CELEBRANDO EN LA MONUMENTAL CON PAQUITA LA DEL BARRIO

Por Marcela Mondragón. Fotografía de Blanca Padilla

22 de abril del 2019, corre la cuarta noche de celebración de la feria de San Marcos, y la Monumental plaza de toros dio la bienvenida al público para cantar a todo pulmón con la mejor de las compañías “Paquita la del barrio”.

Por ello, para abrir concierto, primero el público se deleitó al ritmo de banda, para luego afinar gargantas con la gran voz de Dayana García, alias la bandiva; quien cedió la estafeta directo de Mexicali Baja California, al cantautor Jerry Demara, para finalizar con la presencia de Sandra Echeverría.

Así, después de una larga espera, Paquita subió al escenario luego de convivir con los medios y algunos fans que la esperaban ansiosos. Vestida muy a su estilo, Paquita lució un elegante conjunto rosa y zapatos color plata, para dar inicio a su concierto al ritmo del mariachi, donde, como era de esperarse, el público ovacionó y cantó con ella cada una de sus canciones sin parar durante casi dos horas.

Con un evento colorido, show de pirotecnia, y algunas imágenes emotivas de fondo en cada canción, Paquita deleitó a su público con las ya conocidas melodías como: Tres veces de engañé, Pobre pistolita, Rata de dos patas, Invítame a Pecar y Me saludas a la tuya. Y así mismo, para amenizar la noche, con un humor característico, bromeó con los mariachis y compartió algunas anécdotas dejando claro por qué la gente le tiene tanto cariño.

Finalmente, y para cerrar el concierto, Paquita la del Barrio abrió su corazón compartiendo unas palabras en agradecimiento por tantos años de trayectoria y el amor que recibe por parte del público que la sigue y constantemente le da muestras de cariño, a pesar de que su salud se ha visto delicada y aun así ha continuado presentándose de manera constante.

“Deberas, muchas gracias por haberme aguantado mucho tiempo, desde 1945 hasta 2019 y yo siento que todavia puedo, ¿saben por qué?, porque yo he recibido más aplausos que dinero, el dinero, bueno, ya no sé si no dónde se fue, pero los aplausos, esos se van conmigo hasta la tumba, esos, esos nadie me los quita”.

Paquita se despidió en medio de aplausos, y la gente salió de la monumental plaza de toros satisfecha y emotiva, pues no hubo canción que no cimbrara las butacas para luego entonar al unísono el auténtico “Me estás oyendo inútil” que no podía faltar como la cereza del pastel.

No dejes de acompañarnos en los siguientes artículos que tenemos

para ti. ¡Nos vemos en el teatro!

Visitado 47 veces, 1 hoy.

Moderador AE

Webmaster de AEscena

También te podría gustar...