PADRE NUESTRO

Texto y fotos por   Eugenia Galeano Inclán

Para los latinos la familia es fundamental y los padres los pilares del hogar.  Por lo general, el vínculo familiar se mantiene a lo largo de toda la vida.  La madre es el amor incondicional, quien da calor y cobijo, en tanto que el padre es el proveedor, el que brinda apoyo y seguridad.  Lo ideal es que ambos padres estén al lado de los hijos, pero, lo más común es que el padre no esté tan presente.  En el mejor de los casos, es por largas jornadas de trabajo.  También puede ser a causa de arquetipos sociales, como despreocupación al considerar que es la madre quien debe cuidar del hogar y los hijos.  En el peor de los casos es por abandono y para éste puede haber múltiples razones, algunas de las cuales podrían ser no estar preparado para ser cabeza de familia, agobio por obligaciones, encontrar a otra mujer o simplemente se acaba el amor.  

El caso es que si el padre se va, los niños en mayor o menor medida lo sufren, tanto porque aman y extrañan al padre, como porque sienten que su hogar está incompleto. Esta situación se vive más a menudo de lo que se cree y, en particular, afecta a los hijos varones.  

El cineasta Alejandro Iglesias Mendizábal, quien obtuviera su Licenciatura en Cinematografía en el Centro de Capacitación Cinematográfica -ICC- de la Ciudad de México, ha participado en más de una decena de Festivales nacionales e internacionales cinematográficos.  Tan solo con el cortometraje de ficción «Contrafábula de una niña disecada» que realizó en 2012 recorrió más de 20 muestras y festivales alrededor del mundo. Varios de sus trabajos lo han hecho acreedor a premios, reconocimientos y galardones.  Entre sus textos, abordó el tema de la ausencia del padre mediante «Ocaso«. 

Alan Uribe Villarruel  y  Meraqui Pradis de la compañía JUEGO TEATRO llevaron a cabo una investigación escénica a la que denominaron MÁQUINA BECKETT,  cuyo EPISODIO I es EL PADRE, mismo que trata sobre la ausencia de la figura paterna.

Para su investigación, Alan Uribe Villarruel  y  Meraqui Pradis se sumergieron en el universo beckttiano.   Samuel Beckett (1906-1989) nacido en Dublín, Irlanda, se desempeñó como dramaturgo, novelista, poeta y crítico.  Se le considera uno de los más importantes representantes del experimentalismo literario del siglo XX dentro del modernismo anglosajón y figura clave del teatro del absurdo, por lo que se convirtió en uno de los escritores más influyentes de su tiempo.  La obra de Beckett es sombría y tendiente al pesimismo, pero no carente de sentido del humor, en ocasiones negro y algo sórdido.  En la Enciclopedia de la Literatura Mundial del Siglo XX, así se describe su trabajo:  «Todo el trabajo de Beckett retrata la tragicomedia de la condición humana en un mundo sin Dios, sin ley y sin sentido.  La autenticidad de su visión, la sobria brillantez de su lenguaje (en francés e inglés) han influido a jóvenes escritores de todo el mundo«.  Samuel Becket fue galardonado con el Premio Novel de Literatura en 1969  y  su obra más emblemática es «Esperando a Godot«.

Para elEPISODIO I – EL PADRE de MÁQUINA BECKETT, Alan Uribe Villarruel  y  Meraqui Pradis tomaron como punto de partida el texto «Ocaso» de Alejandro Iglesias Mendizábal y lo manejaron desde la perspectiva de los resultados de su investigación, para ubicarlo dentro del contexto beckttiano.  Fue así como surge la obra PADRE NUESTRO.

.

El texto de PADRE NUESTRO no es una historia lineal ni cronológica, sino la reconstrucción de la figura paterna a través de la mirada individual de cada uno de sus hijos, a partir de los recuerdos que guardan del padre, de sus sentimientos, el impacto psicológico en su vida cotidiana al tambalearse su supervivencia, sus creencias religiosas, su lugar en la sociedad y hasta en determinados aspectos de género o sexualidad.  Seis hijos que crecieron lejos del padre se reencuentran a raíz de su fallecimiento.  Salvo dos que son gemelos, los demás jamás se han visto antes y se sorprenden al descubrir rasgos o características propias del padre en cada uno de los extraños.

El padre era un general de recia personalidad que se ausentaba de sus diversos hogares para irse al campo de batalla.  Fue muy poco lo que convivió con sus hijos, pero todos tienen recuerdos de él.  La personalidad de cada hijo es particular y no se parecen entre sí.  Uno trata de encontrar explicaciones, otro gusta de observar, es antisocial y le molesta que alguien hable por él.  Los gemelos no sólo están unidos desde el nacimiento sino también por una cadena que ellos mismos se pusieron, así que siempre andan juntos.  Otro nació con un padecimiento en los pulmones y, además, en el parto los médicos tuvieron que utilizar fórceps, lo que le dejó secuelas de por vida. El sexto tiene un nombre muy peculiar que se presta a crear confusiones. 

En la puesta en escena confluyen varias técnicas:  teatro íntimo, teatro del absurdo, farsa, música, instalación, corporalidad y manejo de la voz.  Los sentimientos también son variados, hay amor, odio, respeto, frustración, impotencia, desesperanza, incertidumbre y anhelos.  

La labor de dirección por parte de Alan Uribe Villarruel es impecable.  Su trazo escénico es firme.  La acción es constante, la definición de los personajes muy marcada, la corporalidad impresionante y la estética visual presente.  Aprovecha bien el espacio.  El ritmo es preciso.

El elenco está conformado por:  Luis Arturo Rodríguez (No),  Pablo Gálvez (Tommy),  Benjamín Palafox (Primogénito),  Roy Valdés (Ben),  Nick Angiuly (Kai)  e  Iván Mondragón (Viktor).  Los jóvenes despliegan sus habilidades histriónicas, corporales y vocales en forma comprometida y muy profesional.  Cada uno de los personajes está bien logrado y es convincente.  La corporalidad de todos es extraordinaria, en particular destaca Pablo Gálvez por su interpretación de Tommy.  

PADRE NUESTRO es presentada dentro del marco de MÁQUINA BECKETT, como EPISODIO I.  EL PADRE, por:  el Centro Cultural EL HORMIGUERO, JUEGO TEATRO  y  la COMPAÑÍA NACIONAL DE TEATRO -CNT-.

El equipo creativo de PADRE NUESTRO está integrado por:  Alan Uribe Villarruel  y  Meraqui Pradis  en idea original;  Alejandro Iglesias Mendizábal en dramaturgia;  Alan Uribe Villarruel en dirección;  Alejandra Robles en dirección adjunta.

Compañía JUEGO TEATRO en concepto escénico;  Leonardo Yee en diseño;  Iván Mondragón en diseño sonoro;  Pablo Gálvez es asistente de producción;  Alejandra Robles en producción ejecutiva.

El maestro Marco Pacheco,  Director del Centro Cultural EL HORMIGUERO;  Daryl Guadarrama, coordinador general del Centro Cultural EL HORMIGUERO;  Lic. Karla Hernández en diseño gráfico / comunicación;  Aída Gregoria Nava  y  Diana Bustamante en iluminación,  y  Viridiana Morales, Ivette Infante Robles  y  Angélica Pacheco – Staff del Centro Cultural EL HORMIGUERO.

El dolor de perder a un padre es visto desde seis miradas distintas.  Ante el fallecimiento del padre, los hijos se reúnen por primera vez, cada uno va en busca de respuestas, tratando de encontrar parte de la identidad perdida.  Un montaje bien logrado que confronta al espectador con ausencias que no han podido asumirse.  Jóvenes actores que se entregan en cuerpo y alma a su trabajo.  Como se acostumbra hoy en día, las temporadas son breves, así que apresúrate a ver PADRE NUESTRO.  Te sugiero llegar temprano porque el aforo es limitado. 

PADRE NUESTRO

MÁQUINA BECKETT – EPISODIO I.  EL PADRE

se presenta los jueves a las 20:00 horas en la CAJA NEGRA del CENTRO CULTURAL EL HORMIGUERO

ubicado en Gabriel Mancera número 1539 > cerca de la Avenida Félix Cuevas

Colonia Del Valle Sur Ciudad de México

Duración aproximada:  90 minutos

Las localidades tienen un costo de:  $200

La temporada concluye el jueves 21 de noviembre de 2019

Visitado 8 veces, 1 hoy.

También te podría gustar...