Categoría: Notas Nacionales

Espacio para notas a nivel nacional

TEATRIKANDO

Texto y foto por Benjamín Bernal, presidente de la APT

 

Develación de placa de la obra Bonanza

teatrikando_bonanza

La compañía de teatro Los bajos fondos devela placa por 5200 representaciones de la obra Bonanza… como en aquellos tiempos, de Arturo Amaro. “Benjamín Bernal en su intervención hizo notar que Arturo Amaro ha superado todos los problemas de los hacedores de teatro: autoridades difíciles. Costos ascendentes, no hay apoyo sino para los cuates, cuando se estrenó Bonanza era presidente Carlos Salinas de Gortari, el boleto promedio de teatro costaba cien pesos (hoy sin los tres ceros costaría cien mil pesos). Nacía Conaculta, que ahora es Secretaría, como quería CSG, ¿han apoyado el arte teatral o le dieron chamba a sus amigos? Por eso lo que ha logrado Arturo es una proeza, pocos han podido tener un teatro, estrenar sus obras, ganar, dinero, ser respetado y ahora llegar a 6,200 funciones”

Arturo Amaro celebró cinco años de trabajo

Un semestre de éxito con Canción rota para un perdedor fortuito, bajo la dirección de Benjamín Bernal, ¿de qué habla la obra? Hace muchos años nevó en la Ciudad de México, y un niño fue abandonado en una azotea del centro, en el frío de la noche. Esta imagen fue el punto de partida para que Arturo Amaro escribiera Bonanza, recuperación de la infancia perdida, evocada con aquella entrada musical del programa de televisión favorito de los niños de los sesenta… (Víctor Hugo Rascón Banda, Bonanza, Proceso, 1994). Bajos fondos, compañía fundada por el dramaturgo Arturo Amaro en 1988. Desde hace 29 años, Bajos fondos maneja un teatro legítimo con un lenguaje propio, una propuesta teatral con montajes comprometidos con la sociedad, buscando abrir los ojos a los espectadores, siempre muestra realidades, vidas y personajes existentes en nuestro mundo. El grupo de teatro independiente los Bajos fondos desde hace 29 años denuncia las violaciones a los derechos humanos a través de montajes como La agonía de la memoria, Rastro de restos, Indiciados por decreto, Nunca más contra el olvido y el silencio, Dormitorio z-o y Bonanza… como en aquellos tiempos relata la vida de tres niños enajenados con la serie de televisión Bonanza: La televisión juega un papel importante en sus vidas, así como la falta de atención de sus padres, la inocencia, la crueldad. Con el humor negro característico de Amaro se aborda la historia en las azoteas, llena de aventuras, pieles rojas, maldad y nieve, muchos son los temas abordados en el montaje, que con la misma facilidad hará reír y llorar al espectador. Develaron la placa alusiva: Estela Leñero, Benjamín Bernal, Gonzalo Valdés Medellín, Gustavo Suárez, para rendir homenaje a un gran teatrista y amigo.

PIEZA INCONCLUSA PARA SOFÁ Y DOS CUERPOS

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

 

Imagen3aligerado

El amor es esplendoroso siempre y cuando sea correspondido. Si es unilateral, no hay nada que hacer. Peor aún, si alguna de las dos personas usa el amor para aprovecharse de la otra, sea mediante violencia, maltratos, humillaciones, robos, deslealtades o infidelidades, lo aconsejable es poner distancia de por medio y olvidarse del asunto. Sin embargo, no obstante que ambas personas estén en el mismo canal, habrá dificultades que superar, como por ejemplo, la rutina, el respeto a sus cosas personales, la distribución equitativa de gastos, la atención que se brinden el uno al otro y mucho más. El amor es como una planta que hay que cuidar y brindarle atención, regándola, podándola, aseándola.

Justo a partir de que existe cierta atracción, comienzan las incertidumbres, como por ejemplo: ¿le gustaré?, ¿cómo será su carácter?, ¿seremos compatibles?, ¿cuáles son sus preferencias? Un cúmulo de preguntas que el tiempo irá respondiendo. No existe garantía alguna, pero el amor arrastra hacia un precipicio y cualquier persona que lo sienta está dispuesta a lanzarse al vacío. La razón de esto es la convicción de que si el ser amado resulta el indicado, habrá de valer la pena. Si la atracción es irresistible, se busca estar en pareja.

La chispa del amor es poderosa y, en múltiples ocasiones, es una luz que ciega a quien la siente y también lo atolondra. Tan simple como aquello que dicen de “sentir mariposas en el estómago”. Lo que viene después, ni los interesados ni nadie lo pueden predecir.

El amor en pareja es el tema elegido por Mariano Rochman, un joven actor, director, dramaturgo y productor argentino, en su obra Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos. Mauricio Rochman es un apasionado contador historias. Estudió dramaturgia con importantes autores y directores internacionales, entre quienes destacan: Juan Mayorga, Guillermo Heras, José Sanchís Sinisterra, Sergi Belbei y Rafael Spregelburd.  Sus textos son muy estructurados y una de sus características es la forma en que delinea a sus personajes. Su intención no es crear súper héroes, sino seres humanos con virtudes y defectos, lo cual hace que para el público sea fácil identificarse con ellos, o al menos, pensar que conocen a alguien parecido. Todavía no cuenta con una larga trayectoria, pero prácticamente todas sus obras han sido exitosas.

Imagen4aligerado

En particular, Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos, le ha dado al autor muchas satisfacciones, fue estrenada hace unos ocho años y ha sido representada en varios países y, en casi todas las funciones quien la ha protagonizado es el propio Mariano Rochman.

Para su montaje en nuestro país, se decidió hacer una innovación, aprovechando que el amor es universal y que no distingue género, raza ni edad. Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos se presenta en dos versiones distintas. En una de ellas, la pareja es heterosexual y en la otra, es gay.  Así que el público puede elegir la versión que desea ver, o bien, asistir a ambas.

Diego se siente atraído por alguien a quien encuentra casi a diario cuando va camino a su trabajo. No se atreve a hablarle, pero echa a volar su imaginación mientras trata de animarse a entablar una plática casual. De pronto, un día se produce el encuentro en forma casi accidental sin que Diego haya tenido que tomar la iniciativa. Este es el punto de partida hacia el torbellino. Ambos se habían estado observando y saben que la atracción es mutua, así que ya nada podrá detenerlos. Usarán sus cinco sentidos para conocerse. Uno de ellos es fotógrafo profesional, por lo que su horario es flexible, en tanto que el otro trabaja en un importante despacho de abogados y tiene que estar disponible a toda hora. A fin de estar juntos todo el tiempo y también por motivos de economía, Diego terminará viviendo con su pareja.

La trama concebida por Mariano Rochman capta el interés del espectador de principio a fin, con la ventaja de que los parlamentos son una combinación de lo que hablan entre ellos y los pensamientos de cada uno. Si quieres saber si el amor de Diego y su pareja resistirá los avatares de la convivencia cotidiana, tienes que ir a ver Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos.

Imagen5aligerado

La labor de dirección por parte de Emmanuel Morales es loable. Su trazo escénico está pleno de dinamismo, utiliza coreografías para marcar el paso del tiempo, concede un lugar especial al sofá para dimensionar espacios, siendo éste desplazado por los propios intérpretes en forma ágil y discreta. Logra un buen balance entre acción y pausas. Aprovecha a fondo el espacio y el ritmo es fluido.

El elenco está conformado por Alfredo Gatica (Diego), María del Carmen Félix y Antón Araiza. Alfredo Gatica está en las dos versiones.  En la heterosexual lo acompaña María del Carmen Félix y en la gay, Antón Araiza. Me tocó ver la versión gay. Tanto Alfredo Gatica como Antón Araiza ofrecen un extraordinario trabajo histriónico y corporal. En particular, Antón, como de costumbre, está espléndido con la amplia gama de emociones que aporta a cada personaje que interpreta.

Édgar Sánchez es el responsable del diseño de escenografía e iluminación. Con unos cuantos elementos, de los cuales, desde luego, el principal es el sofá multifuncional, logra con acierto dar el entorno adecuado a distintos escenarios. Así mismo, distribuye atinadamente la luz y los oscuros momentáneos.

La gran diseñadora mexicana Brisa Alonso se luce haciendo lucir a los intérpretes.  Para el fotógrafo, crea un atuendo casual con una originalidad inusitada: una especie de camisa a dos tonos con chaleco integrado que muchos de los espectadores comprarían gustosamente. En tanto que al abogado le diseña un traje de fino casimir y excelente caída que lo hace ver como un verdadero príncipe. Sin dejar de lado las demás piezas, incluso de ropa interior. Como siempre, todas las prendas son de alta costura, de espléndida confección y de gran funcionalidad para las acciones requeridas.  Tengo la certeza de que la vestimenta de la actriz ha de estar igual de espectacular.

El mapping que sirve para ilustrar momentos determinados es creación de Lizo Zambrano. La fotografía y el diseño gráfico son de Javier Pérez Maya. La producción está a cargo de Mariel Granados y Mariano Ducombs, en tanto que Diego Cooper funge como asistente de dirección y producción.

Somos curiosos por naturaleza. En Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos podremos ver la historia de una pareja desde antes de que se conozcan, luego, cómo avanza su relación. Al principio, enamoradísimos el uno del otro. Después, cómo se va colando la rutina y aquellas diferencias en cuanto a intereses y responsabilidades que habían sido ignoradas por la fascinación vuelven a tomar importancia. Te enterarás de todo mientras te entretienes disfrutando de un montaje bien realizado con actuaciones entrañables. La temporada está por finalizar y solo quedan dos funciones, así que apresúrate a comprar tu boleto.

Pieza inconclusa para sofá y dos cuerpos se presenta los miércoles a las 20:30 horas en el Teatro NH, dentro del complejo del Hotel NH, ubicado en Liverpool número 155, colonia Juárez, Zona Rosa, Ciudad de México. Toma en cuenta que la entrada al teatro es por la calle de Amberes. La duración es de 90 minutos. La localidad tiene un costo de $350.00 pesos. Versión heterosexual, miércoles 13 de diciembre de 2017. Versión gay, miércoles 20 de diciembre de 2017.

NUMANCIA (TRAGEDIA EN VOZ DE LOS POBRES)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Imagen compartida por Iván Romo en la página de Facebook de la CNT

 

Numancia

Juan Carrillo, director de Numancia, considera que Miguel de Cervantes Saavedra, autor del texto, pone la tragedia en voz de los pobres, aspecto con el que adquiere, conserva, un carácter contemporáneo. La puesta en escena que hoy nos ocupa parte de una versión de Ignacio García. Un pueblo débil es asediado por las legiones romanas, hay que elegir entre morir con dignidad o vivir en el sometimiento; una “batalla” donde los muertos -todos los habitantes de Numancia- son víctimas de la inanición, de la privación de la existencia por sus seres queridos para evitar el sufrimiento de sus existencias y el cautiverio, por actos heroicos, por el suicidio…

Una lección -muy avanzada para su época- a través de una lucha social para reivindicar los derechos de hombres, mujeres y niños, hecho que sucede en varios lares del orbe en la actualidad y, en cierto grado, en nuestra República Mexicana. La derrota es la victoria, solo moral si se quiere; la victoria es la derrota ante la ineficiencia de aplastar la voluntad férrea mediante las armas.

La producción corre a cargo de la Compañía Nacional de Teatro (CNT) y el Festival Internacional Cervantino (FIC). El estreno se llevó a cabo en 2016 en la edición XLIV del FIC para conmemorar los 400 años del fallecimiento del dramaturgo español. La obra fue escrita hacia 1585 con el título El cerco de Numancia. Esta versión está modernizada, y aun cuando está presente el verso, se pronuncian expresiones como “hijos de la chingada”.

Carrillo hace una dirección impecable, por una parte conjuga a sus actores sin caer en lo homogéneo, salvo momentos donde los legionarios se posesionan de la escena o el pueblo tras la muralla; por la otra parte, aprovecha las cualidades de quienes llevan los protagónicos, a cada uno le brinda el personaje que le corresponde, su selección individual embona con maestría en el todo escénico.

Es de considerarse la importancia fundamental, esencial, crucial, de Jesús Hernández, diseñador de escenografía e iluminación; crea un mundo físico, es indiscutible, más allá de eso hay un contexto dramático, estructuras (muralla exterior y parte del interior de la ciudad), éstas adquieren personalidad propia, las tonalidades lumínicas no reflejan, son la vivencia de la tragedia; ambas propuestas dignas de ser recordadas por siempre, complementan en semejantes condiciones, el vestuario de Jerildy Bosch y el maquillaje de Mario Zarazúa, sin pasar por alto la excelsa sonorización de Valeria Palomino. Un montaje para la semiótica: carretillas (de las usadas en la construcción) simbolizan, entre otros, escudos; una sustancia negruzca y líquida, la sangre; unas telas son espadas; un “bulto”, un cuerpo humano… Todo el equipo creativo se confabula para que el espectador se sumerja, penetre las profundidades del infierno: hambre-enfermedad-muerte.

Veintiseis actores de la CNT, todos dando lo mejor de sí mismos. Del conjunto destacan, sin apartarse de la unidad grupal: Andrés Weiss, Rodrigo Vázquez, Arturo Beristáin, Óscar Narváez, Érika de la Llave y Pauilana Treviño.

Numancia, en brevísima temporada en el teatro Julio Castillo, Ciudad de México, hasta el 17 de diciembre, jueves y viernes a las 20:00, sábado 19:00 y domingo 18:00 horas.

LAS AVENTURAS DE BURATINO (TÍTERES Y ACTORES, SIMBIOSIS ESCÉNICA)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Fotos tomadas de la página de Facebook de Teatro Muf

 

Buratino

Nacido en Bulgaria, adoptado por México, Mihail Vassilev ha entregado su estancia en nuestro país para enaltecer, difundir y promover, marcar con tatuaje en niños y adultos la magia y el arte de los títeres. Gracias a sus inquietudes, pasiones y gestiones, durante 20 años tuvimos la oportunidad de apreciar y conocer a las mejores compañías del mundo, a los más destacados, a los virtuosos manipuladores, aquéllos quienes convierten un objeto inanimado en un ser vivo que trastoca lo más profundo de nuestro ser y dejan huella en nuestra existencia.

Más allá de su labor como promotor, tiene su propia compañía, Teatro Muf, con la que ha recorrido innumerables escenarios. El más reciente, el Teatro Sergio Magaña, donde represento Las aventuras de buratino, de Aleksey Konstantinovich Tolstoy, “espectáculos de calidad con títeres y marionetas de hilo -sistema de manipulación indirecta- hechas en Bulgaria -diseñados junto con la escenografía por Silva Bachvarova- que conmueven y hechizan al espectador”.

Mihail -responsable de la adaptación, dirección e iluminación- logra que el artefacto del títere adquiera vida en el escenario, con la salvedad de superar limitaciones propias del actor, como desafiar la gravedad o salvaguardar la integridad corporal, superar el miedo escénico, suspenderse en pleno vuelo, etcétera. Es cierto, los actores-manipuladores- dan voz y movimiento, el títere al cobrar vida se convierte en una especie de mimo. Propone teatro en el teatro. Se puede pensar que sus títeres manipulan a los actores, tienen consciencia plena, protagonizan la anécdota, la fábula, son los personajes mismos.

Buratino1

Una historia y adaptación sencillas, tanto en forma como en fondo. Madera y tela, obvio, hilos, son el foco escénico; los personajes conviven con los integrantes humanos, se mezclan en una dualidad que adquiere unidad. La trama es importante, más la magia de quienes la crean, aprehenden a los pequeños y grandes espectadores. No hay teatrino, un farol, un par de espejos, gazas, un pequeño templete, animales, dan contenido a la fábula, dos acróbatas y un artesano fabricante de marionetas; pareciera largo el listado, la verdad con pocos elementos, un gran espectáculo. Hoy no contaremos la historia, busquemos una llavecita de oro que abre la puerta a la libertad.

Guillermina Pérez, Lory Fuchs (Argentina), Leobardo Márquez y Miguel Ángel Morales invitan a sus dos próximas presentaciones en el Foro de las Artes (Centro Nacional de las Artes, Ciudad de México), el sábado 16 y domingo 17 de diciembre, a las 13:30 horas, oportunidades para convivir con Buratino, personaje principal del libro La llave de oro.

VISITA A LA 38 MUESTRA NACIONAL DE TEATRO 2017 (MNT)

Por Marcela Mondragón

mntmarcela

 

Mi primer experiencia en la Muestra Nacional de Teatro MNT, misma que se llevó a cabo en la ciudad de León, Guanajuato, ha dejado una puerta abierta que incita al deseo de aprender y conocer más de todo aquello que se mueve tras bambalinas, en ella pude entender cuál es el objetivo del teatro, que por décadas ha significado una forma de expresión, y sin duda, como método de comunicación, del que muchos han sacado partido para ampliar, no solo su horizonte político e intelectual, sino cultural y artístico.

En este lugar aprendí (entre muchas cosas) que 38 años, se dicen fácil, sin embargo, este número representa una historia en la producción escénica en México; así mismo, que la MNT está conformada por una extensa comunidad teatral con un objetivo en común, pues como representantes del teatro mexicano, han decidido partir de las problemáticas y situaciones que aquejan a nuestro país, y apoyarse de la belleza de la expresión teatral para unirse en el grito de un mensaje, que luego se convierte en ese diálogo que parece difuminarse en las generaciones de la actualidad.

Para ello, es necesario hablar un mismo idioma, compartir instrumentos intelectuales y artísticos y ponerse de acuerdo en los temas que se tratarán; este encuentro fue pensado con el fin de identificar entre productores y actores las deficiencias que podrían evitar lograr su cometido, pues es por lo que muchos trabajan incansablemente; en esta muestra leí mediante la propaganda repartida entre el público, ¿cuál era su meta?: “Dar sentido discursivo al teatro para que dialogue con el público, haciendo uso de los instrumentos que le son propios: la escena y la poesía”.

De esta forma llegamos a la presentación de 38 puestas en escena con diversos temas de impacto pensado para todas las edades; la ciudad de León, Gto., fue testigo durante diez días de un reflejo del México que vivimos hoy. Presenciamos talleres, foros de discusión, espacios abiertos para la construcción del diálogo, mismos que sirvieron para documentar una propuesta ensayística, que servirá de aporte a la MNT en los temas a tratar en lo subsecuente.

Para finalizar, algunas de las obras que visitamos con el equipo de A Escena fueron: Siete, El inspector, Trans, UMA y Los delirantes; todas con un tema específico, que van desde la corrupción de los gobernantes y los conflictos de la infancia, hasta los problemas de equidad de género.

Este evento ha respondido a algunas de mis dudas acerca del trabajo que se realiza desde la logística, al análisis reflexivo y crítico de las obras que se exponen, así como la propuesta del mensaje proyectado. Es increíble ver el talento mexicano y el trabajo exhaustivo que se desempeña en cada ensayo.

Por mucho tiempo adopté la idea de que el acceso al teatro era demasiado costoso, sin considerar que mucho del trabajo que ahí se realiza tiene un valor incalculable, haciendo de lado aquello que va más allá de la butaca. México tiene un gran talento, el teatro adquiere otro significado para mí, pues en cada puesta en escena, el público recibe un mar de información representado en un diálogo hecho poesía, una escenografía y un mensaje que busca unificar criterios, resiliencia, sororidad y justicia. Entre muchas cosas más.

Para despedirme, puedo decir que la comunidad teatral ha adquirido una gran responsabilidad de comunicar a través del entretenimiento, sin embargo, aunque hay un trabajo extenso de investigación en la elaboración de cada obra, nos corresponde como público elegir con qué verdad nos quedamos, pues a mi punto de vista no podemos dejar una carga tan pesada a merced de terceras fuentes, pues “Nada sustituye lo que la historia, los libros, las investigaciones y algún reportaje periodístico puedan aportar como fuentes de información”, no debemos olvidarnos del intercambio de ideas en casa y compartir opiniones externas que siempre enriquecen lo que podamos ver en cualquier fuente de comunicación.

Con esto y un buen sabor de boca, me despido no sin antes decir que sin duda esperaré nuevamente otro año para visitar de nuevo la Muestra Nacional de Teatro; gracias al equipo organizador y a quienes comparten conmigo de su experiencia y amor por el arte, la cultura, el cine y el teatro. Pero sobre todo, gracias infinitas al equipo de A Escena que aporta tanto a mi carrera como periodista.

38 MUESTRA NACIONAL DE TEATRO: LEÓN, GUANAJUATO

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

Foto de Sylvia Ríos Casanova

mntsandra

¿Qué es una Muestra Nacional de Teatro? Es eso, una muestra de las teatralidades que están hoy en día en la escena teatral de todo el país. Ya antes acudí a una, aquella que tuvo lugar en Aguascalientes hace dos años, y que fue la número 36, y este añp tuve la oportunidad de viajar a León, Guanajuato, a la edición 38 de esta muestra que para mí fue muy enriquecedora e ilustrativa, y en la que tuve la oportunidad de apreciar cinco obras: Sie7e, Trans, El inspector, Uma de papel y Los delirantes, cada una con diferente temática, pero con un mensaje que traspasa la piel y el alma, y se queda en tus ojos cuando te acuerdas de ellas.

Sie7e, que trata la problemática de los niños de la calle, con un texto crudo pero a la vez muy entendible para los jovencitos. Gran manejo corporal de los actores, y una iluminación que daba el ritmo a la acción, pero una mala dicción de los jóvenes actores, ya que no alcancé a apreciar buena parte de los diálogos.

Trans es, tal vez, una de las mejores obras que del género he presenciado, buen manejo de la información con datos actuales acerca del acontecer de las personas transgénero, excelente uso del multimedia como recurso para mostrar testimonios y situaciones de discriminación de este grupo, amén de las actuaciones tan intensas de parte de las dos actrices que nos van envolviendo en una reflexión, en un grito de desesperación y de un levantamiento de la voz por pugnar por el derecho a ser quien se decide ser, porque si uno no es quien en esencia es, ¿quién es uno?

El inspector, una obra dirigida por el connotado director David Olguín, que en tono satírico nos muestra la pérdida de valores y la corrupción que invade y envilece a la gente, un mal que recorre cualquier nación y que hoy tiene tanta vigencia como en el tiempo en que fue escrita por Nikolái Gógol, en 1836. Las actuaciones, bien, sin que a mi juicio se distinguiera alguien en particular, y algo cansada después del intermedio, muy posiblemente por el tono de voz de los actores.

Uma de papel, una puesta infantil que en verdad logró conectar con las emociones de los pequeñitos y también con los grandes; entrañable obra que tiene como protagonista a Uma, una niña que muestra su sentir hacia lo que vive y le rodea. Un trabajo que tiene sus bases en la pedagogía y en la creatividad de sus integrantes. ¡Emotivo trabajo muy recomendable para niños y aquellos que aún lo somos!

Los delirantes es una obra con temática homosexual, mediante la cual se cuenta la historia de discriminación y persecución que sufren los personajes en tres épocas diferentes. Interesante tratamiento el pasar de una época a otra, sin embargo, debes mantenerte muy atento porque los cambios de tiempo son tan sutiles que en un momento ya estamos oyendo la voz de otro personaje que está en otro contexto y en una época distinta.

Esas fueron las obras que vi. Cinco montajes, cinco obras que me dejan interesantes reflexiones.

Algo que para mí es importante comentar es que la muestra también te da la oportunidad de conocer a importantes personajes de la escena en México. Esta vez tuve la oportunidad de conocer en la fila para ver una de las obras a dos importantes personajes del quehacer teatral nacional: Boris Schoeman, director, actor, traductor y maestro de teatro, de nacionalidad francesa, naturalizado mexicano, y al dramaturgo, actor e investigador teatral, Mario Moncada. También tuve la suerte de ver y poder solicitarle una entrevista para A Escena al primer actor, con una trayectoria de 50 años, Tito Vasconcelos.

¡Por dos días, 25 y 26 de noviembre, viví y respiré Teatro!

38 MUESTRA NACIONAL DE TEATRO: LEÓN, GUANAJUATO

Texto y fotos por Sandra Sánchez Pineda

Fotos de Boris Schoeman y Mario Moncada de Sylvia Ríos Casanova

¿Qué es una Muestra Nacional de Teatro? Es eso, una muestra de las teatralidades que están hoy en día en la escena teatral de todo el país. Ya antes acudí a una, aquella que tuvo lugar en Aguascalientes hace dos años, y que fue la número 36, y hace unos días tuve la oportunidad de viajar a León, Guanajuato, a la edición 38 de esta muestra que para mí fue muy enriquecedora e ilustrativa, y en la que tuve la oportunidad de apreciar cinco obras: Sie7e, Trans, El inspector, Uma de papel y Los delirantes, cada una con diferente temática, pero con un mensaje que traspasa la piel y el alma, y se queda en tus ojos cuando te acuerdas de ellas.

Sie7e, que trata la problemática de los niños de la calle, con un texto crudo pero a la vez muy entendible para los jovencitos. Gran manejo corporal de los actores, y una iluminación que daba el ritmo a la acción, pero una mala dicción de los jóvenes actores, ya que no alcancé a apreciar buena parte de los diálogos.trans

Trans es, tal vez, una de las mejores obras que del género he presenciado, buen manejo de la información con datos actuales acerca del acontecer de las personas transgénero, excelente uso del multimedia como recurso para mostrar testimonios y situaciones de discriminación de este grupo, amén de las actuaciones tan intensas de parte de las dos actrices que nos van envolviendo en una reflexión, en un grito de desesperación y de un levantamiento de la voz por pugnar por el derecho a ser quien se decide ser, porque si uno no es quien en esencia es, ¿quién es uno?

El inspector, una obra dirigida por el connotado director David Olguín, que en tono satírico nos muestra la pérdida de valores y la corrupción que invade y envilece a la gente, un mal que recorre cualquier nación y que hoy tiene tanta vigencia como en el tiempo en que fue escrita por Nikolái Gógol, en 1836. Las actuaciones, bien, sin que a mi juicio se distinguiera alguien en particular, y algo cansada después del intermedio, muy posiblemente por el tono de voz de los actores.

umadepapelUma de papel, una puesta infantil que en verdad logró conectar con las emociones de los pequeñitos y también con los grandes; entrañable obra que tiene como protagonista a Uma, una niña que muestra su sentir hacia lo que vive y le rodea. Un trabajo que tiene sus bases en la pedagogía y en la creatividad de sus integrantes. ¡Emotivo trabajo muy recomendable para niños y aquellos que aún lo somos!

delirantesLos delirantes es una obra con temática homosexual, mediante la cual se cuenta la historia de discriminación y persecución que sufren los personajes en tres épocas diferentes. Interesante tratamiento el pasar de una época a otra, sin embargo, debes mantenerte muy atento porque los cambios de tiempo son tan sutiles que en un momento ya estamos oyendo la voz de otro personaje que está en otro contexto y en una época distinta.

Esas fueron las obras que vi. Cinco montajes, cinco obras que me dejan interesantes reflexiones.

aeborisschoemanAlgo que para mí es importante comentar es que la muestra también te da la oportunidad de conocer a importantes personajes de la escena en México. Esta vez tuve la oportunidad de conocer en la fila para ver una de las obras a dos importantes personajes del quehacer teatral nacional: Boris Schoeman, director, actor, traductor y maestro de teatro, de nacionalidad francesa, naturalizado mexicano, y al dramaturgo, actor e investigador teatral, Mario Moncada. También tuve la suerte de ver y poder solicitarle una entrevista paraemariomoncadaa A Escena al primer actor, Tito Vasconcelos, quien cuenta con una trayectoria de 50 años.

¡Por dos días, 25 y 26 de noviembre, viví y respiré Teatro!

VISITA A LA 38 MUESTRA NACIONAL DE TEATRO 2017 (MNT)

Texto por Marcela Mondragón

Mi primer experiencia en la Muestra Nacional de Teatro (MNT), misma que se llevó a cabo en la ciudad de León, Guanajuato, ha dejado una puerta abierta que incita al deseo de aprender y conocer más de todo aquello que se mueve tras bambalinas; en ella pude entender cuál es el objetivo del teatro, que por décadas ha significado una forma de expresión, y sin duda, como método de comunicación, del que muchos han sacado partido para ampliar, no solo su horizonte político e intelectual, sino cultural y artístico.

En este lugar aprendí (entre muchas cosas), que 38 años se dicen fácil, sin embargo, este número representa una historia en la producción escénica en México; así mismo, que la MNT está conformada por una extensa comunidad teatral con un objetivo en común, pues como representantes del teatro mexicano, han decidido partir de las problemáticas y situaciones que aquejan a nuestro país, y apoyarse de la belleza de la expresión teatral para unirse en el grito de un mensaje, que luego se convierte en ese diálogo que parece difuminarse en las generaciones de la actualidad.

Para ello, es necesario hablar un mismo idioma, compartir instrumentos intelectuales y artísticos y ponerse de acuerdo en los temas que se tratarán; este encuentro fue pensado con el fin de identificar entre productores y actores las deficiencias que podrían evitar lograr su cometido, pues es por lo que muchos trabajan incansablemente; en esta muestra leí -mediante la propaganda repartida entre el público- cuál era su meta: “Dar sentido discursivo al teatro para que dialogue con el público, haciendo uso de los instrumentos que le son propios: la escena y la poesía”.

De esta forma llegamos a la presentación de 38 puestas en escena con diversos temas de impacto pensado para todas las edades; la ciudad de León, Gto. fue testigo durante diez días de un reflejo del México que vivimos hoy. Presenciamos talleres, foros de discusión, espacios abiertos para la construcción del diálogo, mismos que sirvieron para documentar una propuesta ensayística, que servirá de aporte a la MNT en los temas a tratar en lo subsecuente.

Para finalizar, algunas de las obras que visitamos con el equipo de A Escena fueron: Sie7e, El inspector, Trans, UMA y Los delirantes; todas con un tema específico, que van desde la corrupción de los gobernantes y los conflictos de la infancia, hasta los problemas de equidad de género.

Este evento ha respondido a algunas de mis dudas acerca del trabajo que se realiza desde la logística, al análisis reflexivo y crítico de las obras que se exponen, así como la propuesta del mensaje proyectado. Es increíble ver el talento mexicano y el trabajo exhaustivo que se desempeña en cada ensayo.

Por mucho tiempo adopté la idea de que el acceso al teatro era demasiado costoso, sin considerar que mucho del trabajo que ahí se realiza tiene un valor incalculable, haciendo de lado aquello que va más allá de la butaca. México tiene un gran talento, el teatro adquiere otro significado para mí, pues en cada puesta en escena, el público recibe un mar de información representado en un diálogo hecho poesía, una escenografía y un mensaje que busca unificar criterios, resiliencia, sororidad y justicia, entre muchas cosas más.

Para despedirme, puedo decir que la comunidad teatral ha adquirido una gran responsabilidad de comunicar a través del entretenimiento, sin embargo, aunque hay un trabajo extenso de investigación en la elaboración de cada obra, nos corresponde como público elegir con qué verdad nos quedamos, pues a mi punto de vista no podemos dejar una carga tan pesada a merced de terceras fuentes, pues “Nada sustituye lo que la historia, los libros, las investigaciones y algún reportaje periodístico puedan aportar como fuentes de información”, no debemos olvidarnos del intercambio de ideas en casa y compartir opiniones externas que siempre enriquecen lo que podamos ver en cualquier fuente de comunicación.

Con esto y un buen sabor de boca, me despido no sin antes decir que sin duda esperaré nuevamente otro año para visitar de nuevo la Muestra Nacional de Teatro; gracias al equipo organizador y a quienes comparten conmigo de su experiencia y amor por el arte, la cultura, el cine y el teatro. Pero sobre todo, gracias infinitas al equipo de A Escena que aporta tanto a mi carrera como periodista.

BULBERRY (TEATRO DE CIENCIA FICCIÓN)

Texto por Alejandro Laborie Elías, crítico de teatro

Reza el manifiesto de la última humanidad, año 3028: “…El individualismo, la falta de conciencia y la evolución tecnológica se han juntado para separarnos…”. La sentencia suena interesante, despierta la curiosidad de cómo o por qué se llega a la hecatombe, más si es la premisa de una obra publicitada como teatro de ciencia ficción. Ignoro si por pudor, prudencia o descuido, el volante no contiene crédito de autoría de Bulberry.

Antes de entrar de lleno al tema, me pregunto: ¿Es ético escribir sobre un texto del cual no entendí casi nada? Es obvio, no fue por ignorancia o falta de atención, simplemente no escuché la mayor parte, dos actores sin voz, susurraban, aun cuando la puesta es el aire libre, no hay excusa que los justifique. Entre lo poco que capté, más bien escuché, la humanidad y nuestro planeta están a punto de sucumbir; un científico -más joven que la juventud- ha encontrado una forma de inmunidad, algo así como la inmortalidad para quien se somete al tratamiento, en este caso una muchachita. Se habla de una destrucción, un viaje a otro planeta para la preservación, los bolcheviques -digamos los malos- tras… Lo cierto, una dramaturgia pobre en imaginación, desgastada, sin interés alguno, con todos los requisitos para pasar al olvido, reiterando en favor de quien sea el autor(a), la mayor parte no la oí.

Stephanie León es mucho lo que hace como directora, de hecho visualmente hay cierto atractivo mediante una estructura con iluminación propia (foquitos tipo navideños). Sin embargo, valga la expresión, es directora no maga, no puede transformar en actores a dos jóvenes carentes de la menor idea del escenario. Manuel Delgado Piazola y Lenday Gámez, el primero plano, sin entonación, sin emotividad, sin volumen de voz, sin todo lo que se quiera agregar; la segunda, por el estilo, digamos que sus deficiencias son menos alarmantes pero igual de peligrosas para el fracaso rotundo.

En fin, Bulberry, un atentado contra la salud -física y mental- por presentarse al aire libre con el clima gélido que azota a la Ciudad de México, áreas verdes del Centro Nacional de las Artes. Las próximas funciones del 8 al 10 de diciembre a las 20:00 horas.

NOCTURNO, HOMENAJE ESCÉNICO A OCTAVIO PAZ

Texto y fotos por Eugenia Galeano Inclán

P1170822Octavio Irineo Paz Lozano, mejor conocido como Octavio Paz (1914-1998) es considerado uno de los más influyentes escritores del siglo XX y uno de los más importantes poetas hispanos de todos los tiempos. Además de ser autor de poemas, ensayos, también se dedicó a la diplomacia mexicana. Entre múltiples preseas y reconocimientos, Octavio Paz obtuvo el Premio Nobel de Literatura en 1990. El Colegio Nacional quiso rendir honor a uno de sus miembros más distinguidos y consideró oportuna la ocasión al coincidir la conmemoración de tres eventos: los 150 años de la Escuela Nacional Preparatoria, los 50 años del ingreso de Octavio Paz al Colegio Nacional y los 25 años del Mandato del Antiguo Colegio de San Ildefonso.

El insigne autor estuvo ligado en vida a las instituciones mencionadas. En 1930 entró a estudiar a la Escuela Nacional Preparatoria ubicada en el edificio que hoy conocemos como Antiguo Colegio de San Ildefonso y en 1976 ingresó al Colegio Nacional. Para homenajear a Octavio Paz se tomó como punto de partida su poema Nocturno de San Ildefonso que, si bien no es tan conocido como otros, es quizá uno de los más significativos para Octavio Paz, pues lo escribió ya de adulto rememorando su época de adolescencia. En uno de sus fragmentos dice: “el muchacho que camina por este poema entre San Ildefonso y el Zócalo, es el hombre que lo escribe: esta página también es una caminata nocturna.  Aquí encarnan los espectros amigos, las ideas se disipan”. 

Así mismo, el Colegio Nacional determinó que la conmemoración sería a través del arte escénico y, para tal efecto, contactaron a Agustín Meza, fundador y director de la Compañía de Teatro El Ghetto.

La Compañía de Teatro El Ghetto es un colectivo escénico mexicano, cuyo objetivo es crear, producir y fomentar propuestas de intención artística y estética. Tiene una trayectoria de 22 años, durante la cual ha participado exitosamente en numerosos festivales nacionales e internacionales. Algunas de sus obras más exitosas son: El pasatiempo de los derrotados, Cartas de un Idiota de Agustín Meza, Fe de erratas de Agustín Meza, Esperando a Godot de Samuel Beckett, Woyzeck de Georg Büchner, El abuelo dice que el tiempo es un niño que juega a las canicas, de Agustín Meza;  Anatomía de la gastritis de Itzel Lara, Gritos y susurros de Ingmar Bergman, La habitación y el tiempo de Botho Strauss, y La arquitectura del silencio. Su producción más reciente es Aproximación al interior de una ballena de la autoría de Ángel Hernández, bajo la dirección de Agustín Meza, misma que está siendo representada en el estado de Oaxaca.

Agustín Meza es un hombre de gran talento y mucha sensibilidad, en cuyas venas corre el teatro. La inspiración la tiene a flor de piel. Es un creativo que no se ciñe a cánones establecidos ni cae en lugares comunes. Es un apasionado de los retos y tiene la convicción de que el teatro es un arte vivo cuya ductilidad es ilimitada.  El teatro que concibe Agustín Meza no se limita a un texto escrito.P1170825

Para integrar sus elencos no le interesan las características físicas sino la capacidad creativa y el poder de transmisión de emociones que tengan los interesados, que amen al teatro tanto como él lo ama, que se comprometan con el proyecto y sus habilidades personales, a fin de que todos y cada uno trabajen en colectivo para beneficio de la propuesta. Se ha llegado a dar el caso en que Agustín Meza elija a alguien que nunca antes ha pisado un escenario. Para él lo importante es llegar juntos a buen puerto.

Su visión del teatro es muy particular. No se considera autor de textos escritos, toda vez que una de sus convicciones más arraigadas es que el teatro es un arte vivo y, como tal, hay que dejarlo fluir y evolucionar. Con este propósito, Agustín Meza acostumbra incluir variantes en cada representación, con lo cual ninguna función es igual a otra. Esto no quiere decir que deje todo al azar sino al contrario, cada cambio está previsto y, por ende, revisado y ensayado. Antes de realizar su trazo escénico, él visualiza cómo lo quiere ver en escena y marca una pauta. Luego, trabaja con su equipo. Tras plantearles el proyecto, escucha atentamente ideas y sugerencias. De todo aquello que se aporta algo será incorporado en su dramaturgia, una vez que él lo adapte y coloque en el momento preciso.

Otra de sus características es no preocuparse por la taquilla ni por reconocimientos, lo que él busca en forma franca y sincera es llegar al corazón del espectador, mover su sentir, aunque sea levemente. Hace pocos años creó el teatro de la tersura, un nuevo concepto, a través del cual ha logrado conmover a cuantos han presenciado sus más recientes montajes. La razón primordial de esto es la importancia que da Agustín Meza al espectador En el teatro de la tersura no existe la cuarta pared, se dará la bienvenida al público y, al no haber distancia entre éste e intérpretes, el espectador puede llegar a sentirse parte del montaje cual si estuviera en un convivio, en lugar de estar en un foro.

Entre las producciones de la Compañía de Teatro El Ghetto, donde Agutín Meza ha desplegado más su teatro de la tersura se encuentra La arquitectura del silencio, la cual comentamos en su momento.  Una puesta en escena que ha cubierto temporadas nacionales e internacionales -en nuestro país: Tampico, Tamaulipas, Querétaro, Qro., San Luis Potosí, S.L.P., y Ciudad de México. En el extranjero: Uruguay, Argentina y Cuba. Una obra donde cualquier espectador se emociona en mayor o menor grado.  Ahora, Agustín Meza retoma el teatro de la tersura para Nocturno. Homenaje escénico a Octavio Paz.

La gente necesita de este tipo de teatro. Todos aquellos que han visto alguna obra de la Compañía de Teatro El Ghetto están deseosos de ver sus nuevas propuestas.  Prueba contundente de esto es que en tan solo cuatro días se agotaron los boletos para Nocturno. Homenaje escénico a Octavio Paz.

Agustín Meza captó la esencia con la P1170839que Octavio Paz revistió su poema Nocturno de San Ildefonso y, así como el connotado autor alude a un recorrido, Agustín Meza lo convierte en escénico, es decir, invita al espectador a hacer una caminata por donde anduvo Octavio Paz, mientras presencia Nocturno. Homenaje escénico a Octavio Paz.

No podemos decirte de qué se trata la obra porque, como comentamos antes, cada función es distinta, pero te anticipo que se trata de una caminata por el Centro Histórico. Te sorprenderán unas camas en plena calle, escucharás música ejecutada en vivo con diversos instrumentos, así como la tersa voz de una joven muy atractiva cantando melodías populares, mientras las actrices y actores te hablan en forma directa. Así mismo, verás gente, edificios, comercios y todo lo que se les atraviese, para luego subir escaleras y observar el cielo en su visión nocturna con nubes y luna.  Se trata de un recorrido a través de las calles y de la poesía de Octavio Paz.

Es posible que veas lámparas porque “Los faroles inventan, en la soledumbre, charcos irreales de luz amarillenta”,  o de pronto cierres los ojos: “Hablo con los ojos cerrados”,  o quieras hacer una pausa para “ver la quietud en el movimiento, el tránsito en la quietud”, reacciones ante el frío:“Nos arrastra el viento del pensamiento, el viento verbal, el viento que juega con espejos”, igual hasta llegas a sentir la brisa marina “El cuarto se ha enarenado de luna”, todo lo cual será en plena noche a la intemperie.

Agustín Meza es el responsable de la idea, concepto y dirección escénica de Nocturno. Homenaje escénico a Octavio Paz, inspirado en Nocturno de San Ildefonso de la autoría de Octavio Paz, quien indudablemente se sentiría orgulloso si pudiera ver el extraordinario trabajo de la Compañía de Teatro El Ghetto, comandada por Agustín Meza.

Los arquitectos escénicos son: Genny Galeano, H. Alejandro Obregón, Sayuri Navarro,  Ricardo Leal y Lola Barajas, quienes ofrecen un magnífico desempeño histriónico, corporal, vocal e instrumental, provocando una amplia gama de emociones.

Complementan el equipo creativo: Crissanto Frías en diseño de logo, Jorge Mena en fotografía, Fernando Martín Velazco y Vivian Cárdenas en producción ejecutiva,  Fernando Martín Velazco en texto del programa de mano, y Uriel Neri en diseño del programa de mano.

P1170842La producción es de El Colegio Nacional, Compañía de Teatro El Ghetto, Antiguo Colegio de San Ildefonso y Autoridad del Centro Histórico. Colaboración de Monos Teatro.

Quienes vieron Nocturno. Homenaje escénico a Octavio Paz se embarcaron en una aventura teatral distinta, donde los ejecutantes fueron sus cómplices. Ellos le guiaron a través del camino. Mientras más echaron a volar su imaginación, más disfrutaron del recorrido. A aquellos que lograron desplegar sus alas por completo, les fue fácil volar y trasladarse a otras épocas y lugares. De esto dependió cuán alto llegaron. Puedo asegurar que el teatro de la tersura es una auténtica caricia al corazón. Adicionalmente, vieron un globo de gigantescas dimensiones que acompañaba a la Compañía de Teatro El Ghetto en sus producciones, y se llevaron a casa el texto completo de Nocturno de San Ildefonso”.

Además de la presentación de Nocturno. Homenaje escénico a Octavio Paz, la Compañía de Teatro El Ghetto ofreció un Conversatorio denominado El cuarto se ha enarenado de luna: Vida y obra de Octavio Paz, donde Agustín Meza habló de su proceso creativo y algunos de los integrantes del montaje compartieron sus experiencias sobre el trabajo con Agustín Meza. Así mismo, dieron un taller intitulado C’est la mort –ou la morte, el cual fue concebido como un espacio de encuentro, diálogo y entrenamiento para el artista escénico contemporáneo que se define como un buscador, donde se impartieron técnicas de teatro no convencional y se fomentó la investigación y experimentación escénica.

Nocturno. Homenaje escénico a Octavio Paz se presentó del 2 de noviembre al 2 de diciembre de 2017 en El colegio nacional, ubicado en Donceles número 104, Centro Histórico, Ciudad de México.