sus butacas, más de 1,000 y se añadieron luces y un escenario para dar cabida a espectáculos de todo tipo. En este caso, uno de los empresarios de este Auditorio le apostó al teatro local y al ver tanto talento se planeó hacer un ciclo con varios géneros y clasificaciones en un día que todos van al cine (miércoles) pero que se empezaría a acostumbrar al público a ir también al teatro, con costos accesibles, entre $30.00 y $50.00 pesos.

Dos de las obras que tuve la oportunidad de ir fue Circolando, del grupo Lúdica Teatro, a cargo de Cuitláhuac González. Como su nombre lo dice, se trata de un espectáculo de circo (pero sin animales), donde la acrobacia, el malabarismo, la magia y la comicidad están presentes. Aunque me parece que les faltó algo de producción (utilería, música en vivo, vestuarios vistosos) no importó, porque los pequeños lo gozaron mucho y eso es lo más importante, ya que el espectáculo iba dirigido a ellos.

matilde_julyPor otra parte, Matilde y el fantasma, producción de Teatro El Ombligo, con la dirección de Marcela Morán, fue también teatro para niños y una propuesta muy diferente al que varias obras de este género manejan. No hubo casi diálogo, sólo gesticulaciones, algo de pantomima, la historia enmarcada en una hermosa escenografía sacada como de un cuento de hadas, donde tanto Matilde, una mujer rutinaria y solitaria tiene su vida ya hecha, pero aparece un fantasma en su casa, todo lo contrario a ella: bonachón, alegre e hiperactivo que hace que la soledad Matilde desaparezca y llegue a convivir con ese ser que le cambia la vida. Al igual que Circolando, los pequeños gozaron esta puesta en escena.

A pesar de que no hubo una gran entrada, aproximadamente 100 personas, considero que es un buen inicio, a pesar del día (entre semana) y el espacio no tan conocido. ¡No hay que desesperarse!El espacio apenas se abre a esta cartelera teatral, sólo hay que ser constante y darle más difusión a esta nueva propuesta que promete también tener conciertos de música.

ASATIA. TEATRO DENTRO DEL FESTIVAL CULTURAL POR EL 443 ANIVERSARIO DE LA CIUDAD

Texto y foto por Ana Leticia Romo García

IMG_2222Con una soberbia actuación y un excelente texto, el grupo Berenjena de la Ciudad de México, presentó su excelente obra Asatia. El montaje cuenta la historia de Paula, una cellista de veinticinco años obsesionada por llegar a ser parte de la Orquesta Sinfónica de Berlín (la mejor del mundo); para lograrlo, sabe que debe sacrificar todo.

Así, Paula pasa meses sin ver a sus amigos, años sin viajar o convivir con sus padres y, por supuesto, nunca ha tenido una pareja, hasta que conoce a Matías, un joven adorable e interesante, dueño de una galería, que le hace cuestionar su situación. Sin embargo, al ser aceptada para la beca tan ansiada, lo abandona en pleno romance, aun sabiendo que es el amor de su vida y que con él ha logrado sentirse, por primera vez y en muchos años, feliz y relajada.

Ya en Europa, a pesar de sus esfuerzos, nunca logra sobresalir, ya que el afán de perfección le impide ser ella misma y, por ende, no interpreta adecuadamente la música; su problema radica en vivir en el futuro y ser incapaz de disfrutar lo que ya ha alcanzado. Presa de una obsesión y de una ambición exagerada, Paula es incapaz de aceptar que su vocación no la satisface y prefiere la muerte a reconocer que se equivocó.

Asatia, según explican los personajes, deriva de la palabraanglosajona “sad”, supuesta raíz etimológica de tristeza y satisfacción, pero con la “a” privativa del castellano, es decir, la incapacidad de satisfacción y de ser felices que embarga a muchos seres humanos en la realidad.

Una obra en donde los actores (Verónica Bravo y Eduardo Orozco), nos internan en la cabeza de los personajes, en sus mayores miedos y conflictos sin límites. Convincente actuación por su naturalidad, haciendo ver al público la verdadera psiquis de Paula y Matías. La capacidad de Verónica de hacernos ver el lento deterioro de Paula es impresionante, y la sorprendente versatilidad de Eduardo para cambiar de personaje (Matías, papá y mamá de Paula, la compañera de cuarto de Paula, el maestro de Paula y el narrador), verdaderamente permiten apreciar el bellísimo arte de la actuación. Comentar que Eduardo Orozco fue integrante de la Columna de Aguascalientes, un gran valor histriónico.

Aun cuando el texto cuenta con situaciones y reflexiones comunes sobre el arte y el amor, está dicho con bellas palabras y metáforas. En cuanto a la escenografía, es increíble que con un sillón, dos sillas y un cello, los actores nos hagan viajar por la tecnología con skype o llamadas celulares, o a la playa e, incluso, a escuchar el mar y las gaviotas, o viajar dentro de un carro oyendo la radio (ellos cantan), o estar en el departamento de Paula recibiendo a Matías, o en su dormitorio, enredada en él, o en una fiesta o en el dormitorio de un escritor que narra la historia de amor y huida de Paula y Matías.

Un verdadero regalo al alma para reflexionar sobre las exigencias propias e impuestas por la sociedad, que a veces permitimos que nos rebasen. Muchas gracias a Alejandro Zúñiga,Director del IMAC, por la excelente selección y la oportunidad de compartir una excelente obra.

DEVELACIÓN DE PLACA DE LA OBRA EL VIAJE DE LOS CANTORES

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

VIAJE CANTORES_2Con el Teatro Morelos lleno, el pasado 20 de octubre de 2018 la Compañía Municipal de Teatro de Aguascalientes develó placa por las 40 representaciones de la obra El viaje de los cantores, obra del dramaturgo Hugo Salcedo, la cual se basa en un hecho acaecido en 1987, donde 18 inmigrantes fallecieron asfixiados al tratar de cruzar la frontera buscando el tan anhelado sueño americano, situación que, lamentablemente, prevalece hoy en día.

Este montaje no sólo se ha representado varias veces en nuestra ciudad sino que ha recorrido varios estados de la República Mexicana, y la última representación de la obra dentro de las festividades por el 443 Aniversario de la Ciudad de Aguascalientes no pudo tener un mejor acierto con la presencia de su autor y del aclamado actor de cine, teatro y televisión, Joaquín Cosío (quien hace cuatro años apadrinara a dicha compañía teatral), para develar la placa conmemorativa, además, por supuesto, de contar con la presencia de todo el equipo artístico y de producción, así como de autoridades del Instituto Municipal Aguascalentense para la Cultura (IMAC), mediante su Director General, el Lic. Alejandro Vázquez Zúñiga.

Fue una tarde-noche en la cual la puesta lució en escena con actores de trayectoria, quienes en todo momento supieron llevar el ritmo que requiere tal drama, teniendo como marco una escenografía que permitió ver un carro de ferrocarril dentro del teatro, por lo demás sólo una banca, algunos bancos y lo que parecía ser una cabina telefónica.

El trazo escénico, bien marcado, con entradas y salidas sin que los actores se atropellaran, a pesar de la cantidad de intérpretes en escena, ni los cambios de escenas.

Un detalle que debe hacerse notar es que durante esta obra no hubo nadie que gritara para que su voz se escuchara. Así, el mensaje llegó claro al público que se dio cita y que no perdió detalle alguno de la situación presentada.

VIAJE CANTORES_1Al final del evento, no sólo hubo la develación de placa, sino que a cada integrante del elenco, así como a la producción, dirección e invitados especiales se les entregó un reconocimiento por la labor realizada, y fue el Director General del IMAC, Alejandro Vázquez Zúñiga, quien lamentó que el tema de la migración y de todo cuanto acontece a su alrededor no haya perdido vigencia. Joaquín Cosío, el padrino de la compañía, comentó que tenía el gusto de haber convivido con algunos de los actores en otros proyectos y Hugo Salcedo felicitó a todos los involucrados sin dejar de recordar al único de los sobrevivientes de este terrible hecho, el Sr. Miguel Tostado Rodríguez.

Por último, las sentidas palabras del primer actor de teatro y cine aguascalentense, y director de la obra, José Concepción Macías Candela, el querido maestro Chon, no se hicieron esperar para agradecer a los implicados en el proyecto su dedicación y al público su presencia, señalando, finalmente, que este fue un trabajo dedicado a los ausentes.

Ficha técnica:

Obra: El viaje de los cantores

Autor: Hugo Salcedo

Compañía: Compañía Municipal de Teatro de Aguascalientes

Dirección: José Concepción Macías Candelas

Elenco:

Lula Delgadillo

Marisol Paredes

Érika Cortés

Caro Villalobos

Ilse Belinda

Patricia Saga

Paola López

Tania Grajeda

Julio Cervantes

Arturo Esquivel

Diego Macías

Ángel Mejía

Octavio Velasco

José Claro Padilla

Eduardo Gómez

Gerardo Urry

Cuitláhuac González

Luis Antonio López (bodoque)

López Ochoa (lobo)

Producción ejecutiva: Jéssica Kiel

Diseño de escenografía: Alan Paniagua

Diseño de iluminación: Gilberto Santacolomba Marín

Diseño sonoro: Víctor Meza

Diseño de vestuario y utilería: Lalo Ortiz

Mapping y mulimedia: Rubén Trejo Segura